En su primera conferencia de prensa, los talibanes prometieron respetar los derechos de las mujeres

En su primera conferencia de prensa desde que tomó el poder en Afganistán, el movimiento talibán afirmó que habían logrado «emancipado» al país, prometieron respetar los derechos de las mujeres y aseguraron que no buscarían venganza.

El encargado de hablar con los medios fue el vocero de los talibanes, ZabihullahMujahid, un hombre que desde hace años es el encargado de hacer declaraciones en nombre de los militantes.

Su afirmación de que los talibanes protegerán los derechos de las mujeres llega como un contraste con el anterior paso por el poder del grupo islámico, en donde se restringieran gravemente la vida y los derechos de las mujeres.

Mujahid también dijo que los talibanes quieren que los medios de comunicación privados «sigan siendo independientes», pero subrayó que los periodistas «no deben trabajar en contra de los valores nacionales».

Mujahid también subrayó que Afganistán no se permitiría albergar a nadie que tuviera como objetivo atacar otros países. Esa fue una demanda clave en un acuerdo que los militantes alcanzaron con el gobierno de Donald Trump en 2020, y que llevó a la retirada definitiva de Estados Unidos bajo el actual presidente JoeBiden.

Dijo también que los insurgentes no buscaban venganza, e insistió en que todos habían sido perdonados por los talibanes, incluso si trabajaban con el anterior gobierno o con gobiernos o fuerzas extranjeras.

«Les aseguramos que nadie irá a sus puertas para preguntarles por qué les ayudaron», completó.

Muchos afganos han expresado su temor a que los talibanes devuelvan al país el régimen brutal que utilizaron la última vez que estuvieron al mando, y los funcionarios extranjeros han dicho que esperarán a ver si los insurgentes cumplen sus promesas.

Más temprano este martes, EnamullahSamangani, un miembro de la comisión cultural de los talibanes, también prometió la amnistía y alentó a las mujeres a unirse al gobierno.

«Las mujeres han sido las principales víctimas de los más de 40 años de crisis de Afganistán», afirmó Samangani. 

«El Emirato Islámico de Afganistán está dispuesto a brindarle a las mujeres un entorno de trabajo y estudio, así como la presencia de las mujeres en las diferentes estructuras (de gobierno) de acuerdo con la ley islámica y según nuestros valores culturales», dijo.

Esto supondría un marcado cambio con respecto a la última vez que los talibanes estuvieron en el poder, cuando las mujeres estaban en gran medida confinadas en sus hogares. Samangani no especificó exactamente a lo que se refería con la ley islámica, dando a entender que la población ya conocía las reglas.

En otra señal de los esfuerzos de los talibanes por dar una nueva imagen, una presentadora de televisión de la emisora privada Tolo entrevistó el martes a un funcionario talibán en un estudio, una interacción que antes habría sido impensable.

Mientras tanto, mujeres con hijabs se manifestaron brevemente en Kabul, con pancartas que exigían a los talibanes que no «eliminaran a las mujeres» de la vida pública.