Condenaron a 11 años de carcel a un joven acusado de homicidio en ocasion de robo

fue juzgado Guillermo Cáceres, alias CuchaEl Tribunal integrado por Pablo Vírgala, Elisa Zilli y Marcela Badano adelantó el veredicto en la causa en la que fue juzgado Guillermo Cáceres, alias “Cucha”, quien fue acusado de matar a Adrián Riquelme junto a Matías Silva, alias “Pequi” o “Pekin”. 

Según la acusación fiscal, a cargo de Maximiliano Hass y Matilde Federik, Cáceres y Silva llegaron a la plaza Pedro García (de La Paz) y amenazaron con armas de fuego a Adrián Riquelme y su amigo José Godoy, para que le entreguen la moto del primero. Según la investigación, Riquelme se negó a darles las llaves del vehículo y como respuesta recibió un balazo que le ocasionó la muerte.

El imputado Silva admitió su responsabilidad en ese y otros hechos en un juicio abreviado llevado a cabo a principios de este mes y recibió una pena de 12 años de prisión.

En tanto, Cáceres fue juzgado en un debate oral y público, defendido por Jorge Balbuena y Jorge Sueldo, que solicitaron su absolución por considerar que el joven es inocente. El propio Cáceres negó en la audiencia su participación en el crimen.

Sin embargo, el Tribunal consideró que de las pruebas producidas en el debate y en la investigación penal preparatoria surgió claramente la responsabilidad de Cáceres en el homicidio.

El presidente del Tribunal Pablo Vírgala mencionó a las partes y el imputado las principales consideraciones del fallo, y destacó la “veracidad” de José Godoy, quien fuera víctima y testigo en la causa. Los magistrados consideraron que ese testimonio, sumado a la versión de un hombre de apellido Salva que vio una parte de los hechos, y las demás pruebas de cargo, poseen la fuerza suficiente como para sostener con certeza la coautoría del imputado. No así, por contrario, las pruebas de descargo, que no fueron “ni fuertes ni excluyentes de los dichos de Godoy”, explicaron los integrantes del Tribunal.

Si bien la Fiscalía había pedido la pena de 12 años de prisión para Cáceres, los jueces resolvieron imponer al enjuiciado 11 años de cárcel. Tuvieron en cuenta la edad y escasa instrucción del acusado como atenuantes, y el uso de armas, la fuga en moto y otras circunstancias como agravantes.