La Unión Ferroviaria se declaró en “estado de alerta y movilización” por la venta de pasajes del tren binacional

ACUSA ALA EMPRESA TBAPOR “REITERADAS VIOLACIONES AL CONVENIO COLECTIVO DE TRABAJO”.

 El nuevo servicio de pasajeros entre Pilar (Argentina) y Paso de los Toros (Uruguay) aún no comenzó a funcionar con regularidad pero ya se ve atravesado por un conflicto sindical.

Hugo Pezzarini, dirigente dela Unión Ferroviariay candidato a concejal por el kirchnerismo en Concordia, explicó a Oíd Mortales Radio que este jueves el gremio “hizo una presentación en el ministerio de trabajo en Buenos Aires”.

El malestar sindical se originó una vez que trascendiera que TBA utilizaría “un sistema informático para la venta de boletos en la terminal”, sin tener en cuenta que “todo lo que sea venta de pasajes está regulado dentro del convenio de trabajo dela Unión Ferroviaria”, explicó Pezzarini.

Pero el dirigente, que pertenece al mismo sector político que el pasado 29 de agosto anunció el nuevo tren como símbolo de la integración argentino-uruguaya, aclaró que “la presentación que se hizo no fue sólo por la venta de boletos sino también por los guardas y por los camareros”, ya que “aparentemente los trabajadores van a ser los que tienen con los colectivos”.

En una entrevista en el programa Cuarto Poder, Hugo Pezzarini dijo que les extrañó “esta empresa privada TBA, que ya está funcionando en Buenos Aires y sabe cuáles son los convenios de trabajo, intente hacer una violación de este tipo. En ningún momento la empresa se dignó a sentarse a hablar conla Unión Ferroviaria”, reprochó.

“Intentamos comunicarnos con la empresa pero parece que llegó a oídos sordos, por lo cual se hizo una presentación en el ministerio de trabajo en Buenos Aires” el jueves”, precisó.

Sobre los próximos pasos, anticipó que “seguramente van a llamar a las dos partes y veremos qué acciones se van a tomar, si la empresa insiste en esta forma de hacer la venta de pasajes”.

Al recordársele que el flamante tren que vuelve a circular sobre las vías del complejo binacional Salto Grande cuenta con la “bendición” del gobierno nacional y del provincial, Pezzarini aclaró que su reclamo apunta exclusivamente a la empresa TBA.

“Cuando se movilizó el tren, para nosotros fue una gran alegría porque cuando se mueve un tren hay más vías y más trabajadores, por supuesto. Pero aparentemente los trabajadores van a ser los que tienen con los colectivos. Están violando reiteradamente el convenio colectivo de trabajo y nosotros tendremos nuestra manera de accionar sobre esto”, insistió.

Pezzarini insinuó una comparación entre TBA y América Latina Logística: “todo lo que nos costó para ir recuperando puestos de trabajo perdidos en la década del 90 con la empresa ALL y ahora nuevamente otra empresa privada quiere violentar el convenio colectivo de trabajo y a eso no lo vamos a permitir”, enfatizó.

Consideró que “se hizo todo lo humanamente posible desde el gobierno nacional y provincial para que corran los trenes, pero lamentablemente este no es un tren de la provincia sino que tiene capitales privados, y ellos, sabiendo cómo se manejan en Buenos Aires, están violando el convenio colectivo de trabajo”.

“Hay bendición política para este tren pero nosotros tampoco vamos a perder las conquistas gremiales”, concluyó.

 LA VENTA DEPASAJES, ORIGEN DEL CONFLICTO

“Estamos en estado de alerta y movilización porque nos enteramos por la prensa que en el día de ayer la filial del Grupo Plaza informó que se establecía un sistema informático para la venta de pasajes en la terminal, y todo lo que sea venta de pasajes está regulado dentro del convenio de trabajo dela Unión Ferroviaria”, comenzó explicando el dirigente gremial, aunque luego amplió la lista de reclamos: “La presentación que se hizo no fue sólo por la venta de boletos sino también por los guardas y por los camareros, como está vigente en Buenos Aires en los trenes de larga distancia”.

“No tenemos ni la más remota idea sobre el personal que TBA tiene previsto utilizar para este tren binacional, porque no se dignaron hablar”, reconoció.

Al preguntársele si la venta de pasajes podría llevarse a cabo en la terminal de ómnibus, respondió: “El lugar físico correspondiente para la venta de pasajes es la estación. En la estación de Concordia hay lugar tanto para boleterías como para personal de guardia, etc.”.

 SI HACEMOS UN PARO, EL TREN NO PUEDE FUNCIONAR

Consultado sobre las consecuencias que podrían derivarse del “estado de alerta y movilización”, Hugo Pezzarini respondió que se están evaluando futuras acciones, “desde un paro hasta cualquier medida de fuerza que se pueda tomar”.

“Si hacemos un paro, el tren no puede funcionar, porque, quiénes van a estar cuidando los distintos lugares, quién va a marcar la partida del tren, habilitar estación a estación. Hay muchos detalles para la corrida de un tren de pasajeros”, remarcó.

  • Facebook
  • Twitter