A pedido del FMI el Gobierno comienza a reducir subsidios

En línea con las demandas de reducción del déficit del FMI, el Gobierno comienza recortando los subsidios a la energía eléctrica de cerca de 500.000 viviendas. Se identificaron 11 zonas en Capital y dos en el GBA. También habrá actividades específicas a las que se le quitará la ayuda. El Enre, el ente regulador de las empresas de distribución eléctrica, elevó una propuesta al Ministerio de Economía para comenzar a aplicar la segmentación de tarifas.

El Presidente Alberto Fernández y Kristalina Giorgieva. El Gobierno debe poner fin a un atraso tarifario que no ha beneficiado a nadie

En una primera etapa, cerca de 487.000 hogares de Buenos Aires perderán una parte de los subsidios. Se trata de la subvenciones al costo de generación de esa energía.

El Estado subsidia más del 65% del costo de la energía eléctrica y busca reducir ese porcentaje, en línea con pedido del Fondo Monetario Internacional.

En el trabajo del ENRE, del total de 487.000 usuarios residenciales que dejarán de estar subsidiados, 67.800 provienen del Gran Buenos Aires. ​Y hay 48.000 usuarios en 466 countries y urbanizaciones cerradas en esa región. «Cuentan con un conjunto de características que las vuelven accesibles sólo para sectores de altos ingresos», los define el Gobierno.

“Son zonas compactas y homogéneas en los que los inmuebles presentan un mayor valor inmobiliario relativo”, según detalla el Enre.

Más de tres cuartas partes de los hogares que podrían perder subsidios en Buenos Aires están ubicados en Puerto Madero y en gran parte de los barrios de Recoleta, Palermo, Belgrano y Núñez, una parte de Colegiales, algunas manzanas de Villa Urquiza, Retiro, Saavedra y Villa Devoto y una zona de elevado valor en Caballito, según el trabajo.

En el Gran Buenos Aires (GBA) se identificaron 67.800 personas usuarias, que habitan en una zona específica denominada “el bajo” integrada por los partidos de Vicente López y San Isidro. 

Los 466 countries y barrios cerrados ubicados en el conurbano también perderían subsidios. Allí hay 48.000 usuarios, según el número del Gobierno.​

Los residentes en esas áreas que consideren que deben seguir manteniendo los subsidios pueden completar un formulario. Allí deben indicar, a través de ciertos datos, que no «cuentan con la capacidad económica para afrontar el costo pleno de la tarifa eléctrica».

Los beneficiarios de tarifa social continuarán con ese régimen. No se les quitarán los subsidios, según promete el Gobierno.

A su vez también hay usuarios industriales y comerciales que pagarán tarifa eléctrica “plena”. “Desarrollan actividades que se caracterizan por tener precios dolarizados o financiamiento externo, que poseen elevada rentabilidad y/o pertenecen a mercados no transables (por lo que no tienen competencia con el exterior)”, detalla el organismo.

“En esta primera etapa se avanzará por las siguientes actividades: sector financiero; concesionarias de autopistas; transporte ferroviario urbano y suburbano de pasajeros; generación, transporte y distribución de electricidad y transporte y distribución de combustibles gaseosos; servicios de organizaciones y órganos extraterritoriales (embajadas), juegos de azar y apuestas y usuarios que pertenecen al sector público nacional, CABA, PBA y sus municipios”, estima el ENRE.