Carlos Melconian teorizó “el mejor escenario posible” para los próximos dos años

Carlos Melconián con su habitual claridad conceptual, marcó tres objetivos -a corto, mediano y largo plazo- para el Ejecutivo; “la persona que más sufrió” cuando escuchó a Fernández el domingo fue el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, obligado a realizar una tarea insostenible y a quien definió el “Llanero Solitario”.

Carlos Melconián y su visión sobre los próximos dos años

El economista Carlos Melconian analizó el panorama postelectoral y planteó tres objetivos -a corto, mediano y largo plazo- para el Ejecutivo. En el corto plazo entendió que es necesaria una “reacción oficial” que “acepte la derrota” del domingo. A largo plazo, comentó que el oficialismo deberá resolver “el problema estructural de la Argentina”, vinculado al “crecimiento, la inflación, el empleo y la pobreza”. Pero la más polémica fue su visión sobre el medio término, ya que consideró que “el mejor escenario posible” para los próximos dos años es que el Gobierno ponga en marcha una “tarea sucia” si pretende “llegar a 2023″.

“El mejor escenario posible para un lanzamiento en 2023 es que hagas algo en 2022 y en 2023. Por delante hay una tarea sucia”, sostuvo Melconian en Radio Mitre. “La fantasía política es que habrá un [Fernando Henrique] Cardoso y un [Fernando] Collor de Mello que hace un tránsito y después se queda. ¿Habrá un Temer que prepare el camino para el que viene?”, se preguntó, con referencias a los expresidentes brasileños Cardoso y Collor de Mello, que centraron sus políticas económicas en el combate de la inflación, y a Temer, que asumió luego del impeachment a Dilma Rousseff con un fuerte ajuste fiscal.

Ante un presidente Alberto Fernández en una faceta acuerdista, que emitió un mensaje grabado luego de los comicios en el que llamó a la oposición al diálogo y en el que anticipó que presentará un plan económico plurianual de su administración durante la primera semana de diciembre, Melconian consideró: “La persona que más sufrió cuando escuchó al Presidente en su discurso y vio los timings [por el ritmo] que utilizó fue el presidente del Banco Central [por Miguel Pesce], al que definí “el Llanero Solitario”.

Explicó esa valoración en que, de acuerdo a lo que entiende, Pesce “a inicios de octubre se vio obligado a generar un proceso de obstrucción adicional en el mercado cambiario”, mientras que expresó en cuanto al panorama actual: “El presidente del Banco Central pasa a tener reservas negativas, se le terminan, tiene que devolver los Derechos Especiales de Giro (DEG) para mantenerse sin atraso hasta marzo. Pero cuando escucha el discurso, la primera cuestión que se pregunta es ‘yo tenía una meta hasta el 14 de noviembre y ahora me cambian el arco hasta diciembre’”.

Bajo esa línea, Melconian se mostró expectante en cuanto a lo que harán desde el Banco Central frente al resultado de las elecciones y consideró: “La política cambiaria no va más. Es devaluar al 1% por mes, con una inflación de 3%″.

Asimismo, tampoco auguró un panorama alentador para el Frente de Todos en el plano económico. “Si el oficialismo piensa que en 2009 perdió, pero en 2011 remontó, no fue la viudez. Fue porque en 2010 y en 2011 la economía volvió a crecer al 9 y 10%, y eso no va a ocurrir”, advirtió.

En aspectos políticos y con las evidentes tensiones entre las distintas terminales del Gobierno expuestas, Melconian remarcó que la Argentina “no solo necesita acuerdos políticos y de mayoría con la oposición”, sino que precisa “que si los gobiernos son de alianza, empiecen a gobernar en alianza”. También sostuvo que se requieren “liderazgos políticos que todavía están pendientes en la Argentina”, habló de “una derrota con secuelas” y entendió como “símbolo” de esas secuelas la nueva conformación del Congreso.

“Tampoco es fácil para la oposición, porque en 2022 y 2023 tiene que transitar un fino equilibrio. Primero desde la gobernabilidad y lo colaborativo. Segundo, que se le abrió el arco. Tercero: si la colaboración va a venir mirando el focus group y las encuestas cagamos, porque lo que tenés que hacer nunca va a dar bien”, expuso el economista.