El Banco Central acelera la emisión monetaria para financiar el Tesoro

El Ministerio de Economía dio a conocer el resultado de la primera licitación de mayo. La buena noticia es que se cubrieron todos los vencimientos desde principios de mes hasta el próximo lunes y hasta se consiguió un extra más: un financiamiento neto de $29.964 millones.

La mala es que la mayor parte de la colocación fueron bonos cortos, a meses, como ya se había visto en abril y el Tesoro continúa descansando en la emisión del Banco Central para financiar el déficit fiscal: el viernes 13 de mayo la autoridad monetaria giró adelantos transitorios por $ 87.615 millones y en el mes suman unos $ 170.000 millones. En lo que va del año ya se acumula un monto de $ 376.000 millones y la meta de junio con el FMI de financiamiento monetario ($ 438.500 millones), luce exigente.
Economía colocó este jueves más de $ 780.000 millones. El total de vencimientos para el mes según estimaciones oficiales son alrededor $ 880.000 millones. La próxima licitación será el viernes 27.
El resultado de la Secretaria de Finanzas fue favorable si se tiene en cuenta que el mes pasado no se había logrado captar los pesos suficientes para refinanciar la totalidad de los vencimientos. Había que pagar al sector privado $ 562.867 millones y consiguió refinanciar $ 459.850 millones. El 81,7%.
En mayo la historia podría ser diferente. Economía podría conseguir financiamiento extra. Sin embargo, el dato preocupante es que no consiguen que le presten a plazos más largos. El acortamiento del horizonte financiero es un fenómeno que padeció el macrismo en 2018-2019 y que a medida que se acerquen las elecciones presidenciales los inversores demandaran menores plazos o una tasa de retorno mayor para ganarla a una inflación que se acerca al 70%.
En esta licitación el menú de instrumentos ofrecidos estuvo conformado por 7 títulos y dos canastas, con vencimientos entre los años 2022 y 2027. Se emitió una nueva Lelite con vencimiento el 16 de junio, se reabrió una letra a descuento (LEDE) con vencimiento 30 de septiembre y se emitió una nueva Lede con vencimiento el 31 de octubre de 2022. Asimismo, se reabrió un bono dólar linked, con vencimiento el 30 de abril de 2024, se emitió un nuevo bono ajustado por CER, con vencimiento el 9 de noviembre de 2025 y se reabrió el BONCER, con vencimiento el 9 de noviembre de 2026. Además, se emitió un nuevo bono del Tesoro en pesos, con vencimiento el 23 de mayo de 2027.
“A partir de abril se nota que el mercado no quiere financiar al Tesoro más allá de las PASO”, dice Sebastián Menescaldi, economista jefe de Eco Go. “Casi todo lo que se emitió fueron bonos ajustables CER y casi todo corto. Lo positivo fue que se financió pero lo negativo es que lo hizo por un monto menor que la emisión a la que tuvo que recurrir. El 71% es la participación atada a CER antes de las elecciones sobre el total de mercado”.
Más del 50% de la colocación de ayer fueron bonos que quedaron en poder de los bancos y que pueden utilizarlo para integrar los encajes. De ese modo las entidades van ‘reemplazando ‘riesgo’ del Banco Central (Leliqs) por ‘riesgo’ del Tesoro.
“El resultado de la licitación fue razonable considerando la gran proporción de deuda utilizada para integrar encajes que vencía y cuyo rollover estaba practicamente asegurado y la oferta de Letras ajustadas por CER cortas”, opina por su parte el economista Jorge Neyro. “Sin embargo, el financiamiento neto positivo conseguido debe aumentarse en las próximas licitaciones para evitar seguir recurriendo a la emisión monetaria”.
El programa con el FMIque la Argentina se comprometió cumplir supone un déficit fiscal de 2,5% del PBI para este año. Asimismo se financiaría el rojo con un 1% de emisión. El resto con deuda en el mercado. En un año la deuda ajustada por CER aumentó 58%. El stock de la misma supera los US$ 73.200 millones.