De manera poco clara, una fiscal escaló doce lugares en un concurso para un juzgado vacante en Comodoro Py

En un contexto de presiones y maniobras políticas para ocupar espacios vacantes, Josefina Minatta, que fue mano derecha de Alejandra Gils Carbó, escaló con una sospechosa impugnación, desde el puesto 18 del al 6, del concurso para ocupar el juzgado federal 12. Tiene chances porque es la mujer con mejor puntaje

El concurso para cubrir el juzgado federal que dejó vacante Sergio Torres acaba de ingresar en la recta final. El 20 de septiembre, los candidatos con mejor puntaje participarán de las entrevistas personales, el último escalón antes de la conformación de la terna. Pero la novedad que sorprendió a todos los participantes fue el repentino ascenso de la fiscal Josefina Minatta, que saltó del puesto 18 al 6 y quedó como la mujer mejor posicionada.

Minatta cuenta con el apoyo explícito del kirchnerismo. De hecho, su carrera dio un vuelco a partir de su cercanía con la entonces procuradora Alejandra Gil Carbó. Fue su secretaria letrada en el segundo tramo de su gestión hasta que en 2015 juró como fiscal federal de Concordia, un cargo que todavía no fue habilitado. por ese motivo subroga la Fiscalía Federal de Concepción del Uruguay.

Un año antes de obtener ese cargo, Minatta protagonizó un recordado escrache al ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, en la Universidad Católica Argentina (UCA). Lo hizo junto a otros militantes de la agrupación kirchnerista “Colectivo por la Justicia Social”, donde trabó una relación con una de las hijas de Gils Carbó. “Si tequedaste con ganas de mandarlo a la mierda, ¡¡¡Esta es tu oportunidad!!!”, decía la convocatoria.

Pero el “repudio” a Cavallo, como lo definió Minatta, terminó mal por la intervención de Quebracho. “Nosotros no sabíamos que ellos iban a estar. No elegimos métodos violentos, pero esto sucede cuando no hay justicia”, dijo en un programa radial. Y agregó: “Sabemos que (Cavallo) fue uno de los que estatizó la deuda externa privada en los 80, a fines de la dictadura, siendo presidente del Banco Central, el ideólogo del plan de Convertibilidad que dejó a millones de argentinos sin trabajo”.

Luego de un paso breve por el Banco Central y por la Unidad de Información Financiera (UIF), Minatta pasó a integrar la mesa chica de Gils Carbó cuando reemplazó a Lisando Pellegrini, actual subsecretario de Política Criminal del Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires.

Igualmente siguió concursando. En 2017 estuvo cerca de ingresar como fiscal general ante los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal. Y también se anotó en el concurso para designar al reemplazante de Sergio Torres, quien renunció en 2019 para integra la Corte Suprema bonaerense.

La primera etapa de ese concurso, la del examen escrito y análisis de los antecedentes, terminó con el siguiente orden de mérito: 1) Diego Arce con 173 puntos; 2) Gonzalo Miranda con 171,50; 3) Leonel Gómez Barbella con 171, 50; 4) Maximiliano Iturburu con 170,50; y 5) Mariano Cartolano con 168,40.

En ese listado de 77 postulantes, Minatta aparecía en el puesto 18.

El concurso estuvo un tiempo frenado mientras se realizaba una auditoría sobre el examen escrito. Ocurrió que una de las pruebas no tenía impresa la clave numérica que se utiliza para que los candidatos no puedan ser identificados por los jurados. La auditoría concluyó que fue una equivocación de la impresión cuando le entregaron los exámenes a los concursantes.

Luego de atravesar la etapa de impugnaciones, que es la posibilidad que tienen los candidatos de objetar el puntaje que obtuvieron sus competidores con pedidos de revisión, la fiscal Minatta saltó al puesto 6.

“En esta segunda etapa intervino una subcomisión integrada por (Diego) Molea y (Graciela) Camaño. Minatta planteó que no le habían computado la matrícula de abogada, entre otras cosas, pero no aportó pruebas de haber ejercido en ese plazo. La levantaron del puesto 18 al 6, es la única que subió tantos puestos”, se quejó uno de los postulantes ante Infobae.

Entre los primeros puestos, casi no hubo modificaciones. En el orden de mérito aprobado el 19 de agosto por la comisión de Selección del Consejo de la Magistratura aparecen Diego Arce (172 puntos), Gómez Barbella (171,50), Di Giorgio (169,62), Iturburu (169,50), y Miranda (169,50). Sin embargo, en el sexto lugar ahora figura Minatta, con 164,50.

El diputado macrista Pablo Tonelli objetó la puntuación de la fiscal y de otros cuatro candidatos. Pero se impuso la mayoría conformada por Molea, Lugones, Siley, Ustarroz y Camaño.

“Es extraño lo que pasó en este concurso porque los antecedentes los precalificó (Ricardo) Recondo, cuando precalifica él no hay mucho margen de cambios”, apuntó otro de los participantes, dando a entender que se activaron los favoritismos políticos.

Minatta sostuvo ante el Consejo que se recibió de abogada en 2003 y que ejerció como abogada entre 2004 y 2012, cuando ingresó a la Procuración. “Para acreditar ello, presentó una cédula de notificación en la cual figura el domicilio de su estudio jurídico y el desempeño en la función pública (UIF) desde el 29/9/11 hasta el 12/11/12”, dice el informe de Recondo.

Ahora viene la última etapa de las entrevistas personales. Los 16 mejores candidatos fueron citados para el 20 de septiembre. Además de los mencionados están Viviana Helena Sánchez Rodríguez, María Elisa Gaeta, Leonardo German Brond, Raúl Alejandro Roust, Ignacio Labadens, Roberto Fernando Minguillón, Matías Alejandro Latino, María Alejandra Provítola, Santiago Schiopetto, y Gonzalo Anzorreguy.

“Todavía la pueden hacer subir uno o varios casilleros más, y hasta puede quedar en la lista complementaria”, evaluó uno de los participantes sobre la situación de Minatta. Si no hay modificaciones, igualmente tiene serias chances de integrar la terna porque quedó primera entre las mujeres.

El juzgado 12 no es el único que está vacante. También hay un concurso abierto por los juzgados 6, que era de Rodolfo Canicoba Corral, y el 11, del fallecido Claudio Bonadio. Aunque ahora todas las miradas de la justicia y la política están puestas en el concurso para reemplazar a los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi en la Cámara Federal.

En ese caso, la diputada kirchnerista y consejera Vanesa Siley propuso un nuevo orden de mérito, haciendo saltar del puesto 20 al 3 a la fiscal federal de Lomas de Zamora Cecilia Incardona, que investigó el llamado espionaje macrista en perjuicio de la vicepresidenta Cristina Kirchner, presos k y políticos propios y opositores.