En el país de los ciegos, el tuerto es rey.

Por Emiliano Damonte Taborda

A horas del cierre de una campaña en la que queda cada vez más claro que si no hay mucho para decir, es mejor no decir nada, los mensajes de los candidatos se han perdido en un mar de incoherencias internas, de datos falsos cruzados y de propia inconsistencia. La frase de Erasmo de Roterdam, suena más adecuada que nunca. En el país de los ciegos, el tuerto es rey.

Manes, Milei, Randazzo, Santilli y Tolosa Paz

Anoche Tolosa Paz en el programa de Diego Sheinkman, cómo gato entre la leña, atacaba y se defendía tratando de comunicar una idea de la que pronto perdió el hilo. Es muy difícil para cualquier representante del oficialismo hoy en día apoyar un argumento sobre la producción y el empleo. El recurso de pegarle y sacar a bailar a Macri va perdiendo efecto por trillado y por que de alguna manera ha salido al ruedo a atajar los golpes, que terminan siendo personales. Difícil de describir el papelón que hizo la candidata a Diputada por el Frente de Todos, cuando intentó esquivar, casi tapándose los oídos, la pregunta sobre como pensaba darle seguridad a las Pymes, mientras Moyano le hacía un piquete a una empresa por día en el país. Salió del paso diciendo que a ella no le constaba que ese fuera un problema para los empresarios argentinos, evitando tocar de este modo al intocable líder de los Camioneros. El principal enemigo de los candidatos del Frente de Todos ha sido el mismo Gobierno, sin dudas. Argumentos débiles y mucho slogan castigan particularmente a los oficialismos, por el simple hecho de que de ellos se espera algo más que promesas, al fin de cuentas son quienes están gobernando.

Del otro lado, Juntos por el Cambio, se ha visto enormemente beneficiado por el errático movimiento de la campaña del Frente de Todos, y prácticamente se ha conformado con dejar que ellos se equivoquen. Más allá de la Santilleta descompuesta y algún exabrupto de Vidal han hecho una campaña prolijita. La aparición de Macri, que inicialmente pudo haber parecido una medida arriesgada, termina siendo un acierto por aquello de catalizar los ataques. Era evidente que el oficialismo iba a buscar sacar a bailar al ex presidente, por eso no había que salir a bailar por él. Lo ideal era que él mismo saliera a bailar y a recibir los golpes, contestándolos de manera personal, en síntesis, personalizándolos, en fin de cuentas no es candidato a nada. Una mención aparte para la táctica de Manes de hablar como Alfonsín en los spots, incluso reproduciendo el eco que generaban los parlantes en la 9 de Julio en el acto de cierre de campaña de 1983. Para los jóvenes no significa nada, para los más viejos llama a la voz de los extraterrestre de la clásica serie “V, invasión extraterrestre”.

El trabajo duro, el trabajo áspero de la campaña de Juntos por el Cambio, definitivamente lo hizo Alberto Fernández y su desgobierno absoluto, sus declaraciones para la hinchada propia y su falta total de sentido común, permitieron una y otra vez que se pudiera recitar como un mantra eternamente presente, Cuarentena eterna, muertes por Covid, la peor gestión de la Pandemia, Vacunatorio VIP, crisis económica, cierre de empresas, cepo a la exportación, cepo al dólar, brecha cambiaria, incapacidad moral, corrupción, inseguridad. Alberto hizo posible que no solo algunos, sino todos estos temas, estuvieran constantemente presentes en la agenda diaria. Y esta sin dudas fue la mejor herramienta de la oposición.

Milei, que decir, con sus problemas de Copyright con La Renga. Tan libertario con la “propiedad privada” y tan poco atento a la “propiedad intelectual”(Derechos de Autor). Vestido con camperita de cuero y gritando da escalofríos. Sin dudas es la expresión del enorme enojo de una parte importante de la sociedad. Las ideas de Adam Smith que revolucionaron la Economía Política hace 250 años no parecen adecuadas a esta altura para leer y describir la realidad de un mundo que se ha complejizado de manera dramática. Pero esto, el enojo no lo sabe, entonces busca manifestarse de alguna manera. Sin dudas hará una buena elección.

Randazzo es un tipo ocurrente, sus spots de campaña son divertidos. Otro que probablemente haga una campaña discreta, con el solo objetivo de posicionarse como actor, con vista a las presidenciales de 2023.

La izquierda cada vez más ausente, burócrata, conservando su pequeño nicho, postulando anacronismos, incomprensible para los jóvenes, trillada para los viejos. Difícil entender su juego, sin dudas no es un juego a favor del trabajador, incapaz siquiera de captar el enojo de la gente, como hizo su némesis, Javier Milei . Cómo viejo cincuentón que soy, hijo de un mundo que ya no existe, la considero responsable en gran medida del vacío de ideas reinante. Aunque ya no hay a quien hacerle este reclamo.

Así llegamos al cierre de esta campaña. Faltan algunas horas, todavía habrá sin dudas golpes de efecto, noticias insólitas y declaraciones fuera de lugar. Podemos esperarnos todo, salvo ideas. No me cabe la menor duda, de que a nadie se le va a caer una idea. Después de las PASO se empieza a jugar por los puntos, seguramente será otra campaña, se tomará nota de los errores cometidos y de los aciertos realizados.

Mientras, el país cruje por la grieta y corre el riesgo de rajarse aún más profundamente.