Finalmente el Gobierno cerró el acuerdo con el FMI y pagará hoy el vencimiento de U$s 730 millones

El acuerdo está prácticamente cerrado y están puliendo los últimos detalles. Se espera el comunicado del Fondo para hacer efectivo el pago. Habrá un anuncio de Alberto Fernández durante la mañana. Después de días de una incertidumbre absurda y de guerras ideológicas dentro del Gobierno, llega el anuncio. El final de una negociación que fue más interna del Gobierno, que con el FMI.

El Gobierno aceptó los términos del acuerdo con el FMI

La pregunta esta semana sería: ¿A quién benefició la telenovela histérica que llevó adelante el Gobierno antes de acordar con el Fondo? Estas cosas generan movimientos de dinero monstruosos de los que muchos sacan provecho. Pero bueno, después de meses de disparates se termina llegando al único puerto posible. La palabra “posible” acá es importante. No había chance de hacer otra cosa que no fuera acordar con el fondo. Esto no fue una negociación con el FMI, esto fue básicamente una negociación interna del Gobierno.

Argentina busca reestructurar una deuda con el FMI de unos u$s 45.000 millones y debe enfrentar en el primer trimestre de este año vencimientos por unos u$s 4000 millones al organismo,

El Gobierno alcanzó un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y hoy viernes pagará los u$s 730 millones que vencen de intereses con el organismo financiero, siempre y cuando antes el FMI envíe un comunicado anunciando dicho entendimiento.

Hay plazo para pagarle al Fondo Monetario Internacional (FMI) hasta las 14hs. La deuda no es grande, apenas u$s 731 millones que, de todos modos, tienen que salir de las flacas reservas que administra el Banco Central (BCRA). Pero con el acuerdo, la situación cambia.

Precisamente el acuerdo que se anuncie tiene logros del Gobierno. De hecho, esta vez el FMI no se mete con las reformas laborales, ni pide reformas en las jubilaciones. Es decir, si bien la letra chica se seguirá discutiendo, no hay en el comunicado que prepara el FMI, argumentos que indiquen cambios bruscos o reformas estructurales.

El presidente, Alberto Fernández, si bien se mostró crítico del FMI, nunca pidió no pagar. El ministro de Economía, Martín Guzmán, está convencido de que hay que pagar, mientras que la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, decidió jugar fuerte hasta último momento.

Desde Tegucigalpa, donde llegó para acompañar la jura de la primera presidenta de Honduras, Xiomara Castro, Cristina embistió contra el FMI y rechazó que se aplique un ajuste en la Argentina.

Durante la semana, tanto la Casa Rosada como el Ministerio de Economía, dejaron trascender que el pago se hacía. Sin embargo, nunca se confirmó.

Lo que sí se confirmó es que las negociaciones con el FMI seguían y que se ultimaban los detalles para llegar a un acuerdo o avanzar en la línea de un acuerdo.

Por ahora el resultado se refleja en el mercado. Los bonos soberanos de Argentina cerraron en baja afectados por dudas sobre el desarrollo de las tratativas con el FMI.

Por su parte, el riesgo país volvía a superar los 1900 puntos, en medio de persistentes tomas de coberturas en divisas que presionan las plazas cambiarias alternativas.

Pero el problema no pasa por el vencimiento de los u$s 730 millones. Argentina, en realidad, busca reestructurar una deuda con el FMI de unos u$s 45.000 millones y debe enfrentar en el primer trimestre de este año vencimientos por unos u$s 4000 millones al organismo, en momentos en que las reservas del BCRA se encuentran limitadas.

«Qué va a suceder, lo sabremos en las próximas horas», dijo en rueda de prensa la vocera presidencial Gabriela Cerruti.