Los niveles del Río Paraná vuelven a descender después del repunte de Octubre

El último reporte emitido por Prefectura Naval Argentina indica que el nivel del río Paraná, a la altura del puerto de Santa Fe, es de 1,7 metros. El repunte hidrométrico que había mostrado el mes de octubre, comienza nuevamente a descender. Mientras tanto el Presidente usó su presencia en la cumbre climática para hablar de la Deuda Externa. Mientras el mundo discute, el cambio climático ya está instalado en nuestras vidas.

La bajante del Paraná preocupa seriamente a toda la región

El Instituto Nacional del Agua (INA) modificó el informe sobre el nivel del río en la región, en el cual pronostican para el  9 de noviembre una altura de 1,5 metros, esperando que la tendencia de baja continúe hasta fin de año.

Mientras se lleva a cabo la cumbre sobre el Cabio Climático en Glasgow, que el Presidente de la Republica utilizó para hablar de la deuda externa y tratar de conseguir el apoyo de los mandatarios más influyentes para alcanzar un acuerdo con el FMI, la situación en el Paraná sigue empeorando. Lo más difícil de este panorama es que no depende directamente de nada que podamos hacer en Argentina. Los niveles del agua dependen de sus afluentes en el Amazonas, donde las lluvias han escaseado con el consecuente calo del flujo de agua hacia el sur. Simplemente es como si hubieran cerrado la canilla. La emergencia podría profundizarse los próximos meses y las consecuencias para la región son difíciles de calcular por su dimensión y su complejidad. Mientras el mundo discute sobre el calentamiento, sus consecuencias no están a la puerta, ya están adentro de nuestras economías.