Putin intenta derrocar a Zelenski y habla directamente con el Ejercito Ucraniano

El premier ruso Vladimir Putin instó al ejercito ucraniano a tomar el poder en lugar del Presidente Zelenski y su Gobierno al que llamó “pandilla de neonazis y dorgadictos”. Esto sucedió poco después de que un portavoz anunciara que Rusia está dispuesta a negociar con Ucrania en Minsk. «Tomen el poder entre sus manos. Me parece que será más fácil negociar entre ustedes y yo» dijo dirigiéndose al Ejercito ucraniano.

Zelenski y Vladimir Putin en el momento de mayor tensión

«Tomen el poder entre sus manos. Me parece que será más fácil negociar entre ustedes y yo», lanzó Putin al ejército ucraniano en una intervención en la televisión rusa, según la informó la agencia AFP y el medio estatal RT.

Putín afirmó que Rusia no combate a unidades del ejército sino a formaciones nacionalistas que se comportan «como terroristas» usando a civiles «como escudos humanos». «Usan a sus hijos, esposas y adultos mayores», sostuvo.

El presidente ruso elogió la intervención de las tropas rusas, a las que calificó como «valientes, profesionales y heroicas».

Además sostuvo que «buscan» que Rusia ataque objetivos civiles.

«Son fuerzas neonazis que proveen armas pesadas, como sistemas para lanzamiento masivo de misiles, en el corazón de ciudades centrales como Kiev o Kharkiv. Esperan fuego ruso contra áreas civiles. Lo hacen para culparnos, asesorados por consultores norteamericanos», afirmó Putin en un video publicado por el medio RT.

Es por ello que invitó a los soldados ucranianos a tomar el poder para negociar.

Moscú viene calificando a las autoridades ucranianas de «neonazis» o de «junta» desde 2014, pese a que Zelenski tenga orígenes judíos.

El ejército ucraniano afirmó que las tropas rusas se acercan a Kiev desde el norte y el este. También indicaron que se combate contra unidades de blindados rusos en las localidades de Dymer e Ivankiv, situadas a 45 y 80 kilómetros al norte de Kiev.

El Ministerio de Defensa informó que había combates en Obolonsky, un vecindario del norte de la ciudad, y pidió a sus habitantes que tomen las armas. «Pedimos a los ciudadanos que nos informen de los movimientos enemigos, que hagan cócteles molotov y neutralicen al ocupante», dijo el Ministerio en un comunicado.

Charlas en Minsk

Más tarde, el Kremlin sostuvo que Kiev propuso charlas en Varsovia, pero más tarde rompió el contacto.

Dmitry Peskov, vocero del Kremlin, afirmó que mientras se pausaron esas negociaciones, en Kiev se instalaban lanzacohetes.

Este intercambio ocurre cuando el Kremlin dijo que Putin había llamado al presidente bielorruso Alexander Lukashenko para organizar el envío de una delegación a Minsk para conversar después de que el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyi, se ofreciera a discutir la neutralidad de Ucrania.

Anteriormente, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que Putin estaba listo para enviar la delegación en respuesta a la oferta de Zelenskyi, que indicaba que estaría dispuesto a negociar el abandono de la oferta de su país para unirse a la OTAN, como ha exigido Rusia.

Putin ha afirmado que la negativa a discutir el hecho de mantener a Ucrania fuera de la OTAN lo llevó a ordenar una acción militar para «desmilitarizarla».