El jefe de Los Monos, cuando el tribunal le preguntó a qué se dedicaba: “Contrato sicarios para tirar tiros a jueces”

El trámite, moroso y formal, buscaba la identificación de los imputados antes de comenzar la audiencia de debate por una serie de ataques a tiros contra objetivos judiciales de Rosario. Los detenidos, de modo virtual, entregaban sus nombres, la fecha y el lugar de nacimiento, la dirección en la que habían vivido antes de ser ingresados en la cárcel y sus oficios.

Todo se cumplía con rigurosidad hasta que le tocó el turno a Ariel “Guille” Cantero (33), líder de la banda “Los Monos” y sindicado como el instigador de los atentados.

“¿Oficio?”, le consultó la jueza Hebe Marcogliese. “Oficio varios”, soltó antes de hacer una pausa y sorprender con una frase impactante para completar la respuesta: “Contrato sicarios para tirarle tiros a los jueces judiciales”.

Cantero hablaba desde el penal de Marcos Paz, donde está detenido. En los monitores se lo veía sentado solo, en una sala espaciosa, luciendo una remera blanca y un buzo del mismo color con algunos vivos rojos y negros.

«Tiene un impacto en nuestra teoría del caso y en algún momento vamos a explotarlo, pero más allá de lo que haya dicho aquí lo que hablan son las pruebas, no una autoinculpación. ¿Si eso agravaría su situación? Entiendo que en este caso no quita ni agrega», dijo, respecto a la frase desafiante del narco, el fiscal Miguel Moreno.

Ya condenado a 64 años y ocho meses de prisión (sólo está firme una pena a dos años de cárcel), Cantero permanecerá durante el juicio en el penal bonaerense del Servicio Penitenciario Federal a partir de una decisión consensuada entre el ministerio de Seguridad de Santa Fe y la Justicia, con la qu se buscó evitar a través de las audiencias con zoom peligrosos traslados desde los lugares de detención.

Un informe confidencial, que el miércoles fue anticipado por Clarín, sugería que un trámite virtual, con los imputados permaneciendo en sus lugares de encarcelamiento, podría incluso derivar en ataques que puedan “causar lesión severa (a las personas), daño significativo a la propiedad y contener serios riesgos potenciales que son probables de ocurrir”.

Esa determinación no evitó, sin embargo, que se concretara un ataque a balazos contra el Centro de Justicia Penal el miércoles a la noche, un episodio semejante a los que comenzaron a juzgarse.

Este viernes el edificio estaba rodeado por agentes, patrulleros y motocicletas. Miembros de la Tropa de Operaciones Especiales se apostaron en el techo para custodiar la situación de las alturas.

El juicio se prevé que podría demandar cuatro semanas, aunque el ministerio de Seguridad solicitó a la Corte Suprema que se extiendan las jornadas de debate para acortar los tiempos.

Los imputados son siete: Daniel Alejandro “Teletubi” Delgado, Damián Oscar Chavez, Lucía Uberti, Leonel Alejandro Fernández, Matías Nicolás César, Leandro «Chulo» Olivera y el líder, «Guille» Cantero. Los pedidos de penas van desde 9 años y medio hasta 24 años de cárcel.

El tribunal está conformado por los jueces Hebe Marcogliese, Rafael Coria y Pablo Pinto. Los fiscales son Matías Edery y Migue Moreno. Y por su parte la defensa de los imputados es ejercida por los abogados Valli y Tasada.

 “Hay que tener autocrítica. Somos responsables de lo que pasó. Se diagramó una prevención y no fue suficiente”, reconoció, en referencia al último ataque a tiros sobre una sede judicial, antes de que comenzara el debate el ministro del área santafesino, Jorge Lagna.

No será el único trámite que Cantero deberá atender durante la jornada. Por la tarde se lo imputará por ser quien planificó y ordenó un sangriento ataque contra el casino de la ciudad, un episodio ocurrido en enero de 2020 donde fue asesinado un apostador.

Aquel episodio es un eslabón de una saga de ataques que, de acuerdo a los investigadores, “Guille” digitó como método extorsivo contra diferentes blancos, en ese caso el casino, para recaudar dinero.