El Presidente y el Ministro de Seguridad destrataron a la Gobernadora de Río Negro

En medio del creciente clima de conflicto en la región la Gobernadora de Río Negro recibió respuestas contundentes del Gobierno nacional desinteresándose del tema. El presidente Alberto Fernández y el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, le respondieron a Arabela Carreras, quien había exigido al Gobierno nacional el apoyo de fuerzas federales para enfrentar la violencia de grupos mapuches en su provincia.

Anibal y Alberto vuelven a las andadas y se pusieron de acuerdo para desestimar el pedido de ayuda de la Gobernadora de Río Negro

El mandatario le envió una carta a Carreras en la que afirmó que «no es función del Gobierno nacional reforzar el control en las rutas nacionales o brindar mayor seguridad a la región».

En el texto aseguró también que “es la propia Ley 24.059 de Seguridad Interior la que define que las fuerzas federales y provinciales actuarán en conjunto, cuando se encuentren empeñadas en el restablecimiento de la seguridad interior”.

Pese a esto, el Presidente señaló que como su Gobierno «sostiene como esencia del desarrollo político una excelente relación con los gobiernos provinciales», había decidido, a través del Ministerio de Seguridad, «asistir en esta ocasión a la provincia» con efectivos de Gendarmería «que patrullarán la zona en cuestión».

Asimismo, el Presidente le recomendó a la gobernadora que «sería aconsejable que, en uso del poder de policía que le otorga la Constitución de Río Negro, se pueda formar un cuerpo específico que se ocupe de los refuerzos del control y mayor seguridad en el futuro”.

«Está equivocada, señora»

Por su parte, Aníbal Fernández, el ministro de Seguridad, en declaraciones a Radio Del Plata, había salido más temprano este jueves a responder el reclamo de la gobernadora: «No señora, está equivocada, no es nuestra obligación [enviar fuerzas federales]», dijo.

«Es cuestión de leer la ley de Seguridad Interior y se dará cuenta [de] que la participación de las fuerzas federales en la provincia solo está habilitada por la ley cuando hay complicaciones respecto a restituir la institucionalidad», se explayó el ministro.

En este sentido, sostuvo que la ley no se debe aplicar «en el caso que dice la gobernadora, de más controles o seguridad en las calles».

Aníbal Fernández consideró que la mandataria provincial cuenta con una Policía en la que podría crear «un cuerpo específicamente dedicado a actuar en el caso de mapuches». E insistió: «No puede exigir nada, porque no tiene ninguna atribución».

«La ley de seguridad interior es muy gráfica y muy clara. La responsabilidad es de quien tiene la jurisdicción. No hay vocación de no ayudar ni mucho menos, pero tampoco es cierto que tengamos la obligación».

Pedido para frenar la violencia

El miércoles, tras un nuevo ataque atribuido a los grupos radicales mapuches —en este caso contra un tradicional club en la localidad rionegrina de El Bolsón— , la gobernadora Carreras le exigió al Gobierno nacional que enviara fuerzas federales a la provincia.

«Acá estamos exigiendo que cada jurisdicción actúe en el ámbito de su competencia. Es lo que corresponde. No estoy pidiendo un favor; estoy exigiendo que las competencias se ejerzan como corresponde, nada más», dijo Carreras en declaraciones a CNN radio.

El feroz incendio ocurrido en el club Andino Piltriquitrón fue el tercer ataque sufrido en la provincia durante el último mes por parte de grupos mapuches.

A principios de mes, el fuego destruyó parte del nuevo centro de informes turísticos de El Bolsón y el intendente denunció que se trató de un hecho intencional. Al día siguiente, un incendio se registró en instalaciones de Vialidad Rionegrina, en Bariloche, donde además agredieron y maniataron a una familia.