Corrientes, consumida por las llamas, no encuentra tregua

Mientras queda para después de la emergencia el análisis sobre el rol del Ministerio de medioambiente en esta crisis, especialmente en su prevención, hay 20 focos de fuego activos y más de 500 mil hectáreas afectadas. Continúa el envío de ayuda desde distintos distritos. Los incendios rurales no dan tregua en Corrientes. La situación es desesperante y el fuego ya arrasó con más de 500 mil hectáreas.

La falta de idoneidad de Cabandié y la politización de la gestión atentaron contra la posibilidad de prevenir la catástrofe.

Los principales focos se encuentran especialmente en localidades del noreste y centro de la provincia. El avance afecta plantaciones forestales, bosques nativos, pastizales y zonas de humedales en portales de ingreso a los Esteros del Iberá. “Algunos fueron controlados, pero la situación sigue muy mal y hay focos de gran magnitud que permanecen activos, como el de Paraje Galarza”, manifestó el jefe de Operaciones de Defensa Civil, Orlando Bertoni.

Las zonas más afectadas son Santo Tomé, Gobernador Virasoro, Paraje Galarza, Santa Rosa y Mariano I. Loza, Santa Lucía y Bella Vista. ”En Mariano I. Loza, murieron muchos animales de corral que no pudieron escapar del fuego”, expresó el funcionario provincial quien agregó que en Paraje Galarza los bomberos y brigadistas “trabajan sin pausa”. En dicha zona, hay unas ocho dotaciones de bomberos con aviones hidrantes.

El director de Defensa Civil, Eulogio Marquez, señaló que el mapa satelital registró este jueves “más de 20 focos ígneos” y consideró como uno de los más preocupantes el que se desató en el casco urbano de la localidad de Santa Rosa. “Las viviendas fueron amenazadas por las llamas, pero el incendio ya fue controlado”, aclaró en diálogo con radio Sudamericana.

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación Plan Estratégico Forestoindustrial de Corrientes (APEFIC), Juan Ramón Sotelo, planteó que la situación es “muy complicada”. El productor maderero contó que el miércoles por la noche además del incendio del aserradero ubicado en Santa Rosa, horas después, a dos kilómetros, el fuego se desató en una plantación forestal.

“Necesitamos con desesperación que llueva”, agregó Bertoni. ”Con una lluvia de 100 milímetros, podríamos descansar”, afirmó el jefe de Operaciones de Defensa Civil y agregó que “con 300 milímetros de precipitaciones, a razón de 50 milímetros por día, la situación empezaría a mejorar”.

Bomberos voluntarios de Buenos Aires estaban yendo hacia Corrientes esta madrugada. “Estamos en camino con tres autobombas cisterna, una unidad comando y unidades con transporte de personal, con 54 efectivos que integran el grupo de la brigada forestal de nuestra federación”, manifestó Leonardo Curciarello, jefe de Bomberos de Ensenada, en declaraciones a Todo Noticias.

Gustavo Valdés, el mandatario provincial de Corrientes, declaró la emergencia agropecuaria a raíz de la dramática situación. El pasado martes, Valdés y el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Juan Zabaleta, firmaron un convenio mediante el cual Corrientes “recibirá una asistencia no reintegrable de $100 millones (unos 500.000 dólares) en el marco del Estado de Emergencia declarado a raíz de los incendios que afectan a la provincia”.

Además de Corrientes, continúan con focos activos de incendios forestales las provincias de: Río Negro, Misiones, Chubut y Formosa.