“La caida de Citricola Ayui hubiese implicado una gran perdida para el desarrollo del sector”

Luego del acuerdo de solución arribado este miércoles en la Casa de Entre Ríos por la venta de Citrícola Ayuí, el intendente de Concordia, Gustavo Bordet se mostró conforme con que “hayamos podido preservar las fuentes de trabajo, darle continuidad empresaria y asegurar también la cadena de pagos a los proveedores”. Reveló que las negociaciones “fueron largas hasta que se arribó a algo satisfactorio”.

 

En diálogo con Diario Río Uruguay el mandatario local puntualizó que implica una solución “para más de 350 familias que tienen sus fuentes de trabajo y muchísimos proveedores, entre los que están los transportistas o los que elaboran las cajas, que son una cantidad de proveedores de la zona de Concordia”. A ello sumó que si esto no sucedía los proveedores “habrían visto quebradas sus cadenas de pagos y esto les iba a imposibilitar continuar normalmente con el desarrollo de sus tareas comerciales”.

 

En ese marco, Bordet fue contundente al afirmar que “la caída de citrícola Ayuí hubiese implicado una gran pérdida en el desarrollo del sector citrícola” y valoró que la firma exportadora “tiene inversiones importantísimas en cuanto a tecnología y en cuanto a capacidad exportable. Es una empresa que tiene tecnología de punta en su empaque, también tiene quintas con tecnología en riego muy innovadora, a eso se suma el trabajo hecho en genética. Posibilita de algún modo darle continuidad empresaria a una actividad que es de la principal economía local que tenemos en Concordia”.

 

Consultado sobre el plan de negocios que aplicará la empresa china que se hace cargo de Citrícola Ayuí, el intendente explicó que “eso no fue conversado, porque fue más puntualmente una firma del acuerdo de la transacción comercial”, y entendió que “con los antecedentes que se tienen de la misma empresa que está trabajando en Cotapa y el ex Frigorífico San José, realmente son muy alentadoras”.

 

En ese sentido, entendió que las referencias que se tienen de esta nueva firma “nos marcan que va a haber una muy buena posibilidad de desarrollo comercial y empresarial, además teniendo en cuenta la vinculación de la empresa con la República Popular China asegura la exportación a un mercado realmente muy numeroso”.

 

Consultado sobre el futuro que hubiera tenido la empresa citrícola si no se llegaba a un acuerdo, Bordet dijo: “No sé qué pensaría De Narváez, sí sé que tuvo buenos gestos y esto lo manifestó públicamente también el gobernador de arribar a una finalidad satisfactoria. Esto es muy bien valorado por todas las partes, tanto por la empresa que vende como por la que compra”. A ello sumó como importante la intermediación del gobernador Sergio Urribarri “porque fue quien en todo sentido no dejó que se caiga el negocio y poder llegar a lo que a nosotros como gobierno nos interesaba que era preservar las fuentes de trabajo”.