Larreta y Bullrich empezaron a definir perfil de frente a las presidenciales

Dos de los «presidenciables» del PRO, Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta, dejaron expuestas sus diferencias de cara a 2023 en el AmCham Summit 2022 que se celebró en Puerto Madero. Ambos se pusieron el traje de candidatos y anticiparon qué harían en el hipotético caso de gobernar la Argentina a partir del año que viene. El jefe de gobierno insistió en un gobierno de coalición. La exministra cargó contra CFK y prefirió «no hablar mal» de Javier Milei.

Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich

Larreta fue el primero en exponer, y dedicó sus 15 minutos a delinear, en un sobrio discurso, su plan 2023. Paneles más tarde, la exministra de Seguridad no disimuló sus diferencias con el alcalde porteño; anunció que implementaría un plan «bimonetario» si fuese presidenta; le pegó al Gobierno, comparó a la vicepresidenta Cristina Kirchner con Poncio Pilato, y se llevó varios aplausos a lo largo de su exposición.

La exministra de Seguridad se sometió a las preguntas del conductor de TV Alejandro Fantino, mientras que el alcalde porteño se dirigió al auditorio desde un atril, sin moderador mediante. En un ambiente mucho más distendido, la presidenta del PRO cosechó más de un aplauso a lo largo de su alocución y hasta arrancó algunas risas en el auditorio. Sobre todo cuando Fantino le preguntó si, en el seno de su partido no le pidieron que «bajara un cambio» en su interna con el alcalde porteño. «Por ahí se lo pidieron a él», fue su respuesta.

La porteña dio definiciones de todo tipo. Y, si bien evitó confirmar que será candidata a presidenta, consideró que tiene las «condiciones y la personalidad que hacen falta en la Argentina», lo que generó aplausos en el auditorio. De todas maneras, dejó en claro que es pronto para confirmar si será candidata. Por ahora, la exfuncionaria dejó en claro no es más que una «pieza» dentro de la coalición.

A lo largo del diálogo que mantuvo con Fantino, Bullrich consideró que «hoy el peso no existe» aunque desechó la posibilidad de impulsar una dolarización de la economía en caso de ser electa jefa de Estado. «Es un proceso irreversible», dijo al argumentarlo. En cambio, confesó que «arrancaría con un bimonetarismo». 

Además, se desmarcó de Larreta quien, una vez más, había planteado más temprano que el Gobierno que viene «necesita un 70% de apoyo político» para llevar «sacar adelante» a la Argentina.

Sobre este tema, Bullrich expresó su diferencia al señalar que «la coalición que se necesita es con la sociedad y con todos los actores que quieran un cambio» y «no» con el establishment políticos, como plantea el porteño.

Y fue un punto más allá al señalar que, mientras el alcalde habla de «tener agallas para dialogar», ella habla de tenerlas «para romper las mafias que la Argentina tiene». Asimismo, la exministra durante el Gobierno de Cambiemos subrayó que sus diferencias con el funcionario porteño no son del plano de las ideas sino en cuanto a las actitudes y aptitudes que se requerirán para enfrentar los desafíos 2023. Y remató: «El que acepta presiones, no va a poder gobernar».

Bullrich dijo que impulsaría un plan bimonetario.

La porteña también se mostró filosa cuando comparó a la Vicepresidenta con Poncio Pilato, por «no hacerse cargo su Gobierno». Además, señaló que ve al oficialismo con un «nivel de destrucción enorme». Y advirtió: «No hay que ayudarlos a que se levanten; la gente tiene que sentir que su único objetivo es el poder».

En cambio, Bullrich prefirió no hablar del economista Javier Milei. «No voy a hablar mal de Milei porque no quiero pelearme con los jóvenes que luchan por la libertad».

¿Tiembla Javier Milei? Mauricio Macri, Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta salieron a la pesca del voto liberal

Patricia Bullrich dio clases de peronismo en Miami y se animó a definir si la crisis del Gobierno es terminal para el kirchnerismo

En un ambiente mucho más controlado, en cambio, Larreta deslizó su plan de gobierno de cara al 2023. «Se calzó el traje de candidato», dijo más de un empresario que escuchó su discurso y que interpretó que, ambos expositores no hicieron más que desplegar sus discursos de campaña y «hablar para su público».

Es que el porteño, tal como viene profesando, habló de la necesidad del consenso para impulsar una serie de transformaciones que consideró esenciales para que la Argentina «salga adelante».

En pocas palabras, el jefe de Gobierno porteño propuso extrapolar lo que él consideró los éxitos de su gestión porteña a nivel nacional, sobre todo cuando se refirió a las reformas que impulsaría en materia de seguridad y educación.

Habló de la importancia de que haya un plan a largo plazo, que genere estabilización y equilibrio fiscal. Además, planteó la necesidad de modernizar el mundo del trabajo, el sistema previsional y de impulsar reformas «sector por sector».

«Necesitamos un gobierno de coalición, no transacciones», y puso como ejemplos los casos de Alemania, Israel y Chile. Y alertó que «si llega desde la grieta», después es muy difícil construir consensos.

Para uno de los empresarios que formó parte del auditorio, con el planteo del 70 %, el porteño no hizo más que tenderle la alfombra roja al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Es que, Larreta se encargó de dejar afuera de la coalición que él conformaría a la izquierda y al kirchnerismo.