El Sanatorio Garat corto la atencion a afiliados de PAMI y la obra social advirtio con sanciones legales

PAMI-ConcordiaEl Sanatorio Garat dejó de atender a los afiliados al Pami debido a una deuda que reclama porque –adujo uno de sus directivos- desde hace cuatro meses se les paga el 50% de lo que el sanatorio considera se le debería pagar. Pami replicó que está al día con todos sus prestadores y que el problema surgió porque el Sanatorio Garat ni transmitió correctamente los detalles de las prestaciones efectuadas. Desde la obra social amenazaron con reclamar por la vía legal el cumplimento del contrato oportunamente firmado. 

Jorge Díaz Vélez, integrante del Directorio del Instituto, detalló que efectivamente se encuentra suspendida la atención ya que hace cuatro meses que hay inconvenientes a la hora de cobrar por los servicios prestados. Por otro lado el Director Ejecutivo de PAMI Concordia, Leandro Trupiano, aseguró que la obra social de los jubilados está al día con los prestadores. Puntualmente este ha tenido problemas de trasmisión de información en el nuevo sistema que se llama PCA (en el cual el prestador cobra por prestación), además agregó que no existe ningún otro prestador con inconvenientes.

Jorge Díaz Vélez, integrante del Directorio del Instituto Médico Quirúrgico Garat, expresó a www.cndigital.com.ar dijo que “nos hemos visto obligados a suspender la atención de los afiliados de Pami dado que los últimos cuatro meses hemos cobrado el 50% de lo que Pami nos debía abonar”. Remarcó que “el sanatorio es una institución privada que vive de lo que recauda. Nosotros no tenemos ningún subsidio del gobierno, ni llega dinero por  otro lado que no sea con el trabajo con las obras sociales”.

Afirmó que “con Pami no habíamos tenido ningún inconveniente hasta que comienza hace cuatro meses, después de dos años de estar trabajando con el mismo convenio con el que no habíamos tenido ningún inconveniente, ni con la facturación. Había errores habituales que se habían subsanado pero de buenas a primera nos empiezan a descontar un 50% porque supuestamente había un error de facturación, que no había pasado en dos años y entonces nos llama la atención”, aseguró.

Remarcó que “nosotros tratamos de mantener la atención. Hicimos lo imposible para continuar la relación en virtud de de que en tanto tiempo no habíamos tenido inconvenientes” y reafirmó que “con Pami no tenemos inconvenientes, salvo el hecho de que Sanatorio Garat no puede seguir trabajando sin cobrar”.

Graficó que “el sanatorio es un hotel caro, porque nosotros pagamos los gastos de servicios que se brindan, desde la comida, los gastos de electricidad, de personal que es tremendo. Entonces si no cobramos no podemos trabajar y tenemos que cerrar, no tenemos alternativa y nos vimos obligados después de cuatro meses de cobrar el 50% a suspender provisoriamente la atención”.

Manifestó que “nosotros fuimos claros con Pami en este sentido: si ellos se avienen a solucionar este problema nosotros queremos seguir trabajando, pero no podemos trabajar sin cobrar, es imposible”.

Relató que “nos hemos reunido permanentemente con las autoridades de Pami, permanentemente hemos tenido diálogo local pero estas parecen ser decisiones que se toman a nivel nacional desde Buenos Aires. Los muchachos de Pami de acá han tenido la buena voluntad de pensar que esto se podía resolver, pero nosotros ante la realidad de que no nos envían el dinero que deberían enviarnos, debimos suspenderlo”.

 

 

TRUPIANO: “PAMI ESTA AL DIA”

 

 

EL director de PAMI Concordia, Leandro Trupiano, dijo que “el Pami está al día con todos sus prestadores, inclusive con este prestador que ha tenido algunos errores de transmisión de información en el nuevo sistema que se llama Prestación por Cartera Asignada (PCA)”.

Precisó que “antes los prestadores cobraban por cápita y ahora cobran por prestación”. Dijo que “desde hace un año o un año y medio que estamos trabajando con este sistema nuevo. La mayoría de los prestadores están trabajando muy bien y en Concordia no tenemos inconvenientes con otros prestadores”, reflexionó.

Aseguró que “el prestador tiene que transmitirle al Instituto cada prestación que realiza y cargar en el sistema los detalles, que se cargan el sistema a nivel central, se convalida y se hace efectivo el pago”. Afirmó que “la mayoría de los prestadores entienden que es un control y que es más transparente”.

Detalló que “acá lo que pasó es que no transmitieron la información, por prestaciones que ellos aducen generaron a los afiliados de Pami. Después de varias reuniones se les pidió que vuelvan a transmitir y ellos no quisieron volver a transmitir esas supuestas prestaciones y estamos a la espera de que ellos puedan hacerlo, porque el sistema informatizado no es ni bueno ni malo, el sistema recibe la información, lo codifica según el nomenclador que tiene la obra social y lo paga. Si no tiene la información no puede hacerlo efectivo”.

Agregó que “desde la obra social les dijimos que no es habitual esto y que cuando tienen errores los tienen que ir corrigiendo mes a mes, cuando dicen que es un error muy importante se pide autorización a nivel central para que vuelvan a transmitir y corregir ese porcentaje. Ellos no quisieron volver a transmitir y esto genera esta falta de atención”.

Remarcó que “lo que yo quiero transmitir a nuestros afiliados es que la prestación no se corta en el resto de los servicios, también transmitirles que respecto de los médicos de cabecera que por ahí preguntan algunos afiliados, no hay ningún problema con lo que se denomina primer nivel, en lo que es segundo nivel que es adonde derivan los médicos de cabecera, en vez de derivar al Garat porque tiene cartera asignada ahí tiene que derivarlo al Concordia o al hospital Masvernat que son los de esta zona. Cuando es un estudio de alta complejidad se deriva a la Cooperativa Médica de Concepción del Uruguay”.

Finalmente aclaró que “el afiliado puede venir acá, se puede cambiar (de prestador). Estamos a la búsqueda de nuevos prestadores y nuevos convenios”.

Advirtió que “los prestadores no están obligados a firmar los convenios, pero la firma implica un compromiso legal, con el Instituto y con los afiliados”.

Trupiano adelantó que “se está evaluando con el equipo de legales imponer sanciones que correspondan, tanto económicas como legales para el sanatorio”.