En una rueda de alta volatilidad los títulos argentinos se comportaron de manera irregular.

Los títulos en dólares de ley extranjera moderan la caída y ceden hasta 0,6%. Las acciones de las compañías argentinas, en cambio, revierten la tendencia. La alta volatilidad es evidencia de la incertidumbre y la especulación que prevalecen entre los inversores. A río revuelto, ganancia de pescadores.

New York Stock & Exchange

La fractura política que quedó expuesta con la presentación de renuncias por parte de funcionarios cercanos a Cristina Kirchner sacudió a un mercado que parecía decidido a mantenerse en modo wait and see. Los bonos y las acciones reaccionaron de forma dispar, reflejando el nivel de incertidumbre y desechando cualquier anticipo de tendencia hacia adelante. Los movimientos en suba y baja son el relejo de la inseguridad de los inversores que se mueven cortos, entrando y tomando ganancia de manera veloz. Se trata de una versión bursátil del dicho «a rio revuelto ganancia de pescadores».

Los analistas sí coincidían ayer en marcar que la volatilidad será protagonista. Y ahora, transcurridas ya algunas horas desde que se conoció la noticia, puede verse reflejada esa incertidumbre en el comportamiento errante de los activos financieros locales.

Tras escalar ayer hasta 1,59%, los bonos soberanos en dólares amanecieron este jueves teñidos de rojo. Los títulos llegaron a caer entre 1% y 1,2% a lo largo de toda la curva, pero ahora moderaron ese retroceso y pierden entre 0,4% y 0,6%.

Tras el fugaz rally del lunes y de haber operado con cierta cautela entre el martes y buena parte del miércoles, los bonos en dólares habían revertido la tendencia bajista en la tarde de ayer a medida que se iba conociendo el fraccionamiento al interior del Gobierno.

Eso le permitió al riesgo país quebrar la barrera de 1500 puntos. Pero el índice duró poco debajo de esos valores, ya que volvió a apuntar al alza y ahora se ubica en 1509 unidades.

Entre las acciones de las compañías argentinas también se está viendo esa indecisión. En Wall Street, los ADR pasaron de caer hasta 5% a mostrar ahora mayoría de mejoras. Las mismas llegan hasta 3,4% y son lideradas por Central Puerto.

En la plaza financiera local, en tanto, las pérdidas iniciales también mutaron en ganancias. Alcanzan hasta 5,3% y están encabezadas por los papeles de Transportadora de Gas del Norte, lo que provocaba que el índice S&P Merval transforme el retroceso inicial de 2,5% en una suba de 1,7%.