Con la obra ya atrasada, el Gobierno aseguró que no se va a atrasar el gasoducto Néstor Kirchner

Luego de la renuncia de Antonio Pronsato, funcionario de la Unidad Ejecutora del gasoducto Néstor Kirchner, el secretario de Energía, Darío Martínez, aseguró este martes que se cumplirán con los plazos del proceso de construcción de la obra. Fuertes dudas en todo el sector.

Con la Obra ya atrasada, Martínez aseguró que no se va a atrasar la obra…

«No se va a demorar», enfatizó Martínez sobre la obra que   cuesta unos US$ 1.500 millones.

«La obra está a cargo de Enarsa y sigue funcionando según los plazos establecidos», sostuvo Martínez, y precisó que «ya se adjudicaron los caños y esta semana van a estar los pliegos de la obra».

También subrayó que «ya se hicieron los estudios de impacto ambiental en Neuquén, Rio Negro y La Pampa».

En declaraciones a radio 10 y Urbana Play, el funcionario indicó también que «uno de los proveedores del material es Rusia» y que por el conflicto bélico que ese país mantiene con Ucrania puede ocurrir que «el proceso no sea tal cual fue establecido».

No obstante, aclaró que se viene cumpliendo con los pasos de construcción del gasoducto y que se sigue con «la idea de conectarlo en julio o agosto de 2023» en su primera etapa y «ya en el invierno de 2024» se habilitará el segundo tramo.

Martínez se refirió a la obra luego de que se conociera la renuncia de Pronsato, funcionario de la Unidad Ejecutora de Enarsa.

En ese sentido, manifestó que la obra «no se va a demorar por cambiar a una persona que, si bien tiene mucho conocimiento, es parte de un equipo».

En cuanto a las razones de la dimisión de Pronsato, a quien definió como «un técnico de Enarsa», Martínez consideró que «serán diferencias internas, pero no tiene que ver con el proceso del gasoducto».

El secretario de Energía reafirmó que el gasoducto «es la obra de infraestructura más importante en los últimos 40 años» y que una vez concluida «va a sustituir importaciones».

«Lamentamos que en la gestión anterior no se hizo esta obra porque no se pudo, no se quiso o no se supo», acotó, al tiempo que resaltó que con su puesta en marcha habrá «más parques industriales y más posibilidades de industria y trabajo», además de un significativo ahorro debido a que «se dejará de importar GNL a US$ 35 el millón de BTU y lo vamos a general a US$ 3.50».

La conexión entre Vaca Muerta y Buenos Aires es considerada clave para los productores de gas. Las empresas dicen que en la formación neuquina hay suficiente gas para cubrir la demanda doméstica durante varias décadas, y que incluso hay un gran potencial exportador.

El Estado pagará un adelanto cercano al 40% del total al proveedor de caños, que deben entregarse durante este año, en un plazo de entre tres y cuatro meses posterior al pago del anticipo.

La licitación está pactada en pesos, y las empresas están utilizando el tipo de cambio oficial para sus proyecciones.