Papelón: apenas firmado el acuerdo, Alberto Fernández no supo decir a que precios había comprado gas a Bolivia

El Gobierno argentino y el de Bolivia sellaron hoy con notable atraso, un acuerdo para la importación de gas que solo cubre en parte el enorme déficit. El Presidente no tenía idea de los términos del acuerdo.

Alberto firmó el acuerdo que garantiza que Bolivia mantendrá la provisión de gas a nuestro país en los niveles de 2022

A la hora de comunicarlo, el presidente Alberto Fernández vivió un momento sumamente incómodo porque no sabía a qué precios se había firmado el contrato. Argentina deberá enfrentar este año un gasto récord en importaciones de gas, debido fundamentalmente al desmanejo y desinteligencia del Ejecutivo y la Secretaría de Energía.

En plena declaración conjunta con el presidente de Bolivia, Luis Arce, Fernández reconoció: “El precio no se exactamente cómo lo hemos acordado, sinceramente, porque hasta recién lo estuvieron trabajando”. En la misma línea de improvisación, agregó: “El mundo ha visto trastocar todos los precios de la energía”.

“No se exactamente cómo eso ha repercutido en este contrato. Lo miro a Darío (Martínez, el secretario de Energía) para saber si lo que estoy diciendo es algo que no está bien, pero estamos en esa senda”, dijo Fernández con una media sonrisa y abriendo los brazos, ante una consulta de la prensa acreditada en la sede de gobierno.

Bolivia entregará en el invierno 14 millones de metros cúbicos diarios (m3/d), el mismo volumen que en 2021. Y habrá dos precios escalonados: por los primeros 10 millones de m3/d, se pagarán entre US$8 y US$9 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector), mientras que por los cuatro millones restantes, el precio podría alcanzar los US$18.