El Gobierno encara el sprint final con foco en la Provincia y el futuro de la coalición como debate de fondo

Alberto Fernández, Cristina Kirchner y las principales figuras del Frente de Todos encararán desde este lunes el tramo final de la campaña con la necesidad de apuntalar a la coalición en territorio bonaerense de cara a las PASO del próximo domingo, y en medio de un proceso de eventuales reacomodamientos internos que dependerán, en buena medida, del resultado electoral.

Alberto Fernández

Por Federico Mayol para Clarín

Por ahora, la ex Presidenta se reservó solo el acto de cierre, el jueves, en La Plata, casi con seguridad en el estadio Diego Armando Maradona, a horas del comienzo de la veda y de la presentación de Leonel Messi y el seleccionado argentino de fútbol en la vuelta del público a los estadios.

Será no solo el regreso de Cristina Kirchner al mismo escenario en el que se mostró por última vez, el miércoles 18 de agosto, hace más de quince días. Se trata, además, de la reaparición de toda la cúpula del Frente de Todos en una misma foto, después de semanas de cruces internos que tuvieron su pico de máxima tensión por los festejos de Olivos de julio del año pasado.

Mientras la vicepresidenta optó por mantener un prudente silencio tras pedirle a Fernández que ponga «orden», un grupo de funcionarios trató de instalar un operativo clamor por la reelección presidencial. En el medio, se sucedieron todo tipo de trascendidos vinculados al futuro del funcionamiento del gobierno. Que depende, en parte, del triunfo o de la derrota en septiembre y noviembre.

Este miércoles, el Presidente tiene previsto cerrar la campaña bonaerense en compañía del gobernador Axel Kicillof, Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollán, en Mar del Plata. El mismo lugar que se eligió en el 2019.

No es casual: más allá del objetivo provincial de buscar el triunfo y amortiguar, en todo caso, una magra performance en los principales centros urbanos del interior del país, Kicillof está obsesionado con achicar la diferencia -de seis legisladores en favor de la oposición- en el Senado bonaerense.

De hecho, Sergio Massa estará en simultáneo desde Junín, de la cuarta sección, que también elige senadores. Máximo Kirchner, en tanto, hará lo propio desde Bahía Blanca.

Para el miércoles, también está previsto en paralelo el último acto antes de las PASO de la lista oficial de Santa Fe, encabezada por Marcelo Lewandowksi y apoyada por la vicepresidenta, el gobernador y el Presidente.

Este lunes a media mañana Fernández tiene agendada una arenga virtual con todos los precandidatos frentetodistas del país. Según pudo saber este diario, fueron convocados para las 11.

Es que, tironeado internamente, el Presidente busca en el sprint final de la campaña mostrar un liderazgo que en los últimos meses quedó vapuleado por sus propios errores no forzados. Y que alimentó hasta las más insólitas especulaciones. Una de ellas, que nadie toma muy en serio, asegura que un susto en las primarias debería desembocar en un cambio de rumbo en la gestión y parte del gabinete.

En la Ciudad, el cierre está previsto para este martes, frente a los edificios icónicos del barrio popularmente conocido como Lugano 1 y 2, en el sur porteño. Hasta ahora, no hay confirmación de la presencia de Fernández.

En el Frente de Todos hay cierta inquietud por la performance del frente en las PASO del domingo próximo, en especial en territorio bonaerense, el distrito que más desvela a los socios de la coalición, en especial a la ex Presidenta.

En las últimas semanas, desde el oficialismo se ocuparon en filtrar que se festeja «ganar por un voto». Y que hace 16 años que el peronismo no triunfa en una elección de medio término en la provincia de Buenos Aires.

Para el Frente de Todos, sin embargo, es mucho más que una elección de medio término: del éxito o del fracaso depende el futuro de la coalición, mientras desde el kirchnerismo y el sector que lidera Sergio Massa se reclaman cambios de fondo a viva voz que el Presidente todavía resiste.

Parte de esa intensa discusión interna fue desnudada por el jefe de Estado en el acto de campaña de Tecnópolis de la semana pasada. “No voy a traicionar a Cristina, no voy traicionar a Máximo, no voy a traicionar a Massa, no voy a traicionar a ninguno de ustedes. No lo voy a hacer, y estoy seguro que todos los que nombré tampoco van a traicionar a los compañeros», resaltó sobre el escenario. Solo, sin la compañía de ninguno de sus socios.