El abogado de Alberto Fernández trató de “coimero” al fiscal que investiga la fiesta en Olivos

El abogado del presidente Alberto Fernández y de la vicepresidenta Cristina Kirchner, Gregorio Dalbón, dijo que el fiscal Ramiro Gonzalez es un “coimero” y sobre el juez Sebastián Casanello, afirmó: “Me importa un huevo”. Se trata del mismo abogado que se burló de la muerte del juez Claudio Bonadio.

Coimeros, así Dalbón se refirió, ejerciendo una presión inédita, a los responsables de la causa penal por la violación de la cuarentena en la quinta de Olivos, el año pasado, durante el cumpleaños de la primera dama.

“Ramiro González puede hacer lo que quiera, pero es un coimero, y sabe que yo lo sé”, dijo Dalbón la semana pasada a AM 530, un rato antes de que el fiscal defina si imputa al presidente.

“Si quiere venir a buscar plata, acá no la va a encontrar porque nosotros no lo vamos a coimear, ¿está claro?”, afirmó en referencia al fiscal del caso de la fiesta en Olivos.

“Yo se que la colectividad judía lo coimeó”, agregó, pero en un intento por eludir represalias legales, atenuó su declaración: “Para que no haya ninguna historia voy a decir ‘podría haberlo coimeado’, ¿quedamos así?”, sin dar más detalles.

Sin embargo, volvió a acusar a González: “Yo sé quiénes son los operadores que le llevan y le traen la plata”.

“Que me venga un fiscal de primera instancia a hacerse como el capo de la mafia… ¡que se atreva! Si lo llaman a Alberto Fernández, se presentará, estamos a disposición de la Justicia, pero no le vamos a poner un peso”, dijo.

“En Comodoro Py o vas con la valija o vas con el apriete y Alberto Fernández no usa ni la plata ni el apriete. Que venga el fiscal a ver si se la banca”, agregó el letrado, uno de los que participó del Operativo Puf contra la causa de los Cuadernos de las Coimas..

Sostuvo además que “la mitad son corruptos” en los tribunales federales y cuestionó particularmente al juez fallecido Claudio Bonadio. “Lo se yo, lo sabe Beraldi [Carlos, abogado de la vicepresidenta], lo sabe Cristina. Bonadio era un corrupto, si quieren terminar igual…”, dijo, pero de inmediato aclaró: “No me refiero a la muerte, yo soy católico, que en paz descanse Bonadio”.

Consultado sobre si a Cristina Kirchner, a quien también defendió, sí le habían pedido coimas, contestó: “No hubo pedido de coima, pero eso se caía de maduro. Si vos tenías la posibilidad de sacarte de encima la causa a través del dinero,…”.

En cuanto a Casanello, afirmó: “Me importa un huevo que el juez sea Casanello. A mí los jueces me importan un huevo. Ni me va ni me viene. No le conozco la cara. Para mí Comodoro Py está recontra podrido y dentro de la pudrición esta Casanello (…). Que venga Casanello, que lo vamos a atender”.

Dalbón cuestionó también al juez Julián Ercolini por haber sobreseído a directivos de Techint y dijo que son muchos los jueces que “laburan para el business” (el negocio). “Son ladrones, son corruptos. Yo quiero jueces que hagan Justicia, por eso estamos haciendo una remodelación de la Justicia con Juan Martín Mena y con Martín Soria”, afirmó, en alusión al viceministro y el ministro de Justicia.

En cuanto a la corrupción judicial, también contestó que no tiene pruebas. “No lo tengo probado, eso es una pelotudez, porque obviamente si lo tuviera probado lo estaría denunciando, pero todos saben que la Justicia federal se maneja por guita y ni Cristina ni Alberto van a poner un sope. Acá está Dalbón. A mí me tienen que matar para que le pase algo a Alberto”, afirmó.

Raúl Zaffaroni defendió a Alberto Fernández por el escándalo de Olivos: «Un mero riesgo no es delito», recordemos que Zaffaroni consideró como atenuante de un caso de abuso a un menor, el hecho de que estuviera apagada la luz…