Hoy proceso el duelo: los derechos de una mujer valiente fueron hechos pedazos ante la mirada de todos.

Por Emiliano Damonte Taborda

La destitución de la Fiscal Anticorrupción de Entre Ríos, Cecilia Goyeneche, es un golpe brutal a nuestro futuro, un mensaje mafioso que busca poner “en caja” a quienes tienen la casi inviable responsabilidad de investigar y sacar a la luz hechos de corrupción en nuestro país. El mensaje llegó fuerte y claro.

La destitución de la Fiscal Goyeneche es un mensaje claro para todo aquel que pretenda investigar al poder político

El rol del periodismo

Por allá por el mes de noviembre, Guillermo Pérez me dijó: se quieren llevar puesta a la Fiscal Anticorrupción de Entre Ríos. La Fiscal, para nosotros, todavía no tenía nombre y las elecciones recientes se llevaban todos los títulos de los diarios y los portales de noticias. No fue fácil empujar este tema que parecía no importarle a muchos.

Siguiendo a Osvaldo Bodean y Elentrerios.com, con Guillermo Pérez en Redesdenoticias.com.ar, y en oidmortalesradio.com.ar con “Lo que queda del día”, junto con un puñado de medios, peleamos por mantener el tema presente y darle relevancia.

Terminó siendo un tema de interés Nacional, y es justo que así sea. Las implicancias del fallo que termina destituyendo a la Fiscal que llevó adelante las dos causas más importantes de corrupción de la historia de Entre Ríos, alcanzan a todos los argentinos.

Mensaje mafioso dirigido a cualquier fiscal

Hemos escrito y hablado hasta el cansancio de esta historia y hemos recibido con tristeza el final anunciado de este capítulo que nos deja un sabor amargo y una sensación de injusticia difícil de digerir. Se llevaron puesta a la Fiscal Goyeneche. El mensaje mafioso del “poder político” es claro.

Mientras

  • Mientras esto pasaba, el ex Gobernador Urribarri aparecía en un acto oficial en Israel, como representante del país, a pesar de haber sido condenado a 8 años de cárcel e inhabilitación de por vida para ejercer cargos públicos, por corrupción.
  • A raíz de una estratagema del Juez Edgardo Alonso, la causa más grande por corrupción de la historia entrerriana se encuentra frenada por absurdas cuestiones de competencia y el equipo que descubrió una defraudación por 53.000.000 de dólares (unos diez mil seiscientos millones de pesos), fue decapitado mediante una grosera intervención del poder político entrerriano.
  • Alberto Fernández arreglaba con un juez amigo. Este, mediante una extraña interpretación de la ley, le permitió burlarse de todos los argentinos arreglando con guita la causa penal generada por haber violado la cuarentena, con todo lo que ya sabemos que eso significa. Me da nauseas entrar en el tema.
  • Leopoldo Moreau y Hugo Moyano, apretaban sin pudor a la jueza de San Nicolás por haber osado procesar a dos sindicalistas de Camioneros que habían extorsionado y amenazado a un empresario.

No tengo mucho más que decir hoy. No hay lugar para ironías, para chistes velados ni para filosos comentarios. Hoy siento que vivimos en un país berreta, 70 puntos de inflación proyectados, una economía en caída libre, el rebote post pandemia agotado. Todos peleándose por quien se va a quedar con este circo en 2023. Urribarri cagándosenos de risa en la cara desde Tel Aviv. Berreta, muy berreta.

Es sábado a la noche. El lunes, tal vez, nos traiga alguna buena noticia, algo que me permita ver las cosas con otra mirada.

Hoy proceso el duelo. Los derechos de una mujer valiente se han hecho pedazos ante la mirada de todos nosotros. Si yo fuera Fiscal, hoy estaría pensando si realmente todo esto vale la pena. El mensaje del Poder Político llegó, fuerte y claro. Esperamos una respuesta a tono, de quien corresponda.