Gracias Boris…pero era diez años antes…

Es cada vez más claro que el sistema que Gobierna a nuestros países es incapaz de dar respuesta en tiempo real a la velocidad de los acontecimientos. Es cada vez más frecuente escuchar a políticos contándonos lo que ya pasó, haciendo brillantes análisis, y es cada vez más raro encontrar a alguno que la vio venir. Boris Jonhson habló desde Downing street como si hubiera llegado en una nave espacial a Europa hace diez minutos.

Boris Johnson, Primer Ministro británico, nos cuenta lo que ya pasó…como todos bah…

El primer ministro británico, Boris Johnson, instó a Occidente a que “recupere el control” de sus suministros de energía y ponga fin a la dependencia del petróleo y al gas ruso. En una columna del diario Telegraph, el premier británico responsabilizó a Occidente de cometer un “terrible error” al permitir que el presidente Vladimir Putin “se saliera con la suya” anexando Crimea en 2014 y volviéndose más dependiente de las fuentes de energía rusas. Esto estaba en franca relación con la creciente dependencia energética de Europa.

Dependencia energética y preaviso.

El Primer Ministro Británico declaró. ”Cuando Putin invadió Ucrania por primera vez, en 2014, Occidente cometió un terrible error. El líder ruso había cometido un acto de agresión violenta y se había llevado una gran parte de un gobierno soberano y lo dejamos salirse con la suya”, escribió.

La realidad marca que Europa tuvo avisos de las ambiciones de Vladimir Putin. Y la verdad es que probablemente nadie imaginó que Putin pudiera llegar tan lejos. Encarar el tema era incómodo y la vieja Europa estuvo muy ocupada con sus problemas domésticos, cómo el Brexit impulsado por el mismo Johnson, como para ocuparse de leer las señales cada día más fuertes del espíritu de expansionismo nostálgico que agitaba el alma del líder ruso.

Hoy está claro que el bloque tiene un talón de Aquiles más grande que una casa, y que ninguno de los iluminados líderes que han liderado a sus Estados hizo demasiado para resolver ese tema.

Ya vemos que la dependencia energética no es un problema solo de los argentinos, que hoy deben importar gas licuado a precios exorbitantes y que empuja al errático gobierno de Fernández a meterle la mano en los bolsillos al campo. Mal de mucho consuelo de tontos. Pero si se le escapó la tortuga a Europa…

Estúpidos que te la explican después de que pasó, sobran. Estadistas se ve que hay cada vez menos.