El ataque de regulación del Gobierno no tiene límites, ahora buscará controlar la comunicación en las redes sociales

En medio de eufemismos y figuras retóricas que solo buscan esconder la palabra «censura», el secretario de Asuntos Estratégicos y titular del Consejo Económico y Social (CES), Gustavo Beliz, aseguró hoy que desde ese organismo se cree en “la Argentina del pacto social” y se le da la espalda “al país del odio social”. En ese sentido, dijo que “el acuerdo y el consenso son posibles” y adelantó que la cartera que conduce logró consensuar “varios proyectos” a implementarse en los próximos meses.

Gustavo Beliz hizo un discurso lleno de ideas confusas que tienden a cerrar el control sobre la sociedad

Así, Beliz anunció que el Gobierno prepara un proyecto para regular las redes sociales. “Vamos a profundizar los lineamientos centrales del uso de las redes sociales para el bien común”, dijo, y explicó que el objetivo es evitar que se deje “de intoxicar el espíritu de nuestra democracia”.

En el Centro Cultural Kirchner (CCK), Beliz fue el encargado de dar inicio a la jornada, que estuvo encabezada por el presidente Alberto Fernández, en la que se presentaron los principales ejes para la puesta en marcha del Plan Argentina Productiva 2030.

El Gobierno anunció un proyecto para regular redes sociales. «Que dejen de intoxicar» la democracia

“Vamos a profundizar los lineamientos centrales en el uso de las redes sociales para el bien común. Estamos trabajando con un estudio pionero que marca y propone un pacto para el buen uso de las redes sociales y que dejen de intoxicar el espíritu de nuestra democracia”, dijo Beliz, y detalló: “No lo estamos haciendo solos. Hemos convocado a 40 universidades de la argentina para pensar y proponer estas iniciativas”.

Sobre el Plan Argentina Productiva 2030, se explicó que estas propuestas incluirán la realización de mesas multisectoriales a lo largo del país, junto a gobernadores y representantes de sindicatos, de cámaras empresarias, de la academia y de la sociedad civil.

Previo a las explicaciones técnicas desplegadas por el ministro de la Producción Matías Kulfas, el secretario de Asuntos Estratégicos expuso sobre el espíritu del Consejo y su labor porque “la idea es recomenzar mejores en una Argentina querida, lo que significa poner un oído en la periferia y en los descartados, renunciar a los egoísmos del poder, a la trampa ideologizada y a la autorreferencia de la figuración”.

Junto al jefe de Estado y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, Beliz precisó que “recomenzar mejores es ser contraculturales y eso es lo que estamos haciendo aquí con obras de encuentro, con hechos reales y no con palabras vanas”.

Y sostuvo que “la comunidad organizada nos envió una señal a todos los que conformamos este Consejo, siendo que la única opción en la actualidad es la amistad social o la dependencia, porque tenemos que refundar los bienes relacionales, esos que indican cómo nos relacionamos como compatriotas”.

“Debemos tener confianza, coherencia, sensibilidad y fidelidad”, destacó.

Además, el dirigente porteño señaló que “sin un espíritu de diálogo edificante nada es posible. El acuerdo y el consenso es posible y esto quedó demostrado con varios proyectos que logramos consensuar”, resaltó.

En el mismo sentido, continuó: “Se trata de encontrar diagonales de acuerdos basados en la inclusión social, con audacia, con creatividad, con calma y con alma”.

“La Argentina de lo posible se ensancha todos los días con la inventiva popular que apunta a mejorar desde la amistad social y el trabajo silencioso que busca tejer armonía comunitaria y no con peleas crónicas ni emociones provocadoras, que generan discordias y dividen”, sentenció.

Al cerrar su discurso, advirtió que “si la consigna es ojo por ojo, la Argentina quedará ciega. Amor social e inteligencia colectiva”, reiteró como conceptos claves el titular del CES.

En el auditorio del CCK estuvieron presentes el jefe de gabinete Juan Manzur, otros miembros del Gabinete, gobernadores, sindicalistas, empresarios y representantes de movimientos sociales.