En CABA dos de cada tres personas internadas no están vacunadas

Fernán Quiros, Ministro de Salud porteño, confirmó que solo el 5% de los mayores de 18 años optó por no inocularse contra el COVID-19 y que en comparación con otras ciudades del mundo el número “es realmente bajo”.

El Ministro de Salud de la CIudad de Buenos Aires Fernan Quiros

Con la aparición de la variante Ómicron, los contagios en la Argentina se volvieron imparables y día tras días se van marcando nuevos récords. El último parte oficial difundido ayer confirmó que se registraron 110.553 casos y los pronósticos indican que las cifras seguirán en aumento.

A un año y diez meses del inicio de la pandemia y con más de 33 millones de vacunados con el esquema completo, Argentina superó ayer por segundo día consecutivo los 100 mil casos diarios de COVID-19y duplicó así la cifra de contagios en una semana.

En ese contexto, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, dijo en CNN Radio que si bien los “casos aumentan críticamente a pesar de tener a la población con un grado de vacunación alto esto hace que se traduzca en números de menor gravedad y con menos internación en hospitales”.

Puso como ejemplo que en la Ciudad de Buenos Aires, el 83% de los porteños tiene el esquema completo y que el 23% ya recibió la tercera dosis de refuerzo. Sin embargo, remarcó que el 5% que aún no se vacunó es el que tiene más probabilidades de cursar una enfermedad grave y terminar internado.

“En CABA el 65% de las camas de terapia intensiva están ocupadas por personas no vacunadas”, indicó Quirós al ser entrevistado por el periodista Nacho Girón.

Consultado acerca de cómo hacer para convencer a este grupo de personas que se resiste a ser vacunado, el funcionario minimizó la situación y recordó que en otros países los anti vacunas representan hasta el 30% de la población.

“Siempre hay personas que por razones dogmáticas, ideológicas o razones íntimas no quieren vacunarse. Tenemos que tratar que ese grupo sea pequeño”, sentenció Quirós.

Como sucedió en Sudáfrica (y está sucediendo en Londres o en algún estado de Estados Unidos, como Minessota) -mencionó el Ministro de Salud porteño-, se va a alcanzar un pico de casos de COVID-19 y después van a disminuir. Mientras tanto, dijo que en su distrito siguen trabajando para sumar más centros de testeos y brindó un consejo fundamental para aquellos que son contacto estrecho de un positivo y necesitan hisoparse para sacarse la duda.

“Lo que recomendamos en la ciudad es que el contacto estrecho se testee al quinto día. Si lo hace antes no tiene ninguna utilidad sanitaria ni individual. El testeo va a dar negativo y es no significa que no te hayas contagiado. No le sirve a la persona, al sistema de salud ni a la sociedad”, enfantizó.

Mientras que distintos puntos de la provincia de Buenos Aires -sobre todo en la Costa Atlántica- y Córdoba se registran filas interminables con hasta 5 horas de demora para acceder a un test, Quirós dijo que en su distrito “cada vez hay menos dificultad” y llamó a “todos los que tengan síntomas que se acerquen a testearse”.

Consultado acerca de los auto test que ya se utilizan en muchas partes del mundo, el funcionario apoyó la iniciativa pero ponderó realizar los hisopados en los hospitales públicos donde son gratuitos ya que se corre el riesgo de que esos positivos no sean reportados de manera oficial.

En ese sentido, dijo que el planteo hecho por su par bonaerense, Nicolás Kreplak “es válido”. El funcionario provincial había dicho que “son peligrosos porque se hacen sin capacitación” y que recién ahora se autorizaron porque se están dando casos leves de coranvirus.

“Lo que dice es ‘ojo que la gente se auto testee y perdamos el registro epidemiológico de lo que está pasando en Argentina’. Necesitamos que esos auto-testeos se registren en sistema nacional de vigilancia”, solicitó con énfasis.

Por último, se refirió a la polémica del tenista Novak Djokovic, quien no pudo ingresar a Australia a jugar el Open de Australia por no estar vacunado. “Le diría que es un mal ejemplo ser una persona tan referente a nivel internacional y estar en contra de un instrumento que salvó a tantas personas en el mundo. Le recomendaría que eso no se haga una bandera”.