A Kulfas se lo llevaron puesto por dos milímetros de chapa… el Gasoducto Néstor Kirchner arranca bien “direccionado”

Por Emiliano Damonte Taborda

Kulfas, probablemente harto de ser ninguneado y atacado por las huestes kirchneristas, indignado e impotente, se fue de boca. Se fue de boca y acusó de direccionamiento de la licitación de la obra más importante que va a encarar el Gobierno kirchnerista de Alberto Fernández, a la vicepresidenta y a sus pollos.

Acá lo importante no es la noticia de Kulfas, acá lo importante es el direccionamiento de la licitación

El ruido de la sobreinformación, escapar a la agenda diaria que nos marcan, recordar los números que reflejan nuestra realidad, aplastar a la detestable posverdad, análisis crítico de cada declaración, dudar siempre, son algunos de los conceptos que nos planteamos como guías en Redes de Noticias.

Hoy se hace muy difícil, casi antipático, por momentos aburrido estar atento, especialmente por lo burda que suele ser la ofensa a nuestra inteligencia.

El cachafaz de Kulfas era un impresentable, junto con Cafiero el peor ministro del Gobierno, pero no se fue por eso.

Dos milímetros de chapa son una enorme divisoria de aguas.    

 “Ellos armaron un pliego de licitación a la medida de Techint y de la chapa que el grupo fabrica en Brasil, de 33mm de espesor. Si en lugar de poner esa especificación hubieran puesto 31mm, como son los gasoductos en Europa se podría haber provisto caños desde otra firma que produce en Villa Constitución (Laminados Industriales SA)”, dice el texto atribuido al ex Ministro de Producción.

La direccionaron apenitas, solo dos milímetros. Pero eso sería suficiente para que tengamos que desembolsar nada menos que 200 millones de dólares de las inexistentes reservas del tesoro, porque esta chapa de 33, se fabrica en Brasil.

Brasil, país tropical, de donde regresa raudo el eterno “Pichichi” Daniel Scioli, con su entusiasmo goleador y sus ganas sumarse a este Gobierno a la deriva. A río revuelto ganancia de pescadores. Este Presidente flojo, sin poder político y sin personalidad es una gran oportunidad para cualquier tipo con un poco de iniciativa, y a Scioli eso no le falta.

Bien direccionado

El gasoducto Néstor Kirchner, las cosas de la vida, nace con un escándalo que sugiere direccionamiento, que es solo un eufemismo de corrupción. Y lo interesante del tema es que la olla no la destapa algún juez, ni algún arrepentido (o sí), un periodista o un fiscal, sino que lo hace uno de los Ministros más leales al Presidente.

Por eso hoy desde Redes de Noticias recordamos que acá no importa el cambio de ministros, ni la pelea entre Cristina y Alberto, ni los tweets de Máximo, ni la manera en que el Presidente entregó a su Ministro, ni el partido de la selección, ni el recital de Tini. Hoy lo importante son los innecesarios 2 mm de chapa que dejaron afuera a una empresa argentina de la licitación y se la entregaron mansamente a Techint.

En la semana seguramente tendremos explicaciones al repecto…