El gobierno ajusta detalles para el ultimo mensaje de Urribarri y evita hablar de elecciones

El gobernador Sergio Urribarri se reunió ayer con su gabinete y con legisladores nacionales y provinciales para comunicar la estrategia que tomará el Ejecutivo frente a la Asamblea Legislativa que se realizará el domingo, a las 20, en la Cámara de Diputados. Para impulsar la precandidatura a presidente del dirigente entrerriano se hará un acto luego del discurso en la explanada de Casa de Gobierno. Hubo hermetismo respecto de la reforma política y el adelantamiento de las elecciones, publicó AIM.

 

La audiencia entre Urribarri y sus funcionarios de primera línea y los legisladores nacionales y algunos provinciales no duró más de una hora y sus resultados no son más que una anécdota intrascendente en la agenda de la esfera pública entrerriana, ya que el gobernador evitó hablar con la prensa y designó como emisarios oficiales del encuentro al vicegobernador, José Cáceres, y al ministro de la Producción, Roberto Schunk.

Oficialmente, se trataron dos temas: los detalles para el mensaje del Ejecutivo ante la Asamblea Legislativa y los resultados de la misión comercial del gobierno a China. Nada se comunicó del posible adelantamiento de las elecciones en Entre Ríos ni de la reforma política, temas que “se seguirán conversando en las reuniones habituales de diálogo político en la Legislatura”, según aclaró a esta Agencia Cáceres, quien remarcó que son cuestiones en las que no están “desesperados en hablar”.

En ese marco, Cáceres se ocupó de que ningún otro anuncio opaque el último discurso de Urribarri como gobernador. La Asamblea “será en su ámbito natural”, dijo el presidente del Senado, quien detalló que el llamado será en la Cámara de Diputados el domingo, a las 20, y, luego, “los peronistas e integrantes del Frente para la Victoria participarán de un acto que hará en la explanada de Casa de Gobierno como un reconocimiento a este gobernador por sus dos gestiones y aliento a su carrera presidencial”.

 

UN PIN E INVERSIONES

 

Lo único que escuchó la prensa de Urribarri fue su comentario sobre su saco, ya que afirmó que tenía puesto el traje usó en una cena en China que tenía un pin del Partido Comunista Chino, según le develó otro funcionario al precandidato a presidente por el oficialismo. Más allá de la anécdota, Urribarri dio a conocer a su gabinete los acuerdos con empresarios de la República Popular China que implicarán la privatización de puertos, instalación de compañías en la provincia y la toma de créditos para realizar dos cuestionados acueductos, que se adjudicarán de forma directa a una multinacional del imperio oriental.

Los resultados de la misión “fueron muy importantes”, según evaluó Schunk, quien indicó a esta Agencia que Urribarri firmó un acuerdo con el Centro de Promoción Urbano-Rural Xiao Kang, “que permitirá que vengan inversiones a la provincia en el marco de la forma que el gobernador planteó, es decir, podrán producir en la provincia asociados con capitales argentinos o entrerrianos, harán el paquete tecnológico en cada sector productivo pero cada emprendimiento tendrá que tener de entre dos tercios a cuatro quintos de mano de obra local”.

En ese sentido aclaró que la idea del gobierno “es que se vendan alimentos ya terminados, con incorporación tecnológica y trabajo entrerriano y esto fue bien aceptado por lo que en 15 días se hará la primera importación a China del ex frigorífico San José”.