El FMI reconoce «avances» con la Argentina pero apuntó a la inflación y la emisión monetaria

El Fondo Monetario Internacional emitió ayer una declaración del equipo técnico indicando que está «plenamente comprometido» para alcanzar nuevo programa con el país pero marcó que aún falta bastante trabajo por delante para llegar a un acuerdo.

Guzmán y Giorgieva muy de acuerdo

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró que «hubo avances en el trabajo técnico entre la delegación argentina y el equipo del FMI», en el marco de las negociaciones para alcanzar un nuevo programa con el organismo multilateral.

El equipo del Fondo estuvo encabezado por Julie Kozack, subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental, y Luis Cubeddu, jefe de misión para Argentina, y emitió el comunicado luego de intensas reuniones del 5 al 10 de diciembre en Washington D.C., con la misión técnica argentina del Ministerio de Economía y el Banco Central de la Republica de Argentina (BCRA).

En el declaración, los técnicos del FMI reconocieron que la economía está creciendo más que lo esperado previamente, lo mismo que la inversión, sin embargo, señalaron que «abordar la persistente y alta inflación requiere un enfoque múltiple que implique una reducción del financiamiento monetario del déficit fiscal, una política monetaria adecuada con tasas de interés reales positivas y una coordinación de precios y salarios».

En lenguaje llano eso significa reducir los niveles de emisión monetaria para asistir al Tesoro y que pueda financiar el déficit fiscal, pero también corregir las tasas de interés para que se ubiquen por encima de la inflación, algo a lo que el Gobierno se resiste para no ahogar la incipiente recuperación de la actividad.

También recomienda avanzar hacia algún tipo de coordinación de precios y salarios, algo que el Gobierno declamó numerosas veces, pero hasta ahora no ha podido poner en marcha en el marco de una mesa de diálogo intersectorial o el Consejo Económico y Social.

Los equipos del Fondo Monetario y la Argentina evaluaron la marcha reciente de la economía, al tiempo que analizaron «las perspectivas de crecimiento, inflación y la balanza de pagos» del país.

En su declaración el Fondo subraya que «hubo un entendimiento general sobre la necesidad de mejorar de manera gradual y sostenible las finanzas públicas», aunque admitió que hay que hacerlo dando lugar al mismo tiempo a las «tan necesitadas inversiones en infraestructura, tecnología y gasto social focalizado».

De esta manera, el organismo admitió implícitamente el punto de vista del Gobierno en relación a no comprometer el crecimiento económico en un acuerdo que permite reprogramar la deuda de u$s 44.000 millones más intereses tomada en 2018 por el gobierno argentino, así como evitar una baja brusca del déficit fiscal que detraiga recursos necesarios para atender la situación social.

Tras insistir con una necesaria baja de los índices de inflación y una política monetaria con tasas de interés reales positivas, el organismo apuntó que este proceso debe estar «respaldado por políticas para acumular reservas internacionales», que contemplen la promoción de la inversión extranjera directa y las exportaciones, que «que crecieron de manera muy sólida este año», detalló.

«Si bien serán necesarias más discusiones, el equipo del FMI y las autoridades argentinas siguen plenamente comprometidos con su trabajo conjunto sobre un marco y políticas para un programa respaldado por el FMI», asegura la declaración.

Y en ese sentido, desde el organismo destacaron la coincidencia entre ambos equipos técnicos de que un consistente apoyo, tanto a nivel nacional en Argentina como de la comunidad internacional «sería fundamental para el éxito general del programa económico» de Argentina.