Cristina, sobre la foto de Olivos: “Alberto, poné en orden lo que tengas que poner y no te enojes”

En un acto en Isla Maciel que juntó a los funcionarios y dirigentes de más peso del Gobierno nacional, Cristina Fernández de Kirchner salió a bancar -y también marcarle la cancha- a Alberto Fernández e intentó minimizar el escándalo por las fotos de festejos en la Quinta de Olivos en la cuarentena estricta que el propio Presidente realizó en julio de 2020.

«Alberto, tranquilo. Poné orden en lo que tengas que poner orden, no te pongas nervioso, no te enojes y metele para adelante», cerró su discurso, que sonó a consejo y a algo más, para su compañero en el Ejecutivo.

Segundos antes el mensaje parecía apuntado a su entorno más cercano. «No necesitamos operadores ni operaciones de prensa», dijo CFK, mirando al Presidente.

Antes, Cristina consideró que todo este tiempo que gobernaron es «difícil y duro», y que el Presidente y compañía «se la pasan atajando penales, porque es un partido que no se pudo jugar».

«De entrada no hubo ni primer tiempo ni segundo, hubo que salir a atajar penales con la pandemia», estimó, con una sutil ironía al parafrasear el título del libro de Mauricio Macri.

«Yo quiero una sociedad en que cada uno sea lo que es, pero no para negar al otro. Necesitamos imperiosamente otra forma de vincularnos. Por eso, Alberto, yo te pido que no te enojes ni te pongas nervioso», dijo.

«Cuando uno es presidenta o presidente en nombre de una fuerza nacional y popular, los errores, las fallas, las equivocaciones, las transgresiones inclusive a normas que uno puede tener, se magnifican en el caso de los gobiernos populares y se exacerban para indignar», dijo y pareció hablar del escándalo de Olivos, aunque Cristina suele evitar esas menciones directas, como las referencias a terceros con nombre y apellido.

«Mientras tanto, se han ocultado descarada y ostensiblemente la entrega de un país, el endeudamiento sin límites», remató su argumentación.

DURA CONTRA MACRI Y SUS VOTANTES

La vicepresidenta Cristina Kirchner, previamente, volvió a apuntar contra el Gobierno de Mauricio Macri, al que calificó como «una república de morondanga».

«Hoy me vienen a hablar de la República. Y aquella qué era. Los que conformaron mesas judiciales con algunos integrantes hoy prófugos. Ninguno de nosotros se fue del país para eludir la acción de la justicia. Todos pusimos el cuerpo. ¿Qué república era aquella? República de morondanga era. Eso era», afirmó.

En ese sentido, la vicepresidenta también cuestionó a los votantes opositores al recordar cuando ella se hizo peronista. «Mi familia no recibió una casa, ni recibí un juguete, no. Era el cúmulo, los activos que tiene una sociedad en derecho y empoderamiento en ancianos y niños por los que abrazamos el peronismo», explicó.

Y luego apuntó a los votantes de lo que fue Cambiemos y hoy es Juntos por el Cambio. «Néstor (Kirchner) decía que nos bajaban el precio al decir ‘kirchnerista’ y yo decía que no. Hay mucha gente que no conocía el peronismo. Te digan peronistas o kirchneristas tenés razones para decir por qué», arrancó.

«Me pregunto: los que son macristas, de Cambiemos, ¿por qué son? ¿Hay razones? ¿Pueden invocar derechos, garantías, símbolos, cosas? No, muchas veces en su gran mayoría es el odio hacia el otro, al que no aceptan y sienten diferente. Esto debe cambiar en Argentina, debemos poder decir por qué queremos esto», arremetió con dureza contra los votantes.

«LA POLÍTICA SALVA A LA POLÍTICA»

La también ex presidenta rescató a La Cámpora y les tiró un elogio por cómo militan a través de Twitter.

«El otro día estaban con el tuit de la foto  (en la que le reclamaron al PJ por una imagen sin ella) y la foto del endeudamiento (la cena en la que Macri invitó a Christine Lagarde del FMI​, en el mismo salón donde se realizó el cumpleaños clandestino de la primera dama). Mamita, una cena de 45 mil millones de dólares. Otras cenas debieron ser más baratas tal vez», ironizó.

«Quienes militamos en política necesitamos de la organización, militancia, territorialidad y representación popular. De llegar a un lugar porque llegamos en nombre de y para qué, en nombre de la representación. Por eso me gusta mucho lo que hacen ustedes (mirándolo a Máximo), me gusta mucho el tuit», continuó.

También relató que «todos aquellos dirigentes que militan, organizan, se involucran y bajan al territorio, son desde la política que salva la política».

«Y no necesitan, como sí quizás los arribistas u oportunistas, de la operación de prensa del momento para contestar la política. Nosotros no necesitamos de la operación de prensa, somos militantes, tenemos representación y eso es lo que enaltece y convoca la política», concluyó.