Felipe Solá se ofendió y abandonó la cumbre de la Celac

Felipe Solá, en viaje hacia México con el objetivo de impulsar la candidatura a la presidencia de la CELAC de la Argentina para el 2022, recibió la llamada de Santiago Cafiero, su reemplazante, quién le anunció su desplazamiento del cargo. Solá, sin considerar otra cosa que sus cuestiones personales, se enojó y dejó sin representación a nuestro país ante el organismo que ambiciona presidir. El enésimo papelón de una semana picante.

Felipe Solá y Alberto Fernández

En un rotundo cambio de prioridades el desplazado canciller argentino, Felipe Solá, quién hace horas esperaba apuntalar a la Argentina como presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) durante el 2022 en la Cumbre de Presidentes que actualmente se está llevando a cabo en México, desistió del cónclave al enterarse en pleno viaje de su destitución como ministro de Relaciones Exteriores y Culto.

Esto se dio en el marco de una semana de fuerte crisis política en el Gobierno, la cual comenzó con la contundente derrota que el oficialismo sufrió en las PASO a manos de Juntos por el Cambio en gran parte del país y se sucedió con la puesta a disposición de su renuncia de al menos 10 mandatarios afines a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner como parte de una estrategia política para forzar un recambio ministerial que concluyó con el anuncio de seis nuevos funcionarios del Gabinete en las últimas horas de este viernes.

Así, luego de la definición de los cambios -por los que Solá también se vio afectado- el Canciller recibió un llamado del también desplazado jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; quién ahora tomará las riendas de la Cancillería Nacional, en el que fue informado por su reemplazante que sus servicios al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores ya no eran necesarios.

Ante esto, el antiguo gobernador de la Provincia de Buenos Aires entre el 2002 y el 2007 se bajó de la cumbre dejando al secretario para América Latina del ministerio, Juan Valle, en representación de la Argentina.

El Canciller fue notificado por el mismo Cafiero mientras su avión de las Fuerzas Armadas se encontraba en una escala en El Salvador, donde el saliente jefe de Gabinete le informó por teléfono a Solá los nuevos términos que lo llevaron a desistir de una cumbre clave tanto para su gestión como para la posición de la Argentina en la región.

Esto se debe a que el saliente ministro del Exterior viajó a México con el objetivo de lograr consenso entre todos los países miembros para aprobar la presidencia pro tempore del organismo por parte de la Argentina para el año entrante, un propósito más que viable considerando que el país es por el momento el único candidato.

Actualmente es México la nación que ostenta el título y Solá esperaba cerrar ya a esta altura del 2021 una confirmación para que la Argentina sea titular durante el 2022, lo que representaría un importante logro para el Canciller saliente en un marco en el que su figura se ha desdibujado a raíz de una serie de crisis por la gestión de la política exterior que perjudicaron su relación con el presidente Alberto Fernández.

Así, Solá viajaba con un objetivo claro en mente incluso aunque el gobierno de Nicaragua, a cargo de Daniel Ortega, ya había indicado que no apoyaría la candidatura argentina -la decisión debe ser unánime entre todos los miembros- por sostener a su pretendiente, San Vicente y las Granadinas, incluso luego de que la pequeña nación bajara su postulación durante la semana.

La decisión de la Cancillería de Nicaragua para no acompañar a la Argentina como titular de la Celac se debe a que, según la nación centroamericana, la Casa Rosada «se convirtió en instrumento del imperialismo norteamericano».

«Nicaragua expresa en este foro que debe ineludiblemente representar la soberanía de los pueblos y Estados latinoamericanos y caribeños, nuestra firme posición de no respaldo, no voto, a la República Argentina, para la presidencia pro tempore de la Celac», anunció el Ministerio de Relaciones Exteriores nicaragüense en un comunicado publicado el miércoles de esta semana.

No obstante, fuentes de la cartera de Exterior nacional indicaron que la decisión del gobierno de Daniel Ortega «no representa un obstáculo» para que la Argentina logre la presidencia de la Celac en la cumbre de México: «La candidatura de la Argentina sigue en pie y la cumbre presidencial de la Celac abordará el tema», indicaron.

No obstante, ahora la tensión con Nicaragua ha quedado atrás luego de que Felipe Solá dimitiera de sus funciones antes del inicio de la cumbre, dejando a Villa en su lugar y a su ambicioso plan de apuntalar a la Argentina para la titularidad de la Celac de lado.

Cabe destacar que antes de la crisis política gubernamental estaba planificado que Alberto Fernández mismo asistiera ya que esta se trata de una cumbre presidencial en la que se presentaron la mayoría de los primeros mandatarios de la región, incluyendo al venezolano Nicolás Maduro, quién sorprendió con su aparición no planificada en México.

Ahora el encargado de tomar la posta obstaculizada de Solá será el saliente jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quién luego de esta oportunidad perdida deberá sostener la candidatura única de la Argentina a la presidencia pro tempore del organismo hasta que venza el actual mandato de México en enero del 2022, momento en el que se deberá decidir definitivamente la nueva titularidad.

Fuente: El Cronista