En Misiones inauguraron el asentamiento Alberto Fernández, construido sobre tierras usurpadas un año atrás

Se trata de tierras que usurparon en el sur de Posadas hace un año y las bautizaron con el nombre del Presidente. El Gobierno les dio fondos para que las compren.

(Clarín) Un asentamiento en la zona sur de Posadas que surgió el año pasado con personas excluidas del mercado laboral fue bautizado con el nombre de Alberto Fernández. Lo que nació como una usurpación, producto de la desesperación y la necesidad, comenzó a regularizarse este año a partir de un acuerdo que firmaron con los propietarios de las tierras para adquirirlas en un plazo de dos años.

Son alrededor de 130 las familias que se asentaron sobre unas seis manzanas, en la zona periférica de la capital provincial. Allí levantaron precarias casas con maderas y se colgaron de los servicios de luz y agua.

A través de los movimientos sociales Barrios de Pie, Evita y Corriente Clasista y Combativa iniciaron gestiones ante el Gobierno para adquirir los lotes y así dejar de ser usurpadores. El acuerdo con los propietarios llegó cuando el diputado provincial Martín Sereno abrochó con el secretario de Economía Social, Emilio Pérsico, 120 cupos del programa Potenciar Trabajo. De los 13.000 pesos que reciben los beneficiarios por realizar tareas en los barrios, les descuentan por débito automático 3.500 pesos que se destinan al pago de los lotes.

El Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional de Misiones realizó la semana pasada la entrega de los primeros 58 boletos de compraventa. Y en los próximos días se completará el trámite para los demás vecinos.

Desde el Movimiento Evita señalaron que la posibilidad de convertirse en dueños de las tierras surgió a mediados de abril pasado cuando las familias firmaron un acta acuerdo entre los gobiernos provincial y municipal, las organizaciones sociales, los propietarios de los lotes e integrantes de la Fundación Agencia para el Desarrollo Social, Económico y Productivo Local.

En el documento, firmado el 16 de abril, los ocupantes de los lotes se comprometieron a comprarlos en cuotas accesibles, con asistencia económica del Programa Potenciar Trabajo, mientras que la provincia y el Municipio de Posadas asumieron la responsabilidad de dotar de servicios básicos y urbanizar el asentamiento.

El diputado provincial Martín Sereno, del Movimiento Evita y precandidato a diputado nacional por el Frente de Todos, consideró el acuerdo como “un logro histórico, con la colaboración del Gobierno provincial que se comprometió a hacer la mensura, las escrituras y construir un SUM, y el Municipio hará la urbanización, y la red de agua y cloacas para que el barrio tenga un buen hábitat”.

El dirigente Ricardo Mattoso explicó que “el nombre surgió de los mismos vecinos. En un primer momento se barajó la posibilidad de nombrarlo como ‘La olla’ y también ‘Los patitos’ porque estamos cerca de ese barrio; pero a propuesta de una dirigente del barrio, en una asamblea se decidió ponerle el nombre del Presidente”.

Mattoso sostuvo que “es el primer barrio que lleva el nombre de Alberto Fernández y nos gustaría que venga a recorrerlo”.

Delia Rivera, referente de la CCC en el barrio, manifestó su orgullo por el trabajo que hicieron desde el principio en el asentamiento y agradeció a las organizaciones sociales que apoyaron a la gente para evitar ser desalojados. “Con la entrega de los boletos nos acercamos al comienzo de ser dueños de la tierra”, se entusiasma Delia.

Uno de los vecinos, Juan Martín Dos Santos, dijo que “estoy feliz” por el acuerdo. “Se pudo solucionar el conflicto para todos los que nos asentamos en estas tierras porque no teníamos donde vivir”, afirmó.

El Presidente, que el año pasado los expulsó del mercado laboral con su decisión de cerrar la economía por el avance de la pandemia de coronavirus y empujó a usurpar una propiedad, paradójicamente hoy es homenajeado por los que más padecieron sus drásticas medidas de gobierno.