Tras una auditoría de sus programas, el FMI evalúa sus criterios de crédito

Fueron analizados los programas de la última década. Georgieva, la titular del FMI, tomó las recomendaciones sobre crecimiento y reformas estructurales. Esto sucede en medio de las lentas negociaciones del Gobierno y a pocos días de la indiscriminada y polémica distribución de derechos.

Kristalina Giorgieva y Christine Lagarde

La Oficina de Evaluación Independiente del Fondo Monetario Internacional (FMI) realizó una auditoría sobre los programas de la última década del organismo con distintos países y dejó una serie de recomendaciones para tener en cuenta en base a los errores del pasado. Tal vez se traté de una consecuencia de la distribución indiscriminada de los derechos que beneficiaron, entre muchos otros, al Gobierno argentino.

El primer punto al que la titular del FMI, Kristalina Georgieva, concedió su apoyo a tres puntos. El primero marca que la «atención a las consecuencias para el crecimiento de los programas respaldados por el FMI debe ser más completo, sistemático, realista y sensible a las consecuencias sociales y distributivas».

«Estoy ampliamente de acuerdo con esta recomendación. En particular, estoy de acuerdo con la necesidad de un debate más exhaustivo sobre las cuestiones de crecimiento en los programas respaldados por el FMI», remarcó Georgieva.

El FMI plantea salida gradual del cepo, baja de retenciones y reformas estructurales para atraer inversión

El Fondo ya dio algunas muestras de avalar ese reclamo que también realizó Martín Guzmán en la negociación de la Argentina por un nuevo programa de financiamiento. En el último informe sobre desbalances de cuenta corriente el FMI aseguró que promueve una «consolidación fiscal favorable al crecimiento».

El Gobierno negocia un acuerdo de facilidades extendidas para repagar el Stand-By que tomó Mauricio Macri en 2018 y que no figura en la evaluación que realizó la oficina independiente. «Estamos cerca», dijo ayer el presidente Alberto Fernández sobre cómo siguen las negociaciones para llegar a un acuerdo.

Tras la evaluación, Georgieva también concedió su apoyo al señalamiento de la auditoría que marca que «los programas respaldados por el FMI deberían prestar mayor atención a apoyar reformas estructurales profundas y más orientadas al crecimiento con apoyo al desarrollo de capacidades más eficaz y más colaboración eficaz con socios en áreas ajenas al Fondo mandato básico y experiencia».

Quién endeudó «peor» al país y cuál es la estrategia de campaña del Gobierno para el pago al FMI

El tercer punto señala que el Fondo «debería seguir invirtiendo en la creación de un conjunto de herramientas de modelos y monitores que se pueden aplicar como base para el análisis de la relación ajuste-crecimiento y evaluación de la evolución relacionada con el crecimiento en el contexto del programa».

¿Ajustador serial?

«Me complace la conclusión de la OEI de que no hay evidencia de un sesgo constante hacia austeridad excesiva en los programas respaldados por el FMI durante el período de evaluación», enfatizó Georgieva en su respuesta a la auditoría.

El acuerdo firmado por Lagarde y Macri no está dentro de los evaluados por la Oficina independiente

La evaluación independiente sostuvo que los programas respaldados por el Fondo produjeron beneficios de crecimiento «en comparación con un contrafáctico de ausencia de participación del Fondo». Georgieva también mostró su beneplácito ante ese punto que marca que la estabilización y las reformas implementadas en el contexto del programa «impulsaron el desempeño del crecimiento posterior al programa».

El guiño ‘en clave’ del FMI a la Argentina: qué dice entrelíneas el último comunicado sobre la negociación

Sobre los impactos social de los postulados macroeconómicos que rigen al FMI, Georgieva reconoció que «el personal debe seguir logrando un equilibrio entre la orientación general y la consideración de las circunstancias políticas específicas del país».

Deja una respuesta