La creciente del rio de Gualeguay desnudo las debilidades del “puente mas largo de la provincia”

La creciente del río de Gualeguay dejó al descubierto las debilidades delLa creciente del río de Gualeguay dejó al descubierto las debilidades de parte de la obra que se construye en la ruta 19 y que incluye puentes, uno de los cuales fue promocionado como “el más largo de la provincia”. El puente en cuestión, de 720 metros de extensión, emplazado a la altura de Urdinarrain, estaba casi listo cuando la semana pasada el agua empezó a subir, tanto que cortó la cabecera, formando un canal entre un terraplén de tierra y la estructura de cemento. 

“Se ha transformado en un dique (el puente) porque hay diferencia en la altura del agua de un lado y el otro de la obra. Así que seguramente va a haber que replantear y ampliar la obra para que cumpla con el fin de mantenernos conectados”, anunció, sin vueltas, Juan Reynaldo Navarro, actual diputado provincial del Frente para la Victoria (FPV) por el departamento Tala y legislador desde 2007-2015.

En declaraciones Navarro, que fue presidente del bloque de diputados del FPV durante el urribarrismo, mencionó que acompañó de cerca el proyecto y concreción de los trabajos en la ruta 19 y dijo: “Los beneficios de la obra son importantísimos, lo que seguramente se van a tener que rever son algunos cálculos. Así quedó claro en la reunión de la que participé con Hidráulica de la provincia y de la Nación”.

Seguidamente, el legislador concluyó que “con esta creciente quedó en evidencia que son necesarios aliviadores antes de llegar a la zona del puente”.

Aclaró que los estudios realizados estuvieron a cargo de profesionales, aunque admitió que “algunos cálculos han faltado” y el dato que menciona a continuación no es menor: “Todos los otros puentes que cruzan sobre el Gualeguay tienen aliviadores importantes, en este caso habrá que replantearlo y creo que la obra no va a tener mayores consecuencias”.

Vecinos de la zona informaron que habían expresado sus dudas a técnicos a cargo de la ejecución del proyecto respecto de cómo funcionaría la obra sobre el río cuando hubiese una creciente. Es que conocen el comportamiento del río y observaban con preocupación la falta de aliviadores en las zonas del puente y la construcción de terraplenes “ciegos” en las cabeceras.

El proyecto de reacondicionamiento requirió una inversión millonaria, que empezó siendo de más de 200 millones de pesos y según estimaciones ahora ronda los 300 millones. Fue instrumentado por el Programa Nacional de Servicio Agropecuarios Provinciales (PROSAP), a través de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV), con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En contraste, el encargado de la obra, ingeniero Juan Carlos Navarro, en diálogo con El Día, minimizó el impacto del daño y dijo que se arregla en unos días. Después de aclarar que el problema no abarca a la estructura del puente sino a los acceso, afirmó que se trata de “una obra que aún está sin finalizar”, que faltaba a los terraplenes el revestimiento de cemento, y que lo que pasó es un inconveniente menor. Y como para no dejar dudas de que el problema no es considerado relevante, estimó que “llevará una semana de trabajo más para repararlo y poder poner el revestimiento”, publicó el sitio Entre Ríos Ahora.