Cafiero se reunió con el canciller de Brasil en busca de un acercamiento

El canciller Cafiero se reunió en Brasil con su par Franca en una visita que tuvo mucho más de político, que de práctico y técnico, pero que aparece como una señal de acercamiento importante. El Mercosur existe desde 1991, y se está hablando aún de negociar aranceles dentro del bloque, lo que marca la pobreza en materia que se ha manejado durante 30 años. Cafiero busca frenar o limitar el proceso de desintegración regional acentuado por la inacción de Scioli y Felipe Sola y la torpeza diplomática de Fernández.

Cafiero en su visita a Brasil

Durante un almuerzo que se prolongó por más de tres horas en Brasilia, los cancilleres Cafiero y França hablaron de agenda y del desafío de coordinar temas internos y regionales como parte de la estrategia de la región ante las complejidades globales.

Según funcionarios del gobierno que estuvieron en el encuentro en Brasilia hubo una «muy buena predisposición» de ambas partes para avanzar en acuerdos sobre temas que hasta ahora eran espinosos como la rebaja a los aranceles externos o la posibilidad planteada por Brasil y Uruguay de sellar acuerdos comerciales con otros países por fuera del Mercosur.

A lo largo de un comunicado conjunto que firmaron los cancilleres se comprometieron a identificar y coordinar acciones para impulsar la recuperación económica en la etapa Post Pandemia Covid 19 en diferentes ámbitos, como la integración productiva para un ensamble virtuoso con los circuitos comerciales globales, la economía digital y de los servicios basados en el conocimiento, la integración energética y la integración en el sector de la salud.

Cabe mencionar, que es la primera vez que se consigue este tipo de acuerdo. Antes se admitieron excepciones, algunas veces para cada país. Y en otras oportunidades fueron alzas de aranceles, en determinados productos. Pero esta vez, el objetivo general es apostar a bajar y exceptuar casos específicos.

Cafiero que venía de una reunión que mantuvo ayer con la Unión Industrial Argentina (UIA) destacó, en particular, la realización del Foro Empresarial de Mercosur que tratará de la integración productiva en el sector de fármacos, el desarrollo regional de vacunas y de la oferta de los insumos estratégicos para los países del bloque.

Tanto Franca como Cafiero manifestaron su voluntad para seguir trabajando en la consolidación del Mercosur como «plataforma conjunta de inserción internacional en un contexto mundial competitivo, incluso a través de la negociación de acuerdos extra-regionales, la mejora del ambiente regulatorio y el perfeccionamiento de las reglas de origen». Esto implicaría escuchar la propuesta de Uruguay de avanzar en acuerdos de libre comercio con otros países por fuera del Mercosur.

Por otra parte, los cancilleres lograron los consensos necesarios para definir conjuntamente con los demás socios del Mercosur los alcances y características de la revisión del Arancel Externo Común. Así, destacaron que «se trata de un paso importante hacia el aumento de la competitividad de los Estados Partes y hacia el fortalecimiento de los procesos productivos regionales, que impulsen una inserción beneficiosa de la producción del Mercosur en las cadenas globales de valor.

En este sentido, convinieron trabajar con Paraguay y Uruguay para la pronta aprobación de una Decisión del Consejo del Mercado Común que permita reducir en un 10% las alícuotas de la mayor parte del universo arancelario, resguardando las excepciones que ya existen dentro del bloque. Este fue un gran avance teniendo en cuenta que Brasil pedía estas rebajas inmediatas y hasta ahora Argentina se oponía.

De esta manera, subrayaron que el entendimiento alcanzado contempla las distintas necesidades de los países miembros, demostrando la capacidad del Mercosur para avanzar con vocación constructiva hacia la actualización y adaptación de su estructura arancelaria a las condiciones actuales del comercio regional y mundial en forma equilibrada respecto de las capacidades productivas del bloque.

Allegados a Cafiero expresaron a El Cronista que «Argentina defendió con las excepciones el trabajo intensivo en sectores como automotriz, textil y calzado».  A la vez, el canciller hizo hincapié cuando habló en la importancia de la herramienta de las excepciones para resguardar el trabajo nacional y el empleo argentino.

Para la agenda estratégica se privilegió la negociación que se viene para la integración energética, el foro empresario, la biotecnología y la salud.

Un funcionario de la comitiva admitió: «estaba todo roto y era muy pública la situación. Y sacamos adelante el acuerdo que es beneficioso para los industriales argentinos», dijo en relación a la tensión interna del Mercosur.

Todos estos acercamientos forman parte de una estrategia de Argentina y Brasil por evitar una fractura del bloque que por diferencias de los presidentes expuestas en los últimos tiempos estaba en severos problemas de fractura interna.

En el contexto de la crisis hídrica que afecta a la Cuenca del Paraná, los Ministros valoraron la cooperación entre ambos países para mitigar sus efectos en la navegación, en el uso del agua para consumo humano, la generación hidroeléctrica y el medio ambiente.

Asimismo, expresaron su satisfacción por la cooperación en el área energética, que incluye las exportaciones de electricidad de origen termoeléctrico por parte de la Argentina y el consiguiente ahorro de agua en los embalses de las centrales hidroeléctricas brasileñas, en beneficio mutuo de ambas poblaciones. Coincidieron también en profundizar las discusiones sobre la venta de gas por parte de Argentina en el mercado brasileño.

Por otra parte, a lo largo del almuerzo en Brasilia los cancilleres acordaron convocar, a la mayor brevedad posible, la próxima reunión de la Comisión Técnica Mixta a cargo del proyecto hidroeléctrico binacional de Garabí, en el tramo compartido del río Uruguay.

También Cafiero y Franca saludaron el «excelente nivel de la cooperación nuclear bilateral». En particular, celebraron el papel ejemplar de la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC), que cumplió 30 años el 18 de julio de 2021 y que representa un hito en la construcción de un camino común de transparencia y de cooperación en ese campo.

Ambos ministros reconocieron el papel estratégico de la cooperación en materia de defensa y de la colaboración industrial en la fabricación de equipamiento de uso militar. En este sentido, acordaron dar continuidad a las negociaciones para permitir la adquisición, por parte de Argentina, de vehículos blindados Guaraní, fabricado con piezas producidas en ambos países.

En el área de infraestructura, Cafiero y Franca acordaron retomar el diálogo acerca de los nuevos puentes sobre el río Uruguay, incluido el proyecto de cruce vial entre Porto Xavier y San Javier. Asimismo, resolvieron instruir a sus cancillerías a coordinar los trabajos para acordar un régimen de gestión del Puente Internacional Santo Tomé – Sao Borja y su Centro Unificado de Frontera, luego del fin de su actual concesión. Coincidieron, asimismo, en la importancia de dar un impulso firme a la finalización de un corredor vial bioceánico que conectará los océanos Atlántico y Pacífico, atravesando Brasil, Argentina, Paraguay y Chile.

En materia de integración fronteriza, los Ministros instruyeron a sus equipos de trabajo a convocar a una reunión de autoridades competentes para intercambiar información sobre el funcionamiento de pasos fronterizos entre ambos países con vistas a mejorar la coordinación en los mismos y buscar aumentar su eficiencia.

En síntesis, todas cuestiones básicas que deberían estar resueltas de hace décadas y que tienen mucho más que ver con un proceso de acercamiento que con el funcionamiento de un bloque de naciones integrado. Ojalá se trate de un verdadero cambio de visión acerca de la integración con el MERCOSUR.

Deja una respuesta