Agmer Paraná rechazó la presencialidad plena y se declaró en alerta y movilización

El anuncio del gobernador Gustavo Bordet de la vuelta a la presencialidad plena en las escuelas a partir del lunes 30 de agosto, y de ese modo el fin del sistema bimodal, generó el rápido rechazo de la seccional Paraná de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), que tildó la decisión como una estrategia «de campaña» en el marco de las próximas elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) del domingo 12 de septiembre próximo.

Agmer Paraná expresó su «profundo malestar ante las comunicaciones mediáticas de retorno a la presencialidad plena sin sistema de burbujas. Con una nueva variante amenazando la salud pública y con el plan de vacunación incompleta, un alto porcentaje de docentes continúa sin recibir la segunda dosis». Y apuntó que «los protocolos nacionales continúan reiterando el distanciamiento de un metro y medio y de aulas con ventilación cruzada, el cumplimento de los protocolos como manera indispensable de cuidado sanitario. No tenemos aulas que puedan resguardar el distanciamiento de cursos superiores a 15 estudiantes».

La decisión del Gobierno -que todavía no cuenta con un marco normativo a través de una resolución del Consejo General de Educación (CGE)- es volver a la presencialidad en las escuelas de forma plena, sin aulas burbuja ni bimodalidad. Al justificar la medida, el Gobernador dijo que “la situación, si uno la compara con el pico de la segunda ola, es claramente de franco descenso. Estamos con un promedio de 250 a 600 casos semanales. Esto implica una reducción sensible respecto de lo que teníamos en semanas anteriores. Estamos asistiendo a un descenso de la segunda ola”.

En el sistema educativo se impuso, durante el ciclo 2020 y a partir del 16 de marzo de ese año, la virtualidad en las escuelas al dictarse el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO). La medida se mantuvo hasta el lunes 26 de octubre del año último cuando el sistema se fue abriendo con experiencias piloto en distintos puntos de la Provincia. Luego, a partir del ciclo lectivo 2021, se dio lugar a la bimodalidad: aulas burbuja con no más de 15 alumnos, y la rotación de clases, virtuales y presenciales.

El lunes 26 de julio último, luego del receso escolar de julio, el CGE dispuso la vuelta a la presencialidad en todas las escuelas con bimodalidad y horario completo. Y hace diez días, en el marco de la mesa paritaria de condiciones laborales, Educación acordó con los sindicatos docentes sostener la «presencialidad cuidada» con aulas burbuja.

Frente al anuncio oficial, Agmer Paraná sostuvo que «la pandemia no ha terminado», y en ese escenario exigió:

Continuidad del sistema de burbujas, respetando el distanciamiento y las condiciones edilicias de cada institución.

El resguardo de los estudiantes y trabajadores de riesgo, con el sistema de teletrabajo y virtualidad.

Inmediata solución al tema del transporte que carece de frecuencias y unidades para garantizar el traslado. El estado debe controlar que se garanticen los protocolos en las unidades.

El pago inmediato del código 029 que es un ajuste concreto al burocratizar los trámites y generar conflictos institucionales y trámites interminables que se usan de excusa para no pagar.

Restitución inmediata del traslado para equipos del Servicio de Apoyo Interdisciplinario Educativo (Saie), Equipo de Orientación Educativa (EOE), maestros de servicio hospitalario domiciliarios, tutores, etc.

La equiparación de salarios de los equipos directivos de primaria y sus modalidades.

La inmediata incorporación al salario de los equipos directivos y de supervisores de los componentes por función, que le permitan concentrar su carga horaria, reconocer el trabajo que realizan cotidianamente, el estado docente de salario por función y la escala jerárquica del nomenclador.

Convocatoria a la mesa de negociación salarial, nuestro sueldo está en la línea de la pobreza, y no garantiza las condiciones de subsistencia.

Ante la emisión constante de documentos de reforma, de programas de fundaciones y con criterios mercantilistas, decimos basta de encuestas y de textos, necesitamos un debate cierto y público sobre el sistema educativo, basta se programas y proyectos que no sirven, que recargan de burocracia y no tienen lógica pedagógica ni de unidad del sistema.

El gremio se declaró «en estado de alerta y movilización».

Fuente: Entre Ríos Ahora