Municipio - Cooperativa(Por Osvaldo A. Bodean, publicado por www.elentrerios.com)  No hacía falta ser un perspicaz analista político para olfatear el acuerdo oculto detrás de un extraño enroque de funcionarios entre la Cooperativa Eléctrica de Concordia y el intendente Enrique Cresto.

De buenas a primeras, quien hasta ayer era síndico de la Cooperativa, Horacio Maciel -dueño de la radio donde el condenado por trata Gustavo Alfonzo contactó a su víctima- pasó a ser Director de Derechos Humanos de la Municipalidad, mientras que el lugar que dejó vacante en la sindicatura de la empresa fue ocupado por Martín Santana, un hombre de confianza del intendente, que se quedó sin la Secretaría de Gobierno por las derivaciones del Caso Bruno Escobar, el chico que se accidentó en un boliche bailable de la costanera.

 

El “Chueco”, como se lo conoce, quedó herido por la forma en que lo “cocinaron” y eligió a Diario Junio como el canal a través del cual revelar los manejos espurios, de los cuales -es obvio- también él fue partícipe. Eso sí, queda claro que a la hora de repartir culpas, prefirió responsabilizar principalmente a los conductores de la Cooperativa Eléctrica y asignarle a Cresto, su nuevo jefe, apenas un papel secundario en esta historia de enjuagues.

 

ACOMODOS PAGOS CON EL DINERO DE TODOS LOS CONCORDIENSES

 

“Me sacaron mi lugar de síndico y, para que no proteste, me dieron Derechos Humanos” es una de las frases que disparó Maciel, algo así como la síntesis del asunto. En otras palabras, el funcionario que acaba de asumir admite que no lo nombran por sus méritos, por su idoneidad, por sus capacidades, por su trayectoria. No. Nada de eso. Le dan un cargo pagado por todos los concordienses para que se calle.

Maciel contó los “arreglos” que el gobierno de turno y el Consejo Directivo de la Cooperativa hicieron a sus espaldas para que abandone su puesto laboral, fuera reemplazado por el ex secretario de Gobierno de Cresto, Martín Santana, y pasara a formar parte del funcionariado municipal.

“El Consejo de Administración le ofrece al político de turno un espacio laboral dentro de la cooperativa para que ellos acomoden a su gente”, resumió Maciel. ¡Otro sincericidio! La empresa en la que él fue ni más ni menos que síndico -y donde tuvo el papel de contralor- resulta que cubre puestos claves con personas de confianza del intendente del momento, a quienes paga abultados sueldos.

Pasando en limpio, Maciel, 9 años síndico, confiesa que la Cooperativa Eléctrica no elige por méritos, idoneidad, capacidades, trayectoria, sino que usa el dinero de todos los socios-dueños de la empresa para acomodar a gente cuyo principal mérito consiste en la pertenencia al círculo íntimo del presidente municipal.

“Es una manera de congraciarse con ellos y buscar aliados políticos que detengan cualquier posibilidad de oposición o cuestionamiento” explicó Maciel, para que se entienda.

 

ARREGLOS CON TODOS: URRIBARRI, BORDET Y CRESTO

 

Y la práctica no es nueva: “Hubo agregados de Urribarri, de Bordet y ahora también de Cresto, aunque a Enrique le llegó de prepo nomas, los verdaderos artífices son de la Cooperativa”.

Según contó Maciel, la conducción de la Cooperativa Eléctrica cambió su modo de actuar porque la Lista Amarilla, que es la que contiene a todos los integrantes del Consejo, se fue desdibujando en virtud de la actual gestión y en pos de dificultar una posible oposición. “Se fue dejando de lado la participación de la gente de afuera y de cada representante y terminó todo en manos de 15 personas: el Presidente (César Gottfried), 12 consejeros, 1 síndico y un auditor interno. “A su vez, de esas 15, sólo quedan 4 o 5 que hacen y deshacen las cosas como quieren” remarcó el funcionario, y explicó que el puesto de síndico y el de presidente “son los únicos que van en forma directa” mientras que el resto de los cargos se eligen mediante una asamblea ordinaria.

“El mecanismo es el mismo siempre: La manera de congraciarse de los altos miembros de la Cooperativa es ofreciéndole al político de turno una vacante adentro para que se lo dé a quien prefiera” confesó.

En sus inicios, la lista que gobierna a la Cooperativa estaba conformada mayoritariamente por radicales y miembros del Frepaso, pero al desaparecer este último se fue incorporando gente ligada al peronismo. “Han entrado consejeros que respondían a la línea de Urribarri, otros de Bordet y ahora, un síndico que responde a la línea de Cresto”, explicó. “Santana ahora es síndico simplemente porque la Comisión Directiva hace intercambios políticos”.

“Me dijeron que estaba todo cocinado y que entraba de Sindico un amigo de Cresto que había quedado sin cargo”, confió.

Según Maciel, ya hacía unos años que el vicepresidente de la Cooperativa, Héctor Russo, le había ofrecido su lugar al ex gobernador. “Urribarri me preguntó qué pasaba conmigo que le habían dicho desde la cooperativa que mi lugar estaba a su consideración para que ponga a quien quiera. Yo le contesto que no sabía nada y ahí me cuenta todo” comentó el funcionario y recordó que cuando le consultó de ello a Gottfried por supuesto que se lo negó.

Cuatro años después, alguien muy cercano a Gustavo Bordet y que estuvo en otra negociación, le mandó a decir a Maciel que lo habían “cocinado en la Cooperativa y que en su lugar ingresaba un amigo de Cresto que estaba sin cargo”, o sea, Martín Santana. Nuevamente llegó la consulta a Gottfried quien se desligó afirmando que “no iba a hacer nada”, ni para ayudar a Santana ni para que no entre. “Con eso me dijo todo”, aclaró Maciel.

Fue entonces como en una reunión, Cresto le preguntó si estaba de acuerdo con ser parte de la Dirección de Derechos Humanos, que él siempre estuvo en el tema y le pareció una muy buena opción. “Es un espacio en el que me siento cómodo y, de todas maneras, la cuestión ya venía decidida desde más arriba, como una maniobra pensada por Cooperativa para seguir sin oposición y con un aliado político, y, en mi caso, para que no proteste ni genere nada, me dieron derechos humanos”, reiteró.

Maciel remarcó que, casualmente, al puesto de Síndico y de Presidente se accede de manera directa y sin votación. “Yo soy miembro fundador de la Lista Amarilla, trabajé entre 12 y 14 años para llegar a la candidatura de síndico y luego ejercí correctamente durante nueve años”, lamentó. “No es de un día para el otro porque, si bien ahora la función del síndico está desdibujada porque todo se centra en la decisión de 14 o15 personas, en su momento la Lista Amarilla se reunía para ser la parte representativa de los barrios” comentó. “Ahora todo eso dejó de hacerse porque directamente desapareció la oposición y ya no hay ni consultas, ni rendiciones de cuentas y el estatuto para ser presidente de la Cooperativa es muy estricto y por eso cuesta mucho reunir todos los requisitos. Cualquier intento cae en saco roto”.

 

80.000 PESOS DE SUELDO

 

En cuanto a la remuneración percibida por miembros de la cooperativa, que supone además descuentos en la energía eléctrica y otros menesteres, Maciel reconoció que la cifra que manejaba él como sindico rondaba los 80 mil pesos y explicó que el trabajo consiste en controlar que el consejo de administración cumpla con los mandatos de Asamblea y que se aplique la ley de cooperativismo.

“Puede que caiga bien o mal y que se esté de acuerdo o no, pero los honorarios están establecidos en el estatuto de la Cooperativa y aprobado por la asamblea, o sea, son legales”, aclaró. “En tal caso, lo que hay que modificar es el estatuto y para ello se necesita formar una nueva asamblea, porque la que está ahora es manejada por 4 o 5 personas y entonces así va a seguir. Somos 60 mil dueños, 49 que pagamos nuestra boleta y nadie se interioriza ni pregunta qué pasa ahí adentro, la gente no conoce porque no le interesa y se mete ahora porque le tocaron el bolsillo”.

 

EL AUMENTO EN LA TARIFA

 

Maciel aprovechó para dar sus puntos de vista sobre el aumento de la tarifa, saliendo al cruce de algunas afirmaciones:

1) “Ningún usuario afronta el costo de los vecinos enganchados: Hay un equipo de gente destinado a relevar cada barrio y anotar la cifra que disparan los medidores. Esas cifras se cargan en una computadora y es el sistema el que marca el importe a pagar por lo que no hay posibilidad de especulaciones. A la pérdida económica ya tiene estipulada la cooperativa por los enganchados la absorbe la provincia a través de un fondo compensador”.

2) “La energía sale de represa, va a Buenos Aires y vuelve y a eso lo pagamos entre todos. Es mentira. La energía sale de la represa y va directamente a la estación trasformadora que está a 3 km y de ahí salta a la cooperativa. Los cables que le usamos a ENERSA son 4 o 5 kilómetros. Simplemente nos cobran ese precio porque nos joroban y nos cobran mal, porque lo hacen como distribución cuando es transporte”.

3) “Claramente la responsabilidad de la suba es del gobierno nacional. Desde que asumió Macri hasta la fecha, el precio del kw subió como el 1500 por ciento, o sea, que si pagábamos el Mwh a 300 pesos pasamos a pagarlo 1200 y eso por supuesto que encarece todo el resto”.

“Es viable poder bajar el precio de la energía, pero para ello hay que modificar la ley” aseguró Maciel y agregó que el gobierno nacional debe dejar de descargar sobre las provincias el peso de la crisis por falta de inversión. “Hay que atacar la matriz y cambiar el sistema que tiene Cammesa para cobrar la energía. Hasta que se fue el gobierno anterior el Mwh pagaba 300 pesos y, cualquier impuesto del que se quiera hacer referencia, no es lo mismo pagar un porcentaje sobre 300 pesos que sobre 1200. Está claro, no hay que darle muchas vueltas, es una cuestión de decisión política”, sentenció. “Que no me venga Macri con sincerar las tarifas porque si lo que quiere es sacar el subsidio y sincerar como los hacen países como Suecia, Suiza, Dinamarca, etc., entonces también que aumenten los sueldos y el dinero valga lo que vale en aquellos lugares”, concluyó.

Categories: Concordia

Comments are closed.

No public Twitter messages.

  • Eca Agro Industria
  • Aero Club Concordia
  • Municipalidad de Concordia