Cauto optimismo en el comercio con el anuncio de la reapertura de la frontera

El presidente del Centro de Industria y Comercio de Concordia, Adrian Lampazzi, consideró muy positivo el anuncio de la reapertura de las fronteras terrestres efectuado ayer por el gobierno nacional aunque se mostró cauto a la hora de evaluar el impacto que tendrá sobre el sector comercial esta medida, tan largamente reclamada por los sectores sociales afectados por el aislamiento y también por quienes tenían en el público uruguayo, previo a la pandemia, una muy buena fuente de compradores

En diálogo con diario NOTICIAS, Lampazzi advirtió en primer lugar que  hay una gran escasez informativa en torno al anuncio y muy pocas precisiones. En tono irónico afirmó fue “un bombardeo de buenas noticias”.

Consideró enseguida “positivo desde el punto de vista de que haya una apertura” aunque pidió “ser realista en el sentido de que no creo que sea la apertura que todos estamos esperando”.

Estimó que “a a ser una apertura limitada, probablemente parecida aunque un poco más laxa que la que tienen los uruguayos”. “Pero por lo menos nos marca un horizonte”, valoró.

Agregó que “como las medidas son nacionales, después tenemos que dilucidar realmente a nivel Entre Ríos y a nivel Concordia a ver qué es lo que se aplica, si un todo, una parte. Por lo menos ya vemos un horizonte más claro”, insistió.

Dijo que “es difícil hacer una cuantificación del impacto económico porque primero hay que ver si realmente se va a abrir para el transito vecinal o solamente turístico porque hay una diferencia. Si es turístico tiene que tener algún plazo de cuarentena, con lo cual lo vecinal va a quedar de lado. Y por otro lado hay que ver cuáles son las medias que va a tomar el gobierno uruguayo”.

Puso el acento en que “nosotros estamos muy atentos a las medidas que ellos tomen, para poder pensar en medidas de la misma calidad de este lado de la frontera”, cuando la situación se revierta. “No creemos que haya nada violatorio del Mercosur ni nada de eso, todo lo contrario”, aclaró.

Respecto de las restricciones físicas, como un límite a la cantidad de mercadería, recordó que “cuando comenzó la pandemia se estaba aplicando una medida de 5 kilos para las compras, ya no existía más el Cero Kilo”.”Igualmente en ese momento la diferencia cambiaria no era tan grande como lo es ahora”, advirtió.

Reparó también en que “el rubro alimentos, que es al que más se apunta del lado uruguayo, está monopolizado por el hipermercado y las grandes superficies, que no son las locales”.

Dijo que “seguramente gastronomía es un rubro que también puede funcionar, pero también tenemos que ver cuáles son las medidas del lado uruguayo. Esos son muy inteligentes en utilizar medidas que ya no son tan nuevas, como los subsidios o las quitas e impuestos a través de las tarjetas. Entonces algo interesante que ya había desde hacía unos cuantos años era que a nosotros nos convenía aunque el cambio no nos favoreciera, nos salía muy barato comer en salto por la devolución del IVA en las tarjetas para los turistas. Lo mismo el Imesi que es el impuesto que le sacan a los combustibles y con eso equilibraron la balanza”.

Volvió con la idea de que “más allá de la coyuntura y que en algún momento se abra y que va a haber un mayor movimiento comercial de este lado, hay que ver las medidas que toman y ver si esas medidas no terminan dando vuelta la conveniencia. Porque si ellos bajan mucho los impuestos hay que ver cómo resulta y no vaya a ser que resulte más barato ir a comer a Salto”.

Concluyó que “es difícil que se produzca una explosión de venta a menos que abra todo mañana mismo cuando todavía no hay ninguna reglamentación. Nosotros lo que vemos es que por la preocupación que hay del otro lado están con la guardia muy alta”.

Reparó en que “en principio nosotros vamos a dejar entrar a nuestro país, hay que ver también cómo va a ser la mecánica para que ellos dejen salir a sus ciudadanos y volver a entrar. Eso tampoco está claro. Por el momento a esa explosión la veo difícil”.

INCIDENCIA SOBRE LOS PRECIOS

Respecto del impacto que puede tener sobre los precios locales, un aumento notable de la demanda por la alta presencia de compradores uruguayos, estimó que “la incidencia sobre los precios también es una preocupación de que se pueda dar. En principio no creo que suceda, pero si llega a haber una apertura amplia seguramente que sí porque hay mucha gente que está vendiendo por debajo de los costos y va a tratar de aprovechar esto”.

Cerró: “Insisto, hay que ver qué medidas toman del lado uruguayo porque si ponen muchas restricciones de tipo físico paraarancelarias, van a fomentar el contrabando, como se vio incluso en plena cuarentena. Yo no lo simplificaría tanto “a que abren y se va a llenar de uruguayos”, seguro que no va a ser así”.