Durante la segunda jornada de las audiencias orales y públicas en el marco del juicio por el asesinato de Priscila Hartman, declararon frente al tribunal diez testigos propuestos por la parte acusatoria a cargo de los fiscales Juan Malvasio y Álvaro Piérola. Dentro de la lista declararon las amigas del grupo más cercano a la víctima, como así también conocidos de Bressan que, según la hipótesis más firme, recibieron el ofrecimiento de los objetos de la víctima por parte del acusado durante el período que Hartman estaba desaparecida.

Además, hablaron frente al Tribunal, los dos señalados por Bressan de haberle vendido el casco y el celular de la víctima. Lo que se pudo entrever como estrategia tanto de la parte acusatoria como de la querella a cargo de Marcos Rodríguez Allende es la posibilidad de que Bressan haya premeditado el crimen. La defensa del acusado, a cargo de los abogados Cullen y Vartorelli, se limitó a preguntar sobre la fiesta de cumpleaños que se desarrolló durante la noche del hecho en las instalaciones del Club Atlético Palermo (CAP) de la capital entrerriana.

La audiencia de la jornada de este martes en el marco del juicio contra Facundo Bressan, acusado de ser el autor del asesinato de Priscila Hartman, puede dividirse en dos partes. Por un lado, la primera parte, declararon seis testigos de la ciudad -o cercanos a- de San Benito, es decir del círculo de conocidos del acusado. A posteriori, declararon las amigas más íntimas de la víctima que ratificaron los hechos relatados durante la audiencia de este lunes por los familiares durante el período de desaparición de la joven de 22 años.

Leonardo Rivas, Kevin Fadil, Milton Smith, Leonel Impini y Ángel Mansilla fueron sentados frente al Triunal compuesto por los jueces José María Chemez, Elvio Garzón y Miguel Giorgio durante el inicio de la jornada. Todos ellos relataron su relación con los hechos que se centra en distintos ofrecimientos y/o contactos que mantuvieron con Bressan durante el período del crimen. Rivas, amigo del acusado, relató que Facundo le ofreció una moto de ciertas características a 800 pesos. Además, confirmó que había visitado al acusado a la Unidad Penal donde está preso aunque le aseguró a Bressan que el dirá “toda la verdad sobre lo que sabe” a pesar de ser su amigo.

Por su parte, la declaración de Fadil aseguró que Bressan se comunicó con el de manera previa al crimen de Priscila Hartman, es decir previo a la noche de aquel jueves 23 de octubre del 2014. En ese contacto, según el relato del testigo, el acusado habría ofrecido una moto de características similares a la que utilizaba Priscila. Cabe aclarar que las conversaciones, en su gran mayoría, son por el sistema de mensajería instantánea Whatssap. Esa versión fue confirmada por el siguiente testigo, Smith, un mecánico quien habría recibido el ofrecimiento citado por Fadil de parte de Bressan. Esto también es confirmado por el otro testigo de apellido Impini.

Pero esa historia tuvo un imprevisto: Priscila no fue hacia San Benito aquella noche en la moto que utilizaba habitualmente, sino que utilizó la moto de un familiar. Esto habría cambiado los planes de Bressan y luego del hecho habría ofrecido otra moto de distintas características, como así también los otros objetos. Eso lo relató el mecánico que, interesado en la compra del motovehículo, volvió a comunicarse con Bressan más tarde y el acusado le ofreció otra moto. De esa manera, según se pudo comprender, la estrategia de la parte acusatoria y la defensa es dejar en claro que el acusado premeditó el crimen.

Por su parte, también estuvo la declaración de un testigo de apellido Romero que sólo aportó que llevó a Bressan y otro individuo, que no pudo precisar el nombre, en su auto desde la entrada de San Benito hacia la Comisaría de dicha localidad. Al testigo le sorprendió que el acusado esté entrando a la ciudad de a pie y relató que el argumento de Bressan fue porque la Policía “andaba buscando a esta chica”. Cabe aclarar que el acusado vivía por la zona de las oficinas policiales.

 

LOS PRESUNTOS VENDEDORES DE LOS OBJETOS

 

Por su parte, los testigos Ángel Mansilla y Mauricio Pesoa se sentaron frente al tribunal por otro motivo: son los señalados por Bressan de haber sido quienes le vendieron el casco -con tres quemaduras de cigarrillos- y el celular de la víctima. En primer término declaró Mansilla quién reconoció haber tenido un enfrentamiento tiempo antes -“agosto o septiembre del 2014″- en un local bailable de la localidad vecina. El testigo relató que el motivo de la gresca fue que “Bressan le había tocado el culo” a su pareja del momento. A posterior de ese hecho, según el relato del testigo, Bressan lo habría amenazado de muerte.

Mientras tanto Pesoa, el último de declarar en orden cronológico, dijo poco y nada frente al tribunal. El testigo se mostró tenso por la situación, pero no porque necesariamente tenga relación con el hecho, sino que más por el desconocimiento de su parte por los procesos judiciales y su condición de analfabeto. En ambos casos, lo dicho por Bressan en primera instancia sobre los presuntos vendedores de los objetos de Priscila no logró, al menos por ahora, tener sustento firme.

 

EL CÍRCULO ÍNTIMO DE HARTMAN

 

La lista de testigos de la jornada se completó con la palabra de tres amigas cercanas a la víctima. Magalí Díaz, Sofía Comas y Noelia Zapata. Estas declaraciones giraron en torno a dos hechos que se están investigando durante el proceso: la investigación que realizaron los familiares y amigos durante el período previo a la intervención de los fiscales y una fiesta que se desarrolló en las instalaciones del Club Palermo. Allí se celebró aquella noche del 23 de octubre, el cumpleaños de Vladimir Schumacher, alias “Taca”.

Dicha fiesta concentra la atención de la defensa a cargo de Cullen y Vartorelli, mientras que también puede ser relacionada con la “fiesta de narcos” que señaló Lucas Carrasco ayer. Si bien el periodista señaló que los narcotraficantes eran de Villa Mabel, dicho barrio es uno de los linderos que tiene relación directa con el club ubicado en el barrio Rocamora de la capital entrerriana. Los abogados defensores le mostraron a cada amiga una fotografía que unía a Taca con las amigas y Priscila Hartman, aunque no esa noche. Por su parte la querella y la fiscalía se encargaron de hacer aclarar que esa foto no era de la noche del 23 de octubre.

Si bien la defensa no argumentó ni sostuvo, durante estas audiencias, que Priscila estuvo en esa fiesta, la querella y los fiscales se preocuparon por que eso quede en claro. Los hechos, según la hipótesis central, demuestran que Hartman no fue a esa fiesta con las amigas y que, en cambio, viajó a San Benito en la moto de un familiar a encontrarse con Bressan.

Las amigas la vieron por última vez con vida en su trabajo, una fotocopiadora del tío ubicada en la zona céntrica de Paraná. Además, en sus testimonios reconocieron que Priscila mantenía una relación con Bressan, aunque por pedido de él no podían contar nada debido a que iba a ser padre y podía complicar su relación el hecho de que eso se conociera.

 

 

Categories: Entre Ríos

Comments are closed.

No public Twitter messages.

  • Eca Agro Industria
  • Aero Club Concordia
  • Municipalidad de Concordia