“Algo grande está a punto de suceder”, la última llamada de Osama Bin Laden a su madre, antes del 11-s

La noche antes de los ataques a las Torres Gemelas, el líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, advirtió a su madre que algo «importante» acontecería: el 10 de septiembre de 2001, informó la revista Newsweek al reconstruir los días anteriores a la masacre.

Osama Bin Laden y el ataque al World Trade Center

El jefe terrorista islámico telefoneó a su madre, Alia Ghanem, quien se encontraba en Siria su país natal. Fue conciso y su tono parecía casi de despedida. Le informó que lo más probable era que no podría reunirse con ella durante un tiempo largo (¿quizás nunca?) porque en pocas horas iba a ocurrir “algo grande” que pondría fin a sus comunicaciones durante mucho tiempo, de acuerdo a una publicación de la revista Newsweek.

Para llamarla, el terrorista usó un teléfono satelital, cuyas señales fueron interceptadas y en ocasiones grabadas, tanto que los funcionarios estadounidenses en los años anteriores a los ataques pudieron monitorear algunas de las comunicaciones telefónicas entre los dos. Esto refuerza la idea de que los servicios de inteligencia de Estados Unidos tenían una idea de lo que podía suceder. El ataque a las Torres Gemelas no fue una completa sorpresa, había cierto grado de alarma.

Osama Bin Laden había soñado con un ataque de proporciones apocalípticas durante años. Confió la tarea en el pakistaní Khalid Sheikh Mohamed, sindicado como el cerebro. Toda la planificación de los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas y el Pentágono duró unos 15 meses. Fueron cuatro aviones -uno de ellos se estrelló sin impactar en ningún objetivo- que conmovieron al mundo. Menos al afgano y al núcleo duro de Al Qaeda que estaba al tanto de lo que ocurriría. Sin dudas un ataque era algo que los servicios de inteligencia de Estados Unidos esperaban, pero tal vez el factor sorpresa estuvo determinado por la dimensión del ataque y la centralidad de los objetivos. Se esperaba un ataque, pero de ninguna manera se esperaba semejante ataque.

La mujer dio a luz a Osama bin Laden en Riad el 10 de marzo de 1957. Fue el decimoséptimo de los 52 hijos que tuvo Mohammed bin Laden con 11 esposas diferentes.

El padre de Bin Laden se convirtió en el magnate inmobiliario más rico de Arabia Saudita y un amigo cercano de la familia real: cuando Osama tenía tres años, sin embargo, su madre se divorció de Mohammed y bin Laden fue criado por su segundo marido en Arabia Saudita. Creció principalmente en Jeddah y se unió a los Hermanos Musulmanes cuando era muy joven.

En 2018, Ghanem concedió una entrevista al diario The Guardian, por primera vez, en la que habló de su hijo, y aseveró que Osama bin Liden era «un buen chico» cuando era joven, pero luego se sometió a un «lavado de cerebro» mientras estudiaba en la universidad.

Hoy, Al Qaeda parece haberse reducido, pero está lejos de estar muerto. Seguramente se fortalezcan luego de la partida de las fuerzas norteamericanas de Afganistán. Tendrán por delante la disputa de poder con el Estado Islámico, otro grupo fundamentalista y responsable de atroces atentados.