El Gobierno se apura para pasar 116 DNU que quiere hacer pasar antes del 10 de diciembre

Pese al rechazo de Juntos por el Cambio, el oficialismo dictaminó en soledad y dejó listo para tratar en ambas Cámaras un total de 116 decretos, que incluyen restricciones dispuestas por la pandemia, además de reformas a la ley migratoria y de movilidad jubilatoria, entre otros temas. Fuerte contraste respecto a la propuesta de diálogo anunciada por el Presidente.

Mario Negri

Para la oposición, la convocatoria «a los tumbos» responde a la derrota del Frente de Todos en las elecciones del domingo, que dejaron sin mayoría propia al oficialismo en el Senado a partir del 10 de diciembre. Denunciaron «una operación de blanqueo» y «atropello institucional».

«Con los que vamos a tratar ahora, van a ser el 100% de los DNU que emitió el Poder Ejecutivo en el 2019, 2020 y en el presente año», señaló pasadas las 9.30, el presidente de la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo, Marcos Cleri, apenas se puso en marcha la reunión convocada por él mismo, a fin de dictaminar los más de 100 Decretos de Necesidad y Urgencia emitidos durante la pandemia, además de decretos delegados y los decretos de promulgación parcial de leyes.

«Nosotros no estamos de acuerdo», planteó el diputado del PRO Pablo Tonelli sobre la decisión, por parte del oficialismo, de tratar 116 decretos de manera conjunta. Asimismo, subrayó que el tratamiento de los decretos «está muy lejos de respetar las normas de la Constitución y de la ley». Es que los DNU deben ser tratados por la comisión dentro de 10 días del envío por parte del Ejecutivo. Y cobran fuerza de ley desde el momento en que son dictados y pierden vigencia solo si son rechazados por ambas cámaras.

«Estaríamos dictaminando con los plazos larguísimamente vencidos», señaló el diputado del PRO, al recordar que hay decretos que datan de diciembre de 2019, al tiempo que cuestionó que se tratarían «sin la oportunidad de dedicarle a los decretos el debate serio».

«El Gobierno va a lograr la validez de los decretos, pero de una manera irregular», dijo Tonelli al abandonar la reunión y sintetizó: «Todos los plazos están vencidos y esta metodología no se ajusta ni a la Constitución ni a la reglamentación. Rechazamos esta convocatoria y los decretos que pretenden tratar en Comisión».

La postura de la oposición quedó plasmada en un dictamen de rechazo.

Legislar por decreto

El diputado de Chubut, Gustavo Menna (UCR), planteó que el debate de fondo es «si vamos a sostener un sistema como el que manda la Constitución, de división de poderes» o si quedará en manos del Ejecutivo legislar.

En tanto, el chubutense consideró que tratar 116 decretos «habla a las claras que se ha legislado por decreto» durante los dos años de gobierno de Alberto Fernández al tiempo que recalcó que la propia constitución nacional «prohíbe que el Presidente legisle». En este sentido, opinó que el volumen de decretos por tratar confirma que «no hay ninguna excepcionalidad, que se ha hecho regla esto».

«No hay precedentes desde 1983 que haya habido avances tan grandes sobre las libertades individuales y públicas como en estos dos últimos años», aseguró Menna, para luego decir que esos avances son consecuencia de «muchos de los decretos» incluidos en el temario.

«Los DNU no son una alternativa, es un remedio excepcional», recalcó Menna, para luego considerar que la convocatoria a despachar los 116 decretos es «una operación de blanqueo», al señalar que luego de que el oficialismo perdiera la mayoría en el Senado -tras los resultados de los comicios del domingo- «lo que se pretende es apurar la ratificación de estos decretos; no les interesó tratarlos en la comisión en todo este tiempo», hasta los resultados del domingo.

Lo que -según Menna- llevó al oficialismo a buscar la ratificación de los decretos «precipitadamente», con «una mayoría que no van a tener después del 10 de diciembre». «No es la forma gobernar y legislar por vía de decreto», remató.

La respuesta

Antes de que la oposición vaciara la reunión, la camporista Anabel Fernández Sagasti subrayó: «Nos hemos juntado a lo largo de la pandemia para respaldar la institucionalidad que necesitaba la República Argentina en un momento tremendamente difíciles».

Dicho esto la mendocina advirtió: «No vamos a permitir que una vez más se señale al oficialismo, como que somos los que cotidianamente estamos afrentando a la institucionalidad».

En más de una oportunidad, la camporista le recordó a Juntos por el Cambio que, durante el gobierno de Mauricio Macri, en un solo decreto de 2018 «se cargaron a 19 leyes y 150 modificaciones a leyes». Y les pidió «memoria» para poder discutir los DNU que envía el Poder Ejecutivo.

Una vez finalizado el discurso de la mendocina, los tres legisladores de Juntos por el Cambio que asistieron a la reunión (Menna, Tonelli y Luis Petri) abandonaron el Salón Eva Perón, donde el oficialismo continuó, en soledad, con la reunión para despachar los decretos. El resto los integrantes de la comisión de JxC pegaron el faltazo.

Conferencia de Prensa

Antes de la reunión de la comisión, los jefes de bloque de Juntos por el Cambio, además de los integrantes de la comisión bicameral, dieron una conferencia de prensa para anticipar su postura de rechazo a los 116 decretos, denunciaron irregularidad del procedimiento, al que tildaron «inconstitucional» y hablaron de «atropello institucional».

Mario Negri, presidente del interbloque de Juntos por el Cambio en Diputados, planteó que el oficialismo apunta a «sacarle la última gota de jugo a la mayoría automática que tenían en el Senado desde hace 38 años» con la convocatoria de la comisión, a pocas horas de conocerse «lo que el oficialismo considera un triunfo».

«Esto es grosero», continuó el cordobés, para luego recordar que, dentro de los 116 decretos hay modificaciones de la ley de migraciones así como también, a la movilidad jubilatoria «que hizo que los jubilados paguen el ajuste» así como también ampliaciones presupuestarias y decretos vinculados con los Derechos Especiales de Giro del FMI.

«Esto es de una gran gravedad institucional que indica que el Gobierno ha perdido las elecciones, por eso procura sacar antes del 10 de diciembre cuando perderá la mayoría en el Senado», resumió Negri.

En tanto, el formoseño Luis Naidenoff, presidente del bloque de senadores de la UCR señaló: «Esta situación es escandalosa, porque se acumularon durante ocho meses estos 116 decretos por decisión del oficialismo de tener paralizada la Bicameral, a pesar de que el Congreso funcionó y hasta sancionó más de 70 leyes».

«Están apretando el acelerador porque perdieron las elecciones y ya no tendrán quórum en el Senado», remató el radical.

«La aprobación exprés de más de 100 decretos de necesidad y urgencia, sin debate parlamentario, es una pésima respuesta del Gobierno al mensaje de las urnas», planteó, a su turno, el presidente de la bancada del PRO, el diputado Cristian Ritondo.

Dicho esto, el bonaerense señaló: «Si creen que, pisoteando institucionalidad, llevándose por delante al Congreso, van a dar una señal de fortaleza política, se equivocan, porque con salidas autoritarias profundizarán la actual crisis económica y social repudiada por 2 de cada 3 argentinos hace menos de una semana».

Juan Manuel López, jefe del bloque de la bancada de la Coalición Cívica denunció: «Con la poca fuerza que le queda vienen a cubrirse en el Congreso de muchas cosas, desde cómo fue que por decreto suspendieron la movilidad previsional un año o derogaron una agencia de testigos protegido independiente creada por Cambiemos».

«La falsedad del diálogo institucional al que llaman desde el Gobierno está a la vista porque hoy meten, de prepo, 116 decretos de necesidad y urgencia», planteó Humberto Schiavoni, presidente del bloque de senadores del PRO.

Mientras que el chubutense Menna hizo un paralelismo con el menemismo: «Alberto Fernández batió el récord de Carlos Menem que sacaba 50 decretos por año. El actual Presidente firma a razón de 80 por año. En este combo de decretos hay de todo, por ejemplos a los vinculados a los abusos del Estado en la cuarentena por los cuales cerraron las escuelas. Lo que hace hoy el Frente de Todos es una operación de blanqueo porque saben que perdieron la mayoría».