Economía en pleno choque

Emiliano Damonte Taborda

Hace pocos días publicábamos una nota en la que se advertía la virtual paralización de una cantidad creciente de sectores productivos por las importaciones trabadas. La falta de dólares impacta con brutalidad. La fábrica de zapatillas Nike, Fila, Umbro y Asics  en la Argentina paró su producción por falta de insumos importados. Argentina no se acerca al choque, ya está chocando.

Una economía raquítica con una producción maltratada de manera brutal
Una economía raquítica con una producción maltratada de manera brutal

Uno de los conceptos que hemos repetido como un mantra los últimos meses, un poco como modo de evitar que el ruido que producen las peleas políticas y las noticias que no importan a nadie nos impidan ver lo importante, es el concepto de “choque”.  

Fase de choque

La fase de choque, es esa fase en la que las consecuencias materiales de las malas decisiones, se manifiestan de manera inmediata. Ya no hay espalda, la bomba ya no le cae a otro, en otro momento y en otro lugar. La bomba explota un segundo después. La falta de reservas y los desmanejos de un Gobierno que ha ido a la deriva por tres años, impactan hoy de manera brutal contra todos.

A los que no tienen ni espalda ni voz, ya se los llevó puestos hace rato. Pero hoy, el raquítico aparato productivo argentino, castigado por años de maltratos, abusos y coyunturas diversas, empieza a crujir fuerte.

Producción parada y gente a casa

La planta industrial de Grupo Dass, la empresa que fabrica zapatillas Nike, Fila, Umbro y Asics, se vio obligada a frenar su producción debido a la falta de insumos importados, frenados por las restricciones cambiarias vigentes en la Argentina. El establecimiento, ubicado en Eldorado, Misiones, dejó de funcionar entre ayer y hoy, a la vez que ya había tenido otro parate de 48 horas la semana pasada.

La reanudación de la actividad, según confirmaron desde la empresa a Infobae, está sujeta a que se destrabe el acceso a los dólares y con él, la llegada de los insumos.

En la compañía explicaron que este año incrementaron la producción de la planta misionera en relación a 2021, por lo que también se elevó el pedido de dólares para importar insumos. El cupo de dólares disponible, siguiendo la normativa del Banco Central, no permitió comprar los insumos necesarios, provenientes en su mayoría desde Brasil.

En agosto pasado, la empresa despidió a 100 de sus trabajadores argumentando que la falta de acceso a los insumos importados le impedía garantizar esos empleos. Posteriormente, retrotrajo la decisión y no hubo desvinculaciones.

Massa sin plan

Hoy empezamos a oír por todos lados los sonoros crujidos del débil sistema productivo de la economía argentina. Uno por acá, otro por allá. Lo triste y complejo de esto, es que no se percibe siquiera un borrador de plan para salir de esta situación. Massa sigue solo poniendo parches rudimentarios y cada vez con más dificultad, dada la presión que ejerce siempre con más fuerza la vicepresidenta y su lengua, La Cámpora.