La Justicia investigara al funcionario Erbes y a su esposa, vocal del Tribunal de Cuentas

Jose Luis ErbesLa justicia entrerriana también comenzó a investigar este martes al actual secretario de Presupuesto y Finanzas del gobierno entrerriano, Luis Erbes y a su esposa, la vocal de Cuentas del Tribunal de Cuentas, Lucrecia Zuttión, por el supuesto delito de enriquecimiento ilícito. 

La decisión la adoptó el procurador general del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Jorge Amílcar García, a partir de la publicación de la última edición de la revista Análisis, de Paraná, donde se informa del crecimiento patrimonial de ambos funcionarios y tras la presentación penal realizada el lunes a la mañana por los abogados Rubén Pagliotto y Guillermo Mulet. La tarea investigativa la llevará adelante el fiscal Ignacio Aramberry.

El procurador general del STJ, Jorge Amílcar García, decidió este martes que se le abra una investigación judicial a los funcionarios Luis Erbes y Lucrecia Zuttión, por el supuesto delito de enriquecimiento ilícito, donde se informó del crecimiento patrimonial de ambos, quienes únicamente tienen como ingreso dineros de la administración pública provincial, donde trabajan hace unos años. Erbes es secretario de Presupuesto y Finanzas del Ministerio de Economía que conduce Hugo Ballay y durante los últimos ocho años fue hombre de confianza del ex ministro Diego Valiero, además de ser considerado un hombre de confianza del ex gobernador Sergio Urribarri. Su esposa, la contadora Lucrecia Zuttión, fue coordinadora de la Unidad Ejecutora Provincial (UEP) en la última gestión de Jorge Busti y a principios de 2007 se transformó en fiscal de Cuentas del Tribunal de Cuentas.

En las primeras horas del lunes, los abogados Rubén Pagliotto y Guillermo Mulet, presentaron una denuncia penal ante el procurador García, para que se investigue a ambos funcionarios y ello derivó en la apertura de una causa que lleva adelante el fiscal Ignacio Aramberry.

En el escrito de los abogados -los mismos que denunciaron a buena parte de la familia Urribarri- se mencionan diversos aspectos de la nota periodística. Citan, por ejemplo, que el funcionario Erbes “abusando de su cargo, solicitó y/o exigió a empresarios del rubro de la construcción “aportes” de dinero para la campaña del ex -gobernador (la del “sueño entrerriano de hacerlo Presidente de la República), a fin de facilitar y/o agilizar el cobro de sus acreencias. Asimismo y a unísono, se habría cometido otro injusto, al haberse desviado parte de ese dinero exigido ilegalmente a los empresarios, al propio patrimonio del funcionario aludido, por lo que en la figura del artículo 268º del catálogo represivo, se subsumiría presuntamente la conducta desplegada por el agente”.

Más adelante, se apunta directamente al posible delito de enriquecimiento ilícito, en función de “la adquisición en los últimos años de propiedades inmuebles muy costosas por parte del matrimonio integrado por el contador Luis Alfonso Erbes y la contadora Lucrecia Zuttion. Se describen los distintos inmuebles que el matrimonio de funcionarios fue adquiriendo a través del tiempo y se agregan otras circunstancias que vuelven aún más espurias esas transacciones”.

Se señala que ambos “comienzan a habitar un complejo habitacional del IAPV, y poco tiempo después adquirir una casa ubicada a la vuelta de la primera (Calle Uranga Nº 575). A la par adquieren un amplio terreno contiguo a esa vivienda, en la que se encontraba enclavado un galpón, que transformaron en un gimnasio con aparatos de última generación, con sauna, jacuzzi, amplia pileta, jardín y un salón de usos múltiples de importantes dimensiones, equipado con juego de luces, equipos de audio y de televisión con amplias pantallas.- Luego se le sumó, en el mismo predio, un coqueto departamento para la hija mayor del matrimonio”. Se recuerda que “en el año 2014 Erbes supuestamente vendió ese inmueble a uno de los empresarios de la firma que compró COTAPA (negociación poco ética, es cierto, ya que era el estado provincial quien hacía esa operación y el contador Erbes integraba uno de los organismos que tuvo activa participación en la venta de la empresa láctea y su esposa integrante del organismo fiscalizador”. Asimismo se cita que “el matrimonio adquiere un piso en un moderno edificio situado en calle Malvinas (entre Santa Fe y Buenos Aires), amoblándolo por completo, ya que los muebles de su antigua residencia quedaron allí” y que “el pasado año (2015) Erbes compró dos lotes en el complejo “La Cándida”, en algo así como $1.300.000 cada uno, y actualmente está construyendo una importante vivienda sobre uno de ellos. A la par adquirió un lote en el barrio Amaneceres del Seminario, pero que estaría a nombre de un familiar suyo. También habría realizado inversiones en lotes e inmuebles en la localidad de Ramírez, de donde es oriundo”.

En el escrito de 15 carillas se acota además que “la investigación periodística da cuenta también de inversiones inmobiliarias en la ciudad oriental de Punta del Este, lugar a donde la familia suele viajar con mucha frecuencia y también numerosos viajes al exterior, destacando el último a Belice, uno de los más connotados paraísos fiscales”.