Julián Domínguez trabó la negociación con el Campo

El ministro de Agricultura mostró demasiado rápido las cartas, comprometiendo el efecto de una movida que busca suavizar la relación del Gobierno con el Campo. Dijo que algunas producciones son “bienes culturales” y que el “deber” del gobierno es “administrar con inteligencia sus saldos exportables”. Pone en riesgo una negociación que ya venía siendo difícil afianzando la desconfianza del Campo.

Julián Dominguez, Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, hizo declaraciones al menos «poco prudentes»

En momentos de intervención del Gobierno en la cadena de ganados y carnes, una frase del ministro de Agricultura, Julián Domínguez, generó el alerta en el sector agropecuario. Fue en el acto de presentación del proyecto “Régimen de Fomento al Desarrollo Agroindustrial Federal, Inclusivo, Sustentable y Exportador”, que el Gobierno realizó hoy en Casa de Gobierno.

“La producción agropecuaria es una parte indisoluble de nuestra identidad nacional. El trigo, el maíz y la carne son considerados bienes culturales argentinos y están en el centro de nuestras tradiciones. Nuestra obligación es cuidar el interés general y seguridad alimentaria de los argentinos, como indica la Constitución. Por eso nuestro deber es administrar con responsabilidad e inteligencia los saldos exportables”, dijo el titular de la cartera agropecuaria.

Una de las primeras entidades del campo en expresar su rechazo a la frase del ministro, fue la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP). “Al expresar el ministro que hay que administrar con inteligencia los saldos exportables y mencionar al trigo, al maíz y a la carne como bienes culturales, sigue dejando sujetos a controles las exportaciones de dichos productos. El accionar intervencionista y de imprevisibilidad que plantearon los anuncios se contrapone con cualquier intención de inversión”, manifestaron los integrantes de la entidad.

Además señalaron que “las medidas anunciadas por el ministro referidas a las exportaciones de carne, también fueron acompañadas de expresiones en donde se refleja su accionar intervencionista al volver a cupificar o cuotificar en no más del 22/24% la exportación de lo producido para el año 2022 de carne, algo que claramente desincentiva y desalienta cualquier inversión ganadera con miras a la exportación”.

Los dirigentes de la Confederación volvieron a expresar su rechazo a cualquier intervención que atente contra la libertad de comercio y agregaron que “las medidas electoralistas, de corto vuelo, son inapropiadas. Las exportaciones de carnes siguen restringidas sin argumentación lógica alguna, ya que tan solo se han flexibilizado en una categoría como la de vaca descarte D y E. Persisten las restricciones y cortes sin poder exportar hasta fin de año”.

“Desde CARBAP entendemos que nuestro país no puede darse el lujo de seguir perdiendo divisas por las exportaciones de un producto emblemático como es la carne argentina, reconocida y posicionada en todo el mundo, solo por cuestiones ideológicas o de pereza intelectual”, concluyó el comunicado.

Por su parte, el Director de Acción Gremial de la Sociedad Rural Argentina, Juan Diego Etchevehere, utilizó las redes sociales para rechazar las expresiones del titular de la cartera agropecuaria: ”Los dichos de Domínguez fueron desacertados. Esta disfrazando con calificaciones culturales sus intenciones de aumentar restricciones y regulaciones a la carne, el trigo y el maíz. Queda a la vista que un cambio de nombres no significa un cambio de política”, manifestó.

Previo al acto en Casa de Gobierno donde se presentó el proyecto de desarrollo agroindustrial, los integrantes de la Mesa de Enlace manifestaron que la iniciativa del Gobierno “es un aporte menor”, ya que la misma debería contemplar un temario más amplio donde queden claras las premisas fiscales de reducción de los derechos de exportación hasta su eliminación para todas las actividades agroindustriales y economías regionales, además de operar con un único tipo de cambio, bajo propuestas sectoriales de crecimiento sostenible de producción y exportación con mayor valor agregado, con regímenes especiales de inversión con amortización acelerada, entre otras problemáticas a resolver.

Proyecto

El proyecto de ley que será enviado al Congreso de la Nación por el Gobierno y que fue presentado hoy en Casa de Gobierno, tiene como objetivo central una mayor industrialización para exportar con más valor agregado. Para la redacción del proyecto se llevaron a cabo 9 mesas técnicas en las que participaron los Ministerios de Economía, Desarrollo Productivo, Agricultura, Ganadería y Pesca, Cancillería, AFIP, además del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA).

Entre los beneficios que ofrece la iniciativa, se encuentran:

  • Amortización acelerada en Ganancias

Las inversiones en máquinas y equipos se podrán amortizar en menos cuotas (de 3 cuotas en adelante, en lugar de las 10 usuales) y las obras de infraestructura con un beneficio máximo de reducción del 50% de su vida útil, mejorando la rentabilidad del proyecto de inversión. En el caso de las máquinas y equipos, el beneficio máximo será para bienes para los cuales existe oferta nacional. Se encuentran excluidos automóviles y viviendas.

  • IVA inversiones

Devolución del IVA pagado por inversiones en mejores condiciones respecto al régimen general vigente

  • Se reduce de 6 a 3 meses el plazo para solicitar su devolución.

Se flexibiliza el requisito de que, luego de devuelto el IVA, debe generar en 60 meses un monto de IVA igual al impuesto devuelto. A tal fin se usará para el cómputo en todos los casos la alícuota general del 21%.

  • Fondos Comunes de Inversión (FCI) y Fideicomisos

Se permite que, en aquellos instrumentos que son de oferta pública, el pago del impuesto a las Ganancias recaiga sólo en cabeza del inversor.

  • Crédito fiscal gastos elegibles

Se crea el “Sistema de Promoción Agroindustrial para la Producción Sostenible”, con el objetivo de incrementar la eficiencia e industrialización dirigido a:

Incrementar el uso de semilla fiscalizada de especies autógamas de producción nacional.

Estimular la producción sustentable con fertilizantes e insumos, incluso los biológicos.

Incrementar la productividad de la ganadería vacuna

Fuente: Infobae