En el primer muestreo después de las PASO, la situación parece sugerir que la diferencia se pronunciaría en favor de Juntos por el Cambio.

Tras las PASO del 12 de septiembre, camino a las generales, la consultora Taquion midió intención de voto en la Ciudad y, a pesar del amplio número de indecisos, se puede concluir de manera previa que se estaría agrandando la ventaja para Juntos por el Cambio.

Urna Electoral

El sondeo incluyó un relevamiento nacional de casi 4.000 casos, con recorte de datos porteños. Taquion es una firma ya insertada en el mundo de la política y su director, Sergio Doval, generó un vínculo con Alberto Fernández en 2017, cuando el actual presidente trabajaba como jefe de campaña de Florencio Randazzo. Otros tiempos.

Para tener como parámetro, de acuerdo con el conteo provisorio del 98,65% de las mesas y con una participación del 70,61%, la suma de las listas de JxC llegó en las primarias a 48,19% de votos válidos (se incluyen los blancos en el cálculo), gracias al 32,94% de la boleta de María Eugenia Vidal, el 11,24% de Ricardo López Murphy y el 4,01% de Adolfo Rubinstein.

La única papeleta del Frente de Todos, con Leandro Santoro adelante, quedó en 24.66%, a 23,53 puntos del total de Juntos por el Cambio. Según Taquion, esa distancia hoy ya estaría en 26,6: 44,6% de Vidal – Tetaz vs. 18% de Santoro – Marziotta.

La tabla de la encuesta se completa con 9,2% de Javier Milei (La Libertad Avanza), 4,6% de Myriam Bregman (Frente de Izquierda) y 0,6% de Luis Zamora (Autodeterminación y Libertad).

Si bien en las primarias los tres terminaron con mejores números (Milei en 13,66%, el FIT -Bregman más Gabriel Solano- en 6,23% y Zamora en 2,65%), los números de Taquion no implican necesariamente una baja pronunciada, ya que contienen un alto número de indecisos: 23%.

Si esos «aún no tengo definido el voto» se proyectan proporcionalmente entre las cinco listas que pasaron el corte para el comicio general, todos crecen: Juntos por el Cambio a 57,92%, el Frente de Todos a 23,38%, Milei a 11,95%, Bregman a 5,97% y Zamora a 0,78%.

En los comicios generales sólo se cuentan los votos positivos y en este caso la brecha en la grieta aumentaría a casi 35 puntos. Por ahora, sólo una especulación que pondría a JxC más cerca de su objetivo: de 13 bancas en juego, debe renovar 10; las otras tres son del FdT.

Voto cautivo vs. voto útil

Una parte interesante del estudio de Taquion indaga sobre la fidelidad del voto. Cuánto del apoyo que obtuvieron los cinco candidatos que pasaron el corte de las PASO podrán mantener en la elección general.

De los tres recortes que hace la encuesta, CABA sería el de menos volatilidad: sólo un 5,5% respondió que tiene previsto «cambiar su voto a otro espacio político», contra 81,8% que piensa «mantenerlo» y 12,7% que «no sabe». Tanto a nivel nacional como provincial, el primero parámetro, el del cambio, se acerca a los dos dígitos.

Y en una segunda lectura, cuando se discriminan los resultados por lista, Vidal logra la mayor fidelidad: 95,9%, con apenas un 1% que cambiaría y el resto no sabe. Los electores de López Murphy se quedarían en JxC en un 86,5% (6,4% cambiaría y 7,1% no sabe) y los de Rubinstein, en un 76% (24% no sabe).

Esa fidelidad también es alta entre los votantes de Santoro: 94,5% mantendría su decisión, 3,5% cambiaría y 2% no sabe. ¿El resto?

– Milei: 81,4% mantendría y 18,6% no sabe.

– Bregman: 86% mantendría y 14% no sabe.

– Zamora: 50,6% mantendría, 20,4% dudan y (el número más llamativo) 29% cambiaría. ¿Lo harán para irse con Bregman e intentar que la candidata más competitiva de la izquierda consiga una banca? ¿O se meterán en la lógica del voto útil por en la grieta?

Fuente: Clarín