Empleados de Carrefour de Parana en alerta ante el anuncio de 60 despidos

Empleados de supermercados Carrefour se declararon en alerta y movilización ante el anuncio de la empresa de despedir a 60 trabajadores. Además, este lunes por la noche se reunieron en asamblea, en la que decidieron poner a disposición su fuerza laboral para trabajar en los horarios que la demanda lo amerite, al tiempo que reclamaron la posibilidad de un retiro voluntario con el doble de indemnización. También pidieron la intervención de Ministerio de Trabajo de la Provincia, que ya citó a las partes a una reunión de conciliación para el próximo lunes, según dijo el secretario Adjunto del Sindicato de Empleados de Comercio de Paraná, Rubén Bernabé.

“La empresa nos comunicó que habían decidido prescindir de 60 personas, ante lo cual el gremio resolvió declararse en estado de alerta y movilización, algo que fue expresado en todos los medios de prensa locales el pasado domingo, donde convocamos a una asamblea, que se realizó este lunes, a las 21:30, en el estacionamiento del Carrefour de calle San Juan”, contó Bernabé.

Según agregó el sindicalista, la asamblea, que convocó a una gran cantidad de empleados de la firma, decidió la defensa y preservación de las fuentes laborales, rechazando cualquier tipo de despido unilateral de parte de la empresa. “Con el objeto de evitar despidos, los trabajadores también pusieron su fuerza laboral a disposición en horarios que la demanda de público lo amerite, tanto en horarios matutino como vespertino, ya que la empresa aduce que los empleados tienen  ciertos derechos adquiridos en los horarios y de tarde se quedan sin personal”, detalló.

Otra de las decisiones de la asamblea fue el pedido de apertura de retiros voluntarios, con el beneficio de que quien opte por esta posibilidad se vaya de la empresa con una indemnización equivalente al doble de lo que le correspondería. “En los rubros indemnizatorios, si a un empleado le tocan 200 mil pesos, entonces se le abonarán 400 mil pesos”, continuó Bernabé.

“Ante la inoperatividad de 60 despidos, la empresa dijo que incorporará a 60 trabajadores, pero con jornada reducida. En esta posibilidad, pedimos que se priorice a familiares directos de aquellos trabajadores que opten por el retiro voluntario”, apuntó.

En tanto, el último pedido decidido en la reunión fue la instrumentación de todos los medios de acción directa destinados a la conservación de las fuentes laborales.

“La cuestión de fondo es ir bajando gente con mayor antigüedad para ir haciendo más rentable los costos de las empresas al incorporar nuevos”, aseveró.

Al mismo tiempo, Bernabé informó que, ante la gravedad de la situación, fueron al Ministerio de Trabajo de la Provincia a plantear el problema. Allí pidieron la intervención de esa cartera y para que convoque a una urgente audiencia de conciliación de las partes. “Ya fuimos notificados de que la reunión se realizará el próximo lunes, a las 14, para que la empresa aclare la postura, que genera zozobra e incertidumbre en nuestras familias y se hace peligrar a la paz social”, manifestó.