Femicidios: hubo uno cada 29 horas en 2021

El 8 de marzo es una fecha que a los hombres se nos hace cada vez más difícil definir. Cada año surge un mayor grado de conciencia respecto a la sociedad que hemos construido y el lugar que la mujer ha ocupado en esta. Ese sentirnos inadecuados, desorientados, confundidos, es la evidencia del surgimiento de una nueva cosmovisión en la que la mujer ocupa un lugar diferente. Sin embargo en nuestro país los femicidios no dan señales de disminuir y el Estado se ha mostrado solo retórico e ineficaz.

Femicidios: uno cada 29 horas en Argentina. Hoy hay poco que festejar. Soy torpe en palabras y corto en conocimiento para explicar semejante fenómeno, pero me sobra lo que he aprendido para entender que demasiadas cosas, están muy podridas y no funcionan. No tengo dudas de que no alcanza.

La palabra sigue siendo poderosa y la articulación de discursos es una herramienta potente para generar nuevas conciencias. Una palabra fuerte como «femicidios» golpea, pero a la larga construye conciencia y siembra a futuro en un trabajo lento y de muy largo término. La construcción de un mundo más justo es sin dudas un trabajo en el que vale la pena empeñar todas nuestras fuerzas.

Pero yo, que soy un hombre de otro tiempo, que a duras penas logrará comprender este nuevo estado de cosas y que difícilmente alcanzará a erradicar de su vocabulario, de sus gestos, de sus miradas, de sus reacciones, la enorme marea de aspectos nefastos que hemos aprendido, me hago la siguiente pregunta. ¿Cuál es el rol del Estado en todo esto?

Femicidios en 2021

Es una pregunta que no estoy en condiciones de responder. Pero puedo dar una cifra para generar una inquietud. En 2021, en Argentina, fue asesinada (demasiadas veces con inusitada saña y violencia) una mujer cada 29 horas. En el 6 porciento de los casos, el asesino fue la pareja de la víctima. Y por último 366 hijos se quedaron sin madre, y sin dudas descubrieron que tampoco tendrían más padre.

Hoy hay poco que festejar. Soy torpe en palabras y corto en conocimiento para explicar semejante fenómeno, pero me sobra lo que he aprendido para entender que demasiadas cosas están muy podridas y no funcionan. No tengo dudas de que no alcanza. Y no alcanzará mientras haya femicidios, es decir mientras haya mujeres que son asesinadas meramente por su condición de mujer.

Emiliano Damonte Taborda