El Gasoducto Néstor Kirchner demorado

140 válvulas son necesarias para operar el gasoducto y las obras complementarias, por ahora la Comisión Evaluadora que analizó las ofertas solo terminó recomendando, luego de algunas idas y vueltas, que se adjudique la provisión de 30. La pesada maquinaria del Estado parece tener problemas con los tiempos. Los hechos de corrupción en gestiones anteriores del Frente de Todos, exacerban la prudencia en los procesos de compra. Parece casi imposible que el gasoducto esté listo para el próximo invierno.

Los tiempos previstos, parecen poco realistas.
Los tiempos previstos, parecen poco realistas.

La Comisión Evaluadora designada por Enarsa para avanzar con la adquisición de las válvulas para el Gasoducto Néstor Kirchner y sus obras complementarias resolvió el lunes de la semana pasada declarar inadmisibles todas las ofertas presentadas. En un dictamen complementario dictado el último sábado esa misma Comisión hizo lugar a la impugnación realizada por Válvulas Worcester de Argentina (Valbol) y le adjudicó 30 de las 140 válvulas que se necesitan. Sin embargo, sigue sin resolverse cómo comprará el resto, entre las que se encuentran las de bloqueo de línea, indispensables para poder operar el gasoducto. Una posibilidad que se evalúa es que la empresa estatal le traslade la responsabilidad de conseguir las válvulas restantes a las firmas encargadas de la obra.

Tiempos al límite

Cuando se observa el detalle de las ofertas económicas, se puede comprobar que, en los primeros cinco renglones, que son claves para la obra, Cameron Argentina había realizado las ofertas más competitivas, pero la oferta fue declarada inadmisible. Lo mismo ocurrió con el resto de los oferentes. Por lo tanto, Enarsa debe decidir contrarreloj para ver cómo avanza ya que los plazos de entrega de los distintos oferentes oscilaban entre los 160 y 212 días, es decir, entre 5 y 7 meses. Si hubiesen concretado ahora la adjudicación de las válvulas faltantes, podrían haber estado listas entre febrero y abril. Esto significa que no queda mucho margen para tomar una resolución si es que se quiere llegar al invierno próximo con el gasoducto funcionando.

Deja una respuesta