No voy a traicionar a Cristina, ni a Máximo, ni a Massa, no voy a traicionar al pueblo que me votó, dijo Alberto en Tecnópolis.

Con varios guiños a la polémica frase de Victoria Tolosa Paz, sostuvo que “bienvenido sea que después de tanto dolor” llegue “el disfrute”. En una clara demostración de la línea que empieza a seguir la campaña.

Con un encendido discurso contra la oposición y en defensa de su gestión, el presidente Alberto Fernández remarcó en un acto en Tecnópolis que no traicionará a Cristina Kirchner, ni a Máximo, ni a Sergio Massa, y tampoco a quienes lo votaron. Lo dijo al sostener que hay quienes no le perdonan la unidad del peronismo y otras decisiones de su Gobierno.

«Hoy leía un tuit del cuervo (Andrés Larroque) que decía que a Alberto lo castigan porque no traicionó a Cristina. No voy a traicionar a Cristina, no voy a traicionar a Máximo, no voy a traicionar a Massa, ni a ninguno de ustedes, no voy a traicionar al pueblo que me votó», enfatizó el Presidente.

Y agregó: «No me perdonan que haya promovido esta unidad que tanto disfruto».

«Por imperio de las cosas que se dicen hoy en día soy un títere y soy un autoritario. No se cómo se combinan ambas cosas, pero lo cierto es que no he llegado a la presidencia solo. Llegué acompañado de hombres y mujeres que tenemos un común denominador, creemos en el estado presente, creemos en la educación pública, en la salud pública, creemos en la inversión privada, en la inversión productiva, en el trabajo y en el desarrollo social, creemos en todo eso y por eso no tenemos que andar explicando lo que hicimos, como hacen otros», apuntó Fernández.

Además, y con varios guiños a la frase de Victoria Tolosa Paz durante un repaso de las medidas que tomó el Gobierno para la pospandemia, el mandatario remarcó: «Bienvenido sea que después de tanto dolor salgamos al disfrute».

La primera precandidata a diputada bonaerense del Frente de Todos había encendido la polémica al señalar que «en el peronismo siempre se garchó». Lo dijo durante una entrevista distendida con los humoristas Pedro Rosemblat y Martín Rechimuzzi.

«En esos primeros 3 meses de normalidad que tuvimos, mejoramos muchas cosas, de hecho el salario real había crecido 6 puntos, después de haber caído 20 en los años del macrismo», sentenció Fernández.

Y siguió: «Ocurrió que vino la pandemia y esos 6 puntos que habíamos logrado los volvimos a perder. Pero cuando apareció la pandemia también enfrentamos el debate de los dos países, de los que creíamos que cuidar era lo más importante y de los que decían, que cada uno se salve como pueda y no dejemos que la economía se frene. Ahí también había dos países en pugna».

Lo dijo al encabezar un acto del Frente de Todos en Tecnópolis, a menos de dos semanas de las PASO. Allí Fernández aseguró que “hay dos modelos de país en pugna» de cara a las elecciones del 12 de septiembre.

«Un país que representamos nosotros que creemos en un Estado presente, igualador, creemos en la democracia y en las instituciones de la república. Hay otro país que no cree en la justicia social, que cree que cada uno debe salvarse solo y por eso hablan tanto del mérito y de la meritocracia, que se llena la boca hablando de la república pero arma mesas judiciales para perseguir opositores. Hay otro país que generó la mayor decadencia económica que es el endeudamiento”, señaló.

La mayor parte del discurso del Presidente apuntó contra la oposición y a menos de dos semanas de las PASO insistió en la necesidad de «salir a convencer a todos los argentinos que dudan».

«Es una pena pensar que tanto esfuerzo que hicimos pueda caer en saco rato por el canto de sirenas de los que nos maltrataron en la educación, en la ciencia y la tecnologia, los que facilitaron la timba, los que terminaron con la producción y destruyeron el trabajo», lanzó Fernández.

«Si lo argentinos nos equivocamos y no tenemos memoria de hace dos años podemos tomar un camino donde, según ellos, la salud no era una prioridad, podemos emprender un camino donde en la educación pública algunos tienen la desgracia de caer. Un camino donde las universidades dejen de abrirse porque los hijos de los obreros no tienen posibilidad de estudiar. Podemos tomar un camino donde los que gobiernan nos inviten a enamorarnos del Fondo Monetario», insistió.

Fernández pidió con énfasis salir «en estas dos semanas con toda la fuerza militante» y aprovechó para volver con las críticas al macrismo por su posición durante la salida del Gobierno de Evo Morales en Bolivia.

«Les pido que en estas dos semanas salgamos con la fuerza militante que siempre tuvo nuestra fuerza. Somos la política en su esencia misma, no renegamos de la política, no hablamos de las libertades y nos sumamos a los golpes de turno, no hacemos nada de eso», dijo.

Fernández cerró su discurso con otra referencia elíptica a la cuestionada frase de Tolosa Paz: «Bromas aparte, somos un movimiento que ama al pueblo, donde el amor no nos complica la vida, al contrario, nos hace feliz», remarcó.