En 6 semanas, el Gobierno debe enfrentar $1,2 billones de vencimientos en el mercado local vinculados a la inflación

La deuda atada a la inflación se encarece en un contexto de índices de precios mensuales más altos, lo que obligó al Gobierno en los últimos días a quitar del menú a los inversores locales bonos a corto plazo indexados. En ese contexto, el Ministerio de Economía afrontará en el próximo mes y medio cerca de 1,5 billones de pesos de vencimientos de deuda en pesos en el mercado local. Más del 80% de los títulos en pesos están indexados. El Ministerio de Economía consiguió despejar obligaciones financieras hasta fin de mes, pero deberá cubrir más de $850.000 millones en mayo con bonos CER y vinculados al dólar

Los vencimientos vinculados a la inflación complican de manera creciente

La dinámica del endeudamiento en pesos, que se sostiene en buena parte en las colocaciones de títulos atados a la evolución de los precios (índice CER), es un elemento de preocupación para el análisis de la deuda argentina que hizo el Fondo Monetario. El organismo, en el informe que publicó luego de aprobar oficialmente el nuevo programa con la Argentina, advirtió sobre el crecimiento en la relevancia de este tipo de instrumentos en el menú de financiamiento.

El Ministerio de Economía afrontará en el próximo mes y medio cerca de 1,5 billones de pesos de vencimientos de deuda en pesos en el mercado local

Con datos a febrero, la deuda atada a la inflación representaba nada menos que el 82% de los bonos en moneda local emitidos por la Secretaría de Finanzas. Esto es: 7 billones de los 8,5 billones colocados en el mercado local en moneda doméstica están indexados. Los restantes 1,5 billones son letras y bonos a tasa fija.

En ese contexto de mayor peso de ese tipo de endeudamiento -que se encarece por la aceleración de los precios- el Gobierno deberá afrontar en el próximo mes y medio, el vencimiento de poco más de 1,2 billones de pesos ante los inversores en el mercado local. Tras la última licitación de bonos y letras de la semana pasada, le restan a Finanzas cubrir unos $368.000 millones. Según la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), para mayo el calendario completo de exigencias financieras asciende a más de $850.000 millones.

En las próximas dos semanas quedarán $368.000 millones a financiar por parte del Ministerio de Economía. Este lunes se vencerían también 207.000 millones de pesos atados a la inflación, pero en la operación de deuda del martes pasado -en la que Finanzas llevó adelante una conversión de títulos para descomprimir el horizonte de vencimientos- cubrió ese monto y despejó parte de los pagos previstos para fin de mes.

En números: el 29 de abril vencían $135.000 millones en un bono dollar linked. A través de un canje de títulos, el Gobierno reemplazó cerca del 40% de ese vencimiento por una canasta de instrumentos compuesta en un 20% por otro bono vinculado al dólar pero con vencimiento el 29 de abril del año próximo y en un 80% por otro con fecha de finalización el 30 de abril de 2024. La última licitación del mes tendrá lugar el 27 de abril.

“Finanzas está tratando de disminuir sus colocaciones atadas a la inflación, dado que la reciente aceleración del CER encarece este tipo de endeudamiento. Sí se ofrecieron instrumentos indexados al CER de largo plazo, los cuales concentraron nuevamente una gran porción de la demanda (63% del valor efectivo adjudicado)”, explicó la consultora Equilibra sobre la última licitación de deuda.

Con datos a febrero, la deuda atada a la inflación representaba nada menos que el 82% de los bonos en moneda local emitidos por la Secretaría de Finanzas. Esto es: 7 billones de los 8,5 billones colocados en el mercado local en moneda doméstica están indexados

“El Tesoro elevó el rendimiento que ofrece por sus Letras a Descuento entre 150 y 300 puntos básicos respecto a la última licitación, pasando de una tasa anual efectiva de 55,1% a 57,3% para el promedio de las LEDEs a julio, agosto y septiembre (Ver Gráfico 1). Esta tasa, aunque elevada, sigue siendo menor a la inflación esperada. A pesar de que las letras indexadas al CER de corto plazo están ofreciendo una TIR negativa en el mercado secundario, siguen resultando atractivas para los inversores como mecanismo de cobertura ante una mayor aceleración de la inflación”, consideró la consultora fundada por el ex director de Anses y ex diputado nacional Diego Bossio.

Para mayo el panorama será más exigente. Habrá vencimientos por unos $855.000 millones, según estimó la OPC. De ese total, los más importantes estarán concentrados en $400.000 millones para un bono atado al tipo de cambio, y otros $267.000 millones para una letra indexada, el 21 y 23 de mayo, respectivamente. El último día del mes Economía debería pagar, si no mediara una refinanciación, casi $160.000 millones de una letra a descuento.

Los análisis privados coinciden en las necesidades mayores de roll over que tendrá Finanzas en los próximos meses, y anticipan alguna suba de tasas en las colocaciones para poder cubrirlas. “El segundo trimestre se presentaba como el más desafiante del año y comenzó con un ratio de roll over menor al de los primeros tres meses. Hacia adelante, quedan alrededor de AR$ 380.000 millones por vencer en abril y $900.000 millones promedio por mes entre mayo y julio. En el total del año restan más de $4,3 billones por rollear. Creemos que el Tesoro volverá a mostrar mejores resultados en las próximas licitaciones, pero para eso deberá apelar a una nueva suba de tasas, más aún si el Central vuelve a elevar el rendimiento de las LELIQs”.

La OPC, por su parte, consideró que “entre abril y diciembre de 2022 se estiman vencimientos por el equivalente a USD 76.933 millones. La mayoría de los vencimientos corresponden a títulos públicos en moneda nacional, por el equivalente a USD 39.784 millones. También se destacan los pagos de capital e intereses al FMI por aproximadamente USD 14.875 millones”, mencionó en un informe reciente sobre colocación de deuda local.

La relevancia de la deuda indexada formó parte de las conversaciones con el Fondo Monetario. Tal como pubicó Infobae, el Ministerio de Economía aseguró en la letra chica con el organismo que buscará reducir el peso de la deuda indexada a los precios y que intentará diversificar el menú de bonos que ofrece a los inversores del mercado local. Casi el 60% de los vencimientos en pesos de los próximos meses están explicados por este tipo de instrumentos de financiamiento.

Para mayo el panorama será más exigente. Habrá vencimientos por unos $855.000 millones, según estimó la OPC. De ese total, los más importantes estarán concentrados en $400.000 millones para un bono atado al tipo de cambio, y otros $267.000 millones para una letra indexada

“conforme al sendero proyectado de desinflación, tenemos previsto reducir gradualmente el uso de instrumentos vinculados a la inflación, ampliar la cartera de instrumentos de deuda de referencia y extender el perfil de vencimientos”, consideró el memorando de entendimiento con el FMI.

Desde el Gobierno aseguran que el compromiso rubricado ante el FMI no tiene metas en detalle, sino que está explicitado más bien como una declaración de principios. “Es un objetivo de mediano plazo que hay que ir transitando. No hay un límite temporal o cuantitativo como en otras variables, pero sí el compromiso de ir en esa dirección”, aseguraron.